Egil Skallagrímson

Egil involucrado en un holmgang con Berg-Önundr, por el pintor Johannes Flintoe.

Egill Skallagrímson, también latinizado como Egil (aprox. 910 – aprox. 990),[5]

Vida

Egil nació en Islandia, hijo de Skalla-Grímr Kveldulfsson,[6]​ y Bera Yngvarsdóttir, nieto de Kveldulf Bjalfason ("Lobo Nocturno"). Cuando Grímr llegó a Islandia, se asentó en Borg, el lugar donde enterró el ataúd de su padre. Grímr fue un respetado caudillo y enemigo mortal del rey Harald I de Noruega.

Egil compuso su primer poema a la edad de tres años. Mostró desde muy joven un comportamiento berserker y eso, junto a la descripción de su gran y poco atractiva cabeza, se ha teorizado sobre la posibilidad de sufrir osteítis deformante, corroborada por el descubrimiento de un hallazgo arqueológico de una cabeza de la Era Vikinga que podría ser del mismo Egil.[7]​ A la edad de siete años, fue engañado en un juego con otros muchachos, y encolerizado, fue a casa para buscar un hacha, regresó con los muchachos y le partió la cabeza hasta los dientes al principal autor del engaño. Otro suceso parecido -ya de adulto- fue cuando Berg-Önundr rechazó que Egil pudiera reclamar la parte proporcional de una herencia de su esposa Ásgerðr, retando a Önundr a un holmgang (duelo típico vikingo).

Más tarde, tras una grave ofensa, Egil mató a Bárðr de Atley, un servidor del rey Erico I de Noruega y de la familia de la reina Gunnhildr. Ambos guardaron en el recuerdo este hecho durante el resto de sus vidas en busca de venganza. Llena de odio, Gunnhildr ordenó a sus dos hermanos que asesinaran a Egil y a su hermano Þórólfr, con quien había tenido buenas relaciones en el pasado. No obstante, Egil mató a los hermanos de la reina cuando intentaron enfrentarse a él.

Un verano, el rey Harald murió. Con la finalidad de asegurar su posición como único monarca de Noruega, Erico I asesinó a sus propios hermanos (ganándose el apoyo de «Hacha Sangrienta»). Erico declaró fugitivo a Egill en Noruega. Berg-Önundr reunió a un grupo de hombres para capturar a Egill, pero fue asesinado antes de lograrlo. Egill también mató a Rögnvaldr, hijo del rey Erico y la reina Gunnhildr. A partir de entonces maldijo a los monarcas con un Níðstöng, colocando la cabeza de un caballo sobre un poste, y recitando:

«Aquí clavo este poste-niðingr y declaro este nið contra el rey Eiríkr y la reina Gunnhildr,» — giró entonces la cabeza del caballo hacia tierra adentro — «Yo proclamo este níð a los espíritus de la tierra allí, y la tierra misma, que todos se sientan perdidos, que no se sostengan o encuentren su lugar, no hasta que el rey rey Eiríkr y Gunnhildr escapen de la tierra.» Entonces encaró la cabeza de caballo en tierra, carvó runas sobre el poste, y pronunció las palabras formales para la maldición.[8]

Gunnhildr también hizo lo propio sobre Egill, que le hizo sentirse agotado, sin descanso, y depresivo hasta que se encontrasen de nuevo.

No mucho más tarde, Eiríkr y Gunnhildr se vieron forzados a escapar al reino de Northumbria por el príncipe Haakon I de Noruega. En la Inglaterra anglosajona, fueron nombrados rey y reina de Northumbria rivalizando con el rey Athelstan. Egill naufragó casualmente en Northumbria, se presentó ante la corte de Eiríkr y fue sentenciado a muerte. Durante la misma víspera de la ejecución, Egill compuso un drápa de alabanza al rey y lo recitó frente al patíbulo en su presencia. Eiríkr de mala gana liberó a su enemigo mortal todavía con la cabeza sobre sus hombros. Egill también luchó en la batalla de Brunanburh al servicio del rey Athelstan.

Finalmente, Egill regresó a la granja de su familia en Islandia, donde permaneció con cierto poder e involucrado en la política local. Vivió hasta superar los ochenta años y murió poco tiempo después de la cristianización de Islandia. Antes de morir, Egill enterró su tesoro en plata cerca de Mosfellsbær. En su último acto de violencia, asesinó al siervo que le había ayudado a enterrar su tesoro para evitar el expolio. Cuando se construyó una capilla en las propiedades de la familia, el cuerpo de Egill fue exhumado y su hijo lo enterró cerca del altar.

Other Languages