Eduardo López de Romaña

Eduardo López de la Romaña y Alvizuri
Eduardo López de Romaña 3.jpg

Gran Sello de la República del Perú.svg
Presidente Constitucional de la República del Perú
8 de septiembre de 1899- 8 de septiembre de 1903
Vicepresidente 1.º Isaac Alzamora
2.º Federico Bresani
Predecesor Nicolás de Piérola
Sucesor Manuel Candamo Iriarte

Gran Sello de la República del Perú.svg
Ministro de Fomento y Obras Públicas del Perú
25 de enero de 1896- 8 de agosto de 1896
Presidente Nicolás de Piérola
Predecesor Inicio
Sucesor Manuel J. Cuadros

Información personal
Nacimiento 19 de marzo de 1847
Arequipa, Perú
Fallecimiento 26 de mayo de 1912
Yura, Perú
Nacionalidad Peruana Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Partido Civil Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Ingeniero y empresario
[ editar datos en Wikidata]

José Gabriel Eduardo Octavio López de Romaña y Alvizuri (n. Arequipa, Perú, 19 de marzo de 1847 - m. Yura, 26 de mayo de 1912) fue un ingeniero, empresario y político peruano, que ocupó la Presidencia Constitucional del Perú de 1899 a 1903. Fue el primer presidente peruano con profesión de ingeniero. Con él se inició la etapa llamada la República Aristocrática, que duraría hasta 1919.

Miembro de una prominente familia arequipeña, de raíces coloniales, se educó en Inglaterra y se especializó en la construcción de puentes para las vías férreas. Trabajó en la India y en Brasil. Retornó al Perú y radicó en Arequipa, donde puso sus servicios en beneficio de la comunidad. Dotó del servicio de agua potable a su ciudad natal. Fue propietario de vastas haciendas en el valle del Tambo. Participó en la defensa durante la guerra con Chile. Durante el segundo gobierno de Nicolás de Piérola fue nombrado titular del flamante Ministerio de Fomento y Obras Públicas, en 1896. Llegó a ser alcalde de Arequipa en 1897. Nombrado candidato a la presidencia representando a la alianza demócrata-civilista, triunfó en las elecciones de 1899.

Durante su gobierno se continuó el desarrollo de la agricultura, la minería y la industria; promovió la colonización de los valles interandinos y zonas orientales que hasta entonces permanecían aisladas; promulgó el Código de Minería en 1901, el nuevo Código de Comercio en 1902 y el Código de Aguas ese mismo año; creó el Estanco de la Sal para financiar la recuperación de las provincias de Tacna y Arica en poder chileno; y afrontó los problemas derivados de la política de chilenización en dichos territorios, que buscaban perpetuar la ocupación. Culminó su mandato sin mayor problema, tras lo cual se retiró a la vida privada.

Biografía

Fue hijo de Juan Manuel López de Romaña y Fernández Pascua y de María Josefa Alvizuri y Bustamante, miembros de la aristocracia arequipeña de origen colonial. Su padre se dedicaba a la agricultura y era dueño de inmensas haciendas en los valles de la costa y de fincas en la campiña serrana. Nieto de Manuel Fernando Lopez de Romaña, que fue bautizado el 30 de Mayo de 1777, en la Iglesia de San Pedro de Romaña, en Valle de Trucios, en euskera Turtzioz es un municipio de la provincia de Vizcaya, en el País Vasco (España), emigro a America a los 19 años, se caso en Arequipa el 2 de Junio de 1813 en el Sagrario, Arequipa, con Doña Maria Josefa Fernández de Pascua y Portu Jiménez Lancho, nacida el 25 de Diciembre de 1792, hija única del Capitán General Don Juan Fernández de Pascua y de Doña Catalina de Portu y Jiménez-Lancho, pariente por este ultimo apellido, Jiménez-Lancho, de los Marqueses de Torre Tagle.

Estudió primero en el seminario de San Jerónimo de su ciudad natal, bajo el rectorado del presbítero Sors. Viajó después junto con sus dos hermanos a Inglaterra para estudiar en el afamado Stonyhurst College, de la nobleza católica de la Gran Bretaña. Siguió la carrera de ciencias aplicadas en el King's College de Londres, donde obtuvo el grado de bachiller (1868). Al recibirse de ingeniero civil se especializó en diseño y tendido de puentes de hierro para el paso de vías férreas y realizó prácticas profesionales bajo las órdenes del ingeniero M. Lee Smith. Viajó a trabajar en la India, supervisando el puente sobre el río Ravee en Silvertown, a petición de la Gran Oficina del Ferrocarril del Norte del Punjab, lo cual le valió para cimentar su prestigio y encumbrarse a temprana edad en una holgada situación económica.

Pasó después a América como ingeniero de la Public Works Construction Company para la construcción del ferrocarril del Madeira al Mamoré, en las selvas del Brasil, fronterizas con Bolivia. Se trataba de un gran proyecto ideado por el norteamericano coronel Church, que uniría los puntos navegables del Madeira, separados por rápidos y cataratas. Se pretendían poner en comunicación extensos gomales y colonizar los valles de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. El proyecto, apoyado por el emperador Pedro II de Brasil, duró dieciocho meses de sacrificada labor en la jungla y, a la postre, debido a las enfermedades, los accidentes fluviales y los ataques de los nativos del lugar, quedó diezmada la expedición. López de Romaña consiguió salvar afortunadamente la vida, aunque sin completar la labor asignada.

Con el dinero recibido, Romaña viajó por Europa, perfeccionándose más en su profesión. Regresó a Perú en 1874, tras 15 años de ausencia, y se instaló en su natal Arequipa. El 20 de marzo de 1877 contrajo matrimonio con Josefa de Castresana, unión de cual nacieron Eduardo, Carlos y Hortensia. Se dedicó a las obras del alumbrado por gas de Arequipa, como ingeniero y gerente. Negoció con el presidente Manuel Pardo para la obtención de 33.000 soles a cuenta de una deuda que el gobierno tenía con el Municipio arequipeño, accionista de la obra. Se retiró de la misma cuando las dificultades técnicas y financieras llevaron el proyecto al fracaso. Contribuyó mucho en ello el bloqueo del puerto de Mollendo, durante la guerra del Pacífico, pues impidió que se introdujera carbón. Las cañerías de la fracasada obra sirvieron después para el suministro de agua a la ciudad, lo que se culminaría en 1895.

Pasó luego a la agricultura, para dedicarse a la producción de caña de azúcar en los valles de Tambo, donde tenía numerosas haciendas, patrimonio de su familia. Pero su intento de crear una industria moderna fracasó debido a lo arraigado de las antiguas estructuras coloniales de explotación, y en parte, por el hecho que la moderna maquinaria a vapor que había importado fuera robada y desmantelada en el mismo puerto de Mollendo. A sus obras de modernización de sus haciendas, sumó la construcción del dique de Cachuyo, para proteger las tierras del valle de la desembocadura torrentosa del río.

Cuando durante la Guerra del Pacífico, se produjo el avance chileno a su territorio, se enroló en la defensa con el grado de coronel y como comandante general de las Milicias Cívicas del valle de Tambo. Tres batallones de 1.500 hombres estuvieron bajo su mando, de los que sólo doscientos estaban armados convenientemente. Romaña impidió el ingreso de los invasores chilenos en 1880, obligándoles a su retiro por Mollendo, no sin antes incendiar el puerto. Luego en 1882 los chilenos trataron de ingresar por Mejía al valle, pero fueron repelidos nuevamente por Romaña, esta vez con el apoyo de los húsares de Junín. Finalmente Arequipa fue tomada por el enemigo y la familia Romaña se refugió en Tacna, donde falleció la esposa de Eduardo.

Fotografía de Eduardo López de Romaña.

Pasado el conflicto, Romaña retornó a Arequipa, donde fue presidente del Club Liberal, director de la Sociedad de Beneficencia Pública de Arequipa (1889-95 y 1897) e ingeniero adscrito al municipio local. Entre sus obras públicas destacaron el puente Grau, al que dotó de un ingenioso arco invertido para darle seguridad, la culminación de la obra de agua y alcantarillado, el puente de Tingo y, finalmente, la obra de la luz eléctrica, todo entre 1885 y 1899. Fue además impulsor de la Sociedad de Artesanos, fundador de colegios y clubes, y terminó elegido Presidente de la Junta Patriótica de Arequipa.

Tras el triunfo de la revolución coalicionista (demócrata-civilista) que encabezó Nicolás de Piérola, en 1895, Romaña fue elegido diputado por Arequipa y ocupó la primera vicepresidencia de su Cámara. Al crearse en enero de 1896 la nueva cartera ministerial de Fomento, fue designado para desempeñarla, y aunque solo estuvo durante un corto período (de 26 de enero a 9 de agosto de ese año), le dio organización y los programas adecuados. La función de dicho ministerio era dar impulso a las irrigaciones, caminos viales, extracciones mineras, e incluso a la industria.

En 1897 fue elegido alcalde de la ciudad de Arequipa, cargo que desempeñó de manera notable, realizando obras urbanísticas y de vialización. Volvió al Congreso de la República en 1898 esta vez como senador y un año después, al llegar a su término el gobierno de Piérola, fue elegido candidato a la presidencia de la República por la alianza civil-demócrata, triunfando en las elecciones de 1899.

Other Languages