Egeo (mitología)

Temis y Egeo. Kílix ática de figuras rojas atribuida al pintor de Codro, 440–430 a. C. De Vulci.

En la mitología griega Egeo (en griego antiguo Αἰγεύς Aigeús) era el noveno rey de Atenas, hijo de Pandión II y Pilia, y hermano por tanto de Niso, Palas y Lico.

Nació en Megara, en el istmo de Corinto, ciudad donde se había exiliado su padre después de que los hijos de Metión le hubiera usurpado el trono. Otras versiones afirman que Egeo era realmente hijo de Esciro o Femio, un habitante de Megara, y que Pandión lo adoptó al poco de llegar a la ciudad.

Cuando Pandión murió, Egeo y sus hermanos atacaron Atenas y expulsaron de ella a los hijos de Metión, repartiéndose entonces entre los cuatro el dominio sobre el Ática: Egeo (que por ser el primogénito reclamó la mejor parte) recibió Atenas, Niso reinó sobre Megara, Lico sobre Eubea y Palante sobre el sur de la región.

Pero Egeo no estaba dispuesto a compartir el poder, y decidió adueñarse de las partes que habían correspondido a sus hermanos. Expulsó a Lico de su territorio, obligándole a refugiarse en Mesenia. Hizo lo mismo con Palante, que después de muerto Egeo inició con sus cincuenta hijos una revuelta para reconquistar su reino, pero fueron derrotados por Teseo, el hijo de Egeo. De Niso no se tuvo que preocupar Egeo, pues ya había sido derrotado por Minos de Creta, que se había aprovechado de la traición de una hija de Niso para conquistar Megara.

Las mujeres de Egeo

En primer lugar, Egeo contrajo nupcias con Mélite, hija de Hoples, pero como ésta no le daba hijos la repudió y se casó con Calcíope, hija de Rexenor, matrimonio del que tampoco tuvo descendencia. Egeo, atemorizado por que sus hermanos y sobrinos aprovecharan esta circunstancia para atacarle, pensó que la falta de hijos podía deberse a un enfado de la diosa Afrodita, por lo que introdujo el culto a Afrodita Urania en Atenas y luego acudió al oráculo de Delfos en busca de ayuda. El oráculo le dio una respuesta que él no pudo descrifrar: no abras la boca de tu repleto odre de vino, ¡oh el mejor de los hombres!, hasta que llegues al punto más alto de Atenas.

Decepcionado por la enigmática contestación de la sibila, Egeo inició su viaje de vuelta a Atenas, parando en Trecén y quejándose de su desdicha a su hospedante: el rey de la ciudad, Piteo. Sin embargo éste sí entendió la respuesta del oráculo y, emborrachando a Egeo, lo incitó a yacer con su hija Etra.

Cuando Egeo se dio cuenta de lo que había hecho, enterró debajo de una gran piedra su espada y sus sandalias, diciéndole a Etra que si había quedado embarazada y tenía un hijo varón de él, lo criase en secreto (por miedo a la venganza de sus sobrinos) y lo enviase a Atenas cuando fuera lo suficientemente fuerte como para levantar la piedra y cojerlas. Tras esto, Egeo volvió a su ciudad para celebrar los juegos panateneos.

Other Languages
العربية: أيغيوس
български: Егей
বাংলা: আইগেউস
brezhoneg: Aigeüs
corsu: Egeiu
čeština: Aigeus
dansk: Aigeus
Deutsch: Aigeus
Ελληνικά: Αιγέας
English: Aegeus
Esperanto: Egeo (Ateno)
eesti: Aigeus
فارسی: اژه
suomi: Aigeus
magyar: Aigeusz
Bahasa Indonesia: Aigeus
italiano: Egeo
日本語: アイゲウス
ქართული: ეგევსი
қазақша: Эгей
한국어: 아이게우스
Latina: Aegeus
lietuvių: Egėjas
Nederlands: Aigeus
norsk bokmål: Aigevs
polski: Egeusz
português: Egeu (mitologia)
română: Egeu
русский: Эгей
Scots: Aegeus
srpskohrvatski / српскохрватски: Egej
slovenčina: Aigeus (Atény)
slovenščina: Egej
српски / srpski: Егеј (митологија)
svenska: Aigeus
Türkçe: Egeus
українська: Егей
oʻzbekcha/ўзбекча: Egey
中文: 埃勾斯