Ejército de los Andes

Ejército de los Andes
Ejercito de los Andes.jpg
El Ejército de los Andes saliendo del campamento del Plumerillo. Boceto al óleo y dos tintas sobre tela; 116 x 60 cm. Museo Histórico Nacional, Buenos Aires, Argentina.
Activa1816-1824
PaísFlag of Argentina (alternative).svg Provincias Unidas del Río de la Plata
Tamaño

en origen:

  • 3778 soldados Regulares
  • 1392 auxiliares
  • entre 708[2]
Comandantes
Comandantes
notables
Insignias
Símbolo de
identificación
Bandera de la Provincia de Mendoza.svgBandera del Ejército de los Andes.[3]
Guerras y batallas

El Ejército de los Andes fue un cuerpo militar de las Provincias Unidas del Río de la Plata y tropas chilenas exiliadas en Mendoza,[4]​ organizado y dirigido por el general José de San Martín cuyo objetivo era afianzar la independencia de las Provincias, acabar con la dominación española en Chile, restaurar el gobierno independentista y poner fin al dominio español en el virreinato del Perú.

El general San Martín conformó el ejército con 3 generales, 28 jefes, 207 oficiales, 15 empleados civiles, 3778 soldados de tropa (formado por una mayoría de soldados negros y mulatos, más de la mitad esclavos libertos,[6]

El hecho más memorable del Ejército de los Andes corresponde al Cruce de los Andes -iniciado el 6 de enero de 1817 desde Mendoza- que culminó con la victoria en la batalla de Chacabuco, el 12 de febrero de 1817.

El ejército se dividió principalmente en dos gruesas columnas, la primera comandada por el propio San Martín, atravesó la cordillera de los Andes por el paso de Los Patos y la segunda, comandada por el brigadier Juan Gregorio Las Heras, marchó por el paso de Uspallata conduciendo todo el parque y la artillería, cuyo transporte era imposible por el más escabroso paso de Los Patos. La gran dificultad del cruce de la cordillera de los Andes generó que sólo 4,300 del total de mulas y 510 del total de caballos lograran cruzar al otro lado de las montañas.[6]

El plan continental


San Martín se dio cuenta de la imposibilidad de llegar a Lima, la capital del Virreinato del Perú que en ese momento era el centro del poder realista, por el camino del Alto Perú. Cada vez que un ejército realista descendía del altiplano hacia los valles de Salta era vencido; y cada vez que un ejército de las Provincias Unidas se aventuraba en el Alto Perú era derrotado completamente.

A partir de la Primera expedición auxiliadora al Alto Perú algunos jefes militares que integraron las campañas altoperuanas tales como Eustoquio Díaz Vélez, Tomás Guido y Enrique Paillardell comenzaron a advertir las dificultades que tendría el avance del Ejército del Norte a través de las provincias de arriba.

Punto de partida de una de las divisiones del Ejército que partió al cruce de la Cordillera. El mismo está inmortalizado en la avenida Del Libertador en San Juan.

Basándose en estos hechos y pensamientos, la habilidad estratégica militar de San Martín hizo que, innovara al respecto. Así comenzó a concebir su plan continental.

Fue entonces que San Martín, posiblemente influenciado por el Plan de Maitland, pensó la posibilidad de poner en práctica la idea de cruzar la cordillera de Los Andes y atacar Lima por el mar. Este plan de conquistar Perú por el océano Pacífico era lo que San Martín mismo llamaba "su secreto", compartido con algunos de sus amigos de la Logia Lautaro.[7]

San Martín apreció conveniente la creación de dos teatros de operaciones: "Oeste" (territorio de Cuyo y Chile), y "Norte" (provincias de Tucumán, Salta y Jujuy).[8]

El teatro de operaciones Oeste para:

  • Concentrar un ejército reducido pero de gran cohesión y capacidad operacional.
  • Cruzar la cordillera y reforzar a las fuerzas chilenas, que luego de luchar en Concepción, Talcahuano y Chillán, no habían logrado aún la definición de la campaña.
  • Una vez consolidado el territorio chileno, mediante un envolvimiento anfibio, ocupar Lima (centro del poder político realista en América).

El teatro de operaciones "Norte" para:

  • Aferrar inicialmente efectivos realistas, mediante la acción de las tropas de Martín Miguel de Güemes, previendo luego una acción ofensiva hacia el norte, en coordinación con la maniobra anfibia hacia Lima.

Para asegurar las fronteras del norte, San Martín confiaba en el éxito de los Infernales liderados por Güemes. Por medio de la llamada "guerra gaucha" el general[9]​Güemes había logrado rechazar las diferentes incursiones de tropas realistas que llegaban desde al Alto Perú.

En el mes de abril de 1814, una enfermedad le impidió a San Martín ir a pedir la autorización a la Asamblea General Constituyente para realizar su plan. Reposó en una hacienda próxima a Córdoba, dejando al brigadier Francisco Fernández de la Cruz dirigir las tropas del Ejército Auxiliar del Perú (o del Norte).

El 10 de agosto de 1814, el director supremo, Gervasio Antonio de Posadas, lo nombró gobernador intendente de la provincia de Cuyo. Desde ese cargo se dedicó a organizar el futuro Ejército de los Andes.

Modificaciones al esquema básico

La derrota chilena en la batalla de Rancagua el 2 de octubre de 1814 introdujo a las dificultades ya existentes, la necesidad de recuperar la libertad para Chile. Esto llevó a San Martín a modificar el esquema inicial del Plan Continental, introduciendo nuevas exigencias tal como el aumento de los efectivos, una organización más detallada y por sobre todo una cuidadosa selección de la maniobra estratégica que permitiera llegar a los desemboques a través de la cordillera, obligando al enemigo a mantenerse disperso en un extenso frente, ante la constante incertidumbre del lugar exacto de invasión, y con ello facilitar el logro de la sorpresa como elemento multiplicador de la potencia necesaria para librar con éxito la batalla en el lugar elegido. Esta batalla debía permitir abrir cuanto antes el espacio de maniobra necesario para continuar hacia Lima.[10]

Other Languages
Deutsch: Andenarmee
français: Armée des Andes
polski: Armia Andów