Ejido

Ejido (del latín exitus, "salida") es el "campo común de un pueblo, lindante con él, que no se labra, y donde suelen reunirse los ganados o establecerse las eras".[2]​ y la cuarta a los posibles usos (ganadero en un caso -dehesa- y agrícola en otro -"eras", el lugar destinado a la trilla y al depósito provisional de los granos-).

En México, es considerado propiedad del Estado dependiendo del lugar, es un lugar en el que todo el pueblo siembra para ayudarse entre sí, y así poder usar los recursos para un futuro.

Historia

Inicialmente, el ejido era un tipo de propiedad comunal anterior a las reformas liberales. Como su etimología indica, los ejidos estaban afuera de los pueblos, eran terrenos de pastizales y bosques, y por tanto eran de uso común, por lo que eran libres para ser divididos o para expandir los asentamientos humanos. Dado que eran tierras sin cultivar, los liberales mexicanos consideraron estos ejidos como "tierras baldías", susceptibles a ser repartidas a individuales, en detrimento de las comunidades indígenas que pretendían mantener su explotación en común, según sus tradiciones y costumbres.

En el último tercio del siglo XIX, se desamortizaron los bienes comunales, particularmente las de los pueblos indígenas, y favorecieron la concentración de las tierras en pocas manos, ya fueran hacendados, compañías deslindadoras o empresas petroleras o ferroviarias. La concentración de la tierra en pocas manos tuvo distintos matices en México, pero la Ley Agraria de 1915 (confirmada por la Constitución de 1917) abolió dicho sistema, bajo una Reforma agraria que no se consolidó hasta la presidencia de Lázaro Cárdenas, en 1934.

Los gobiernos emanados de la Revolución mexicana retomaron el nombre de ejido para el nuevo sistema de tenencia de la tierra. El propósito inicial de la reforma agraria, a través del sistema de ejidos, fue el de restablecer la propiedad de quienes habían sido despojados de sus tierras durante la desamortización civil, aunque el repartimiento se extendió posteriormente a los campesinos sin tierras. Dicho reparto se dio a través de ejidos, que poseían personalidad jurídica y representación propia frente a las autoridades municipales, estatales y federales, sin posibilidad de ser vendidas o heredadas. Estaba formado por comunidades rurales concentradas en un asentamiento principal, cuya producción agrícola, ganadera o forestal tenía propósitos económicos, pero también una parte para el autoconsumo.

Cabe mencionar que en diversos estados, como Veracruz, Michoacán y Yucatán, en la década de 1920, la formación de ejidos estuvo vinculada a movimientos agrarios y políticos regionales que trataban de imitar las granjas colectivas soviéticas.

Other Languages
Deutsch: Ejido
English: Ejido
français: Ejido
Nāhuatl: Altepetlalli
Nederlands: Ejido
português: Ejido
slovenščina: Ejido
svenska: Ejido