Eduardo Zamacois y Zabala

Eduardo Zamacois y Zabala
Eduardo Zamacois by Raimundo de Madrazo (1841-1920).jpg
Eduardo Zamacois por Raimundo de Madrazo y Garreta (1863), Museo del Prado
Información personal
Nacimiento 2 de julio de 1841
Bilbao, Flag of Spain.svg  España
Fallecimiento 12 de enero de 1871
Madrid, Flag of Spain.svg  España
Causa de muerte Causas naturales Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Familia
Cónyuge
  • Marie-Louise-Héloïse Zamacoïs Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Área pintor
Movimientos Arte anticlerical y academicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Eduardo Zamacois y Zabala ( Bilbao, 2 de julio de 1841 - Madrid, 12 de enero de 1871) fue un pintor español, que se especializó en pinturas de pequeño formato al gusto académico. Amigo del catalán Mariano Fortuny, se le considera el primer artista vasco de éxito internacional, anterior a José Echena e Ignacio Zuloaga. Fue padre del escritor francés Miguel Zamacois y tío del novelista español Eduardo Zamacois.

Biografía

El favorito del rey (Colección Frankel Family Trust, Dallas, 1865-67).

Hijo de Miguel Zamacois, profesor del Colegio de Humanidades de Vizcaya y padre de una veintena de hijos, y de su segunda esposa, Ruperta María del Pilar de Zabala,[2]

Eduardo Zamacois recibió una educación esmerada, que incluía clases de dibujo, música y diversos idiomas. Sus primeros conocimientos artísticos los recibió en su ciudad natal, siendo sus profesores Joaquín Balaca y Cosme Duñabeitia. Al poco tiempo su familia se trasladó a Madrid. En 1856 ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, siendo discípulo de Federico de Madrazo.

En 1860 se trasladó a París, pensionado por el Señorío de Vizcaya. Instalado en el Hotel Garni del barrio de Montmartre, el primer deseo de Zamacois fue el de ser admitido en la Ècole des Beaux Arts. Al no lograrlo, sus esfuerzos se dirigieron al estudio de Ernest Meissonier, consiguiendo ser aceptado por el maestro.

Bufones jugando al Cochonnet ( Museo de Bellas Artes de Bilbao, 1868).

El éxito de Zamacois en España fue rápido. Ya en 1861 se le encargaron trabajos decorativos en los aposentos del futuro rey Alfonso XII en el Palacio Real de Madrid, y ganó dos medallas de 3.ª clase en las Exposiciones Nacionales de 1862 y 1864. La obra galardonada en el segundo de dichos certámenes, Los limosneros, fue adquirida por el Estado y actualmente el Museo del Prado la tiene depositada en el Museo de Málaga junto con El autor y sus amigos, óleo fechado en París en 1862, en el que el pintor se autorretrató trabajando en su estudio.

En París contrajo matrimonio en 1865 con Louise Marie Héloise Perrin,[9] En 1866 conoció al pintor Mariano Fortuny, forjándose una gran amistad entre ambos. Testimonio de ello es un retrato que Fortuny le grabó en 1869, acodado en una mesa; es uno de los mejores aguafuertes del maestro catalán. Además, Zamacois hubo de posar como figurante (vestido de torero) para la obra maestra de Fortuny La vicaría (Barcelona, MNAC). Fue Zamacois, protegido por el editor Adolphe Goupil, a quien puso en contacto con Fortuny; gracias a ello el maestro catalán suscribió un contrato de exclusividad con la firma Goupil & Cie. que propulsó su fama y afianzó su bienestar económico.

De trato fácil y hábil en los negocios, Zamacois procuró estar presente en los principales certámenes europeos. En 1870 obtuvo la Medalla de Oro del Salón Oficial de París por el cuadro La educación de un príncipe. Este galardón aumentó su fama, incluso en Londres; en 1872, el escritor Charles Dickens compraría su pintura El guarda campestre.

A consecuencia de la Guerra franco-prusiana y también por problemas de salud, en 1871 abandonó Francia para establecerse nuevamente en Madrid donde murió a poco de llegar, a principios de 1871, a la edad de 29 años. En 1878 recibió un diploma y homenaje póstumo en la Exposición Universal de París. Su marchante Goupil publicaría un tomo con fotografías de sus mejores obras.

Other Languages