Egipto (provincia romana)

Aegyptus
Provincia del Imperio romano
Roman Empire - Aegyptus (125 AD).svg
Aegyptus en el año 125
Datos generales
Ubicación 28°00′N 32°06′E / 28°00′N 32°06′E / 32.1
Capital Alejandría
Entidad Provincia
Idioma griego (región del Delta)
demótico (principal)
latín (minorías)
Fronteras Cirenaica
Arabia Pétrea
Eventos históricos
Fundación Anexionado en 31 a. C.
Desaparición 395: Muerte de Teodosio y división del Imperio entre sus dos hijos, quedando dentro del dominio del Imperio romano de Oriente.
Conquista musulmana en 638.
Administración
Gobernante Creada bajo Augusto.
Correspondencia actual Actual Egipto
[ editar datos en Wikidata]

Egipto, tras la invasión romana y la muerte de Cleopatra, pasó a ser una provincia del Imperio romano, que comprendía la mayor parte del Egipto actual, exceptuando la península del Sinaí. La provincia de Cirenaica al oeste, y Judea (más tarde Palestina y Arabia Pétrea) al este, tenían frontera con Egipto. El área pasó a estar bajo el dominio romano en el año 30 a. C., tras la derrota de Cleopatra y Marco Antonio por Octavio (el futuro emperador César Augusto). Sirvió como el principal proveedor de trigo para el Imperio.

Los gobernantes romanos de Egipto

El Imperio romano bajo César Augusto
(31 a. C.-6 d. C.).

El primer procónsul de Egipto fue Cayo Cornelio Galo, quien conquistó el Alto Egipto con la fuerza de las armas, acabando allí con los últimos seguidores de los ptolomeos. El segundo prefecto, Elio Galo, recibiendo una orden de Augusto, dirigió una campaña contra los reinos nubios y otra para encontrar la Arabia Felix (Yemen). La campaña fue rápidamente detenida ( 25 a. C..) debido a las grandes pérdidas de tropas (romanos, hebreos y nabateos), debido al hambre y a la enfermedad. El tercer prefecto, Publio Petronio, despejó los descuidados canales de irrigación, estimulando un resurgimiento de la agricultura. Los kushitas, que era como los egipcios llamaban a los actuales sudaneses, aprovechando la debilidad de las fuerzas romanas en Egipto, invadieron la provincia egipcia de Baja Nubia, dirigidos por la reina Kandake Amanirenas, atacando y saqueando Elephantina y Philae. Desde allí, avanzaron hacia Tebas y derrotan a su guarnición romana, que se había instalado poco antes tras convertir Augusto el país en provincia. El historiador Estrabón informó que la Reina Kushita "esclavizó a los habitantes, y arrojó una estatua de César". El prefecto romano Publio Petronio fue enviado por Augusto a Nubia al mando de las legiones. Se encontró y derrotó a un ejército de Meroe y logró entrar en su capital, Napata, ciudad fundada por los faraones egipcios como la capital del Sur. Petronio siguió la lógica romana de pacificación –“crean desolación y la llaman paz”, dijo Tácito- y capturó a miles de nubios, destruyendo la ciudad, siendo sus habitantes esclavizados. Pero los kushitas no se rindieron y mandaron enviados para las negociaciones en la isla de Samos y al final concluyeron un tratado de paz cuyas condiciones les aseguraban la independencia pleno, y no como país vasallo de Roma.

Entre el 23- 24 d. C. los nubios irrumpieron allende la frontera, pero el gobernador Cayo Galerio logró expulsarlos, obligándoles a pedir la paz.

Del reinado de Nerón en adelante, Egipto gozó de una época de prosperidad que duró un siglo. Surgieron muchos problemas a causa de los conflictos religiosos entre griegos y judíos, especialmente en Alejandría, que después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 llegó a ser el centro mundial de la religión y la cultura judías. Durante el reinado de Trajano hubo una serie de levantamientos judíos, que se extendieron a Egipto, teniendo como resultado la destrucción de gran parte de Alejandría, la expulsión de los judíos y la pérdida de todos sus privilegios, aunque volvieron pronto. Adriano, que visitó dos veces Egipto, fundó Antinoópolis en memoria de su amante Antínoo, que había muerto ahogado en el Nilo. Desde la época de su reinado en adelante se erigieron edificios en estilo grecorromano en todo el país.

Durante el mandato de Antonino Pío los abusivos impuestos originaron una rebelión ( 139) de los egipcios nativos, que fue suprimida después de varios años de lucha. Esta guerra causó gran daño a la economía y marcó el principio del descenso económico de Egipto. Avidio Casio, que dirigió las fuerzas romanas en la guerra, se proclamó emperador, y fue reconocido por los ejércitos de Siria y Egipto. Sin embargo, aunque se hizo con el control de las partes más importantes del este del Imperio —Egipto era una fuente clave de grano para Roma— Casio falló a la hora de saber extender su rebelión. El gobernador de Capadocia, Publio Marcio Vero, permaneció leal a Marco Aurelio. Claramente Marco se encontraba en una posición fuerte, con más legiones disponibles que las que tenía Casio. «Tras un sueño de imperio duradero por tres meses y seis días», Casio fue asesinado por un centurión; su cabeza fue enviada a Marco, que la rechazó y ordenó su entierro. Una rebelión semejante estalló en 193, cuando Pescenio Níger fue proclamado emperador a la muerte de Pertinax. Septimio Severo, que también había sido proclamado emperador por las tropas del danubio, marchó inmediatamente al Este y aplastó al indisciplinado ejército de Níger. La batalla decisiva tuvo lugar en Issos, en la primavera de 194. Durante su reinado, en el año 202, Egipto fue reorganizada como una provincia autónoma con derecho a fundar sus propias instituciones.

Moneda de "Adrianvs" inscrita con "AEGYPTOS".

Caracalla ( 211- 217) promulgo en el año 212 el Edicto de Caracalla, por el cual otorgaba la ciudadanía romana a todos los egipcios, en común con otras provincias, dicha medida, aconsejada por el deseo de acrecentar la unidad política del Imperio y de elevar los ingresos fiscales, dio un gran impulso a la romanización, al dejar al margen de la ciudadanía solo a las poblaciones rurales y a los bárbaros instalados en las fronteras. En mayo de 215, durante sus campañas en el este, levantó su campamento en Alejandría y visitó la tumba de su ídolo ( Alejandro Magno). Tras la propagación de una sátira del asesinato de Geta de que había sido ejecutado presuntamente en defensa propia, los legionarios de Caracalla devastaron la ciudad y asesinaron a miles de ciudadanos inocentes. Este hecho impulsó de nuevo el odio contra el emperador.

Bajo Decio, en 250, otra vez los cristianos sufrieron persecución, pero su religión continuó propagándose. El prefecto de Egipto, en 260, Musio Emiliano, apoyó la rebelión de los Macrianos contra Galieno ( 260- 261). Autoproclamándose emperador en 261, siendo derrotado en 262.

En 269 Zenobia, la reina de Palmira, conquistó momentáneamente Egipto, pero lo perdió cuando Aureliano aplastó su rebelión contra Roma.

Aureliano, artífice de la liberación, tuvo que aplastar la revuelta de un comerciante griego en Alejandría, Firmo, que adquirió el carácter de verdadera guerra civil, y que fue duramente reprimida por el emperador. También Probo castigó durante su reinado otra sublevación alejandrina, demoliendo sus murallas

Casi tres décadas después Egipto, casi siempre fiel al gobierno central, rompió sorprendentemente esta actitud al proclamar a dos antiemperadores, Lucio Domicio Domiciano y Aquileo, lo que obligó a Diocleciano a intervenir personalmente en la primavera del 297, sometiendo a Alejandría a un largo asedio de ocho meses que acabó con está tomada y saqueada por las tropas de Diocleciano (victoria conmemorada por el llamado « Pilar de Pompeyo»). Se dice que tras la capitulación de la ciudad, Diocleciano ordenó que la carnicería continuara hasta que la sangre llegara a las rodillas de su caballo, librando a los alejandrinos de la muerte la caída accidental de este, al resbalar en un charco de sangre.

Además hubo en el período varios terremotos virulentos. El del 21 de julio de 365 fue particularmente devastador. Según las fuentes, hubo 50.000 muertos en Alejandría, y el equipo de Franck Goddio del Institut Européen d´Archéologie Sous-Marine, ha encontrado en el fondo de las aguas del puerto cientos de objetos y pedazos de columnas que demuestran que al menos el veinte por ciento de la ciudad de los Ptolomeos se hundió en las aguas, incluyendo el Bruchión, supuesto enclave de la Biblioteca.

Other Languages
беларуская: Рымскі Егіпет
čeština: Aegyptus
Cymraeg: Ægyptus
dansk: Aegyptus
Deutsch: Aegyptus
Esperanto: Aegyptus
Bahasa Indonesia: Aegyptus (provinsi Romawi)
한국어: 아이깁투스
Lëtzebuergesch: Aegyptus
norsk nynorsk: Aegyptus
norsk bokmål: Aegyptus
português: Egito romano
srpskohrvatski / српскохрватски: Egipat (rimska provincija)
svenska: Aegyptus
українська: Римський Єгипет
Tiếng Việt: Ai Cập thuộc La Mã
Bân-lâm-gú: Aegyptus