Eje Neovolcánico

Eje Neovolcánico
Citlaltepetl o Pico de Orizaba.JPG
Citlaltépetl. Punto más alto de la cordillera.
Localización geográfico-administrativa
Continente (o subcontinente) América

País(es) Flag of Mexico.svg México
Características geográficas
Orientación este-oeste
Máx. cota 5610 msnm

Longitud 880 km
Coordenadas 19°01′00″N 97°16′00″O / 19.0167, 19°01′00″N 97°16′00″O / -97.2667
[ editar datos en Wikidata]

El Eje Neovolcánico —también llamado Eje Volcánico Transversal, sierra Volcánica Transversal o cordillera Neovolcánica— es una cadena de volcanes ubicada en México. Atraviesa el país cerca del paralelo 19° N, desde las islas Revillagigedo en el océano Pacífico hasta el Golfo de México, pasa por el Distrito Federal y los estados de: Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, México, Hidalgo, Morelos, Tlaxcala, Puebla y Veracruz, en la región de Los Tuxtlas.

Inicialmente llamada por los geólogos cordillera volcánica de México, el surgimiento abrupto de nuevas cumbres y volcanes (como el Paricutín en pleno siglo XX, el cual nació como una hendidura humeante el 20 de febrero de 1943 y rápidamente formó una eminencia o cono volcánico) hizo que se la apelara "neo-volcánica".

En la Cordillera Neo-volcánica se encuentran las cumbres más elevadas de México; tal sistema montañoso forma prácticamente el límite meridional de la placa tectónica norteamericana, y tiene inmediatamente al sur la zona de subducción, que constituye la falla del río Balsas, la cual señala los límites geológicos entre América del Norte y América Central.

Ubicación

Volcanes importantes de México

En líneas generales, la Cordillera Neovolcánica "corre" latitudinalmente unos 880 kilómetros de oeste a este hacia la latitud del paralelo 19°N, con ramales en torno al Anáhuac que alcanzan al paralelo 20°N, extendiéndose prácticamente con una anchura media de 180 kilómetros desde el océano Pacífico, desde las cercanías de la desembocadura del río Grande de Santiago hasta el golfo de México, en la parte media de Nayarit, formando estas montañas con un nudo de cierre entre la Sierra Madre Occidental y la Sierra Madre Oriental, encuadrando por el sur a la gigantesca conurbación de la Ciudad de México y teniendo casi en sus faldas a otras importantes ciudades: Tepic, Colima, Uruapan del Progreso, Morelia, Pátzcuaro, Ciudad Hidalgo, Toluca de Lerdo, Puebla de Zaragoza, Orizaba, Tehuacán y la Córdoba mexicana. De este modo, tal cordillera se explaya por los estados de Jalisco, Colima, Michoacán, Tlaxcala, la parte norte de Morelos (que sirve como frontera natural de este estado con la Ciudad de México), el norte de Oaxaca y el oeste de Veracruz, con importantes ramales en los estados de Querétaro y en Hidalgo, quedando casi en su centro el Distrito Federal.

La Cordillena Neovolcánica es una sucesión de eminencias volcánicas que atraviesa la parte central de los Estados Unidos Mexicanos, a lo largo del paralelo de 19 grados norte, en un sentido general que va de oriente a occidente, con ramales o derivaciones cuya genética responde a su origen reciente, correspondiente al terciario y cuaternario. Los macizos de mayor relevancia son del primer periodo mencionado. La Cordillera Neovolcánica es una estructura compleja, de continuo acrecentada por estar viva desde la perspectiva geológica, y que alberga elementos orográficos diversos, como cuencas, valles, volcanes gigantes, como el Popocatépetl, ademas de una gran cantidad de volcanes de pequeña a mediana dimensiones y de lagos-cráter. Al ser medida desde el Volcán de Fuego, entre Jalisco y Colima, hasta el Cofre de Perote arroja 800 km de longitud, pero si se prolongan sus límites al noroccidente (en donde está el volcán Sangangüey) y al sureste (en donde se halla la Serranía de los Tuxtlas, rebasa los 900 km lineales. Su anchura es variable, con máximos de 300 km dentro de territorio michoacano. Por sus majestuosas dimensiones y el poder de sus erupciones históricas, así como por ser fuente de focos sísmicos de relevancia, aunado a su protagonismo como referente climático, fisiográfico, hidrográfico, ecológico, productivo y antropológico, posee una fuerte personalidad y preside al paisaje mexicano y a la cultura popular, sobre todo en los pobladores de la región central de México.

Other Languages