Eduardo I de Inglaterra

Eduardo I de Inglaterra
Rey de Inglaterra
Edwardus 1.jpg
Sello ecuestre de Eduardo I en la novena cruzada.
Información personal
Reinado20 de noviembre de 1272-7 de julio de 1307
Coronación19 de agosto de 1274
Nacimiento17/18 de junio de 1239
antiguo palacio de Westminster, Londres, Inglaterra
Fallecimiento7 de julio de 1307
(68 años)
Burgh by Sands, Cumberland, Inglaterra
Entierroabadía de Westminster
(27 de octubre de 1307)
Religióncatólico
PredecesorEnrique III
SucesorEduardo II
Familia
Casa realPlantagenet
PadreEnrique III de Inglaterra
MadreLeonor de Provenza
ConsorteLeonor de Castilla (matr. 1254; fall. 1290)
Margarita de Francia (matr. 1299; viu. 1307)
DescendenciaVer lista
Royal Arms of England.svg
Escudo de Eduardo I de Inglaterra

Eduardo I (en inglés moderno, Edward I), también conocido como «el Zanquilargo»[6]​ Pasó gran parte de su reinado reformando la administración real y el common law anglosajón. A través de una amplia investigación legal, investigó el ejercicio de varias libertades feudales, mientras que el derecho fue reformado mediante una serie de estatutos que regulaban el derecho penal y de propiedad. Sin embargo, cada vez más, la atención de Eduardo se dirigió hacia los problemas militares.

Primogénito de Enrique III, estuvo involucrado desde el principio en las intrigas políticas del reinado de su padre, que incluyeron una sublevación por parte de los barones ingleses. En 1259, se unió brevemente a un movimiento de reforma de los barones y apoyó las Provisiones de Oxford. No obstante, después de la reconciliación con su padre permaneció leal a lo largo del conflicto armado posterior, conocido como la segunda Guerra de los Barones. Después de la batalla de Lewes, Eduardo cayó prisionero de los barones rebeldes, pero escapó después de unos meses y se unió a la lucha contra Simón de Montfort, quien fue derrotado en la batalla de Evesham en 1265; en dos años la rebelión se extinguió. Con Inglaterra pacificada, Eduardo se unió a la novena cruzada a Tierra Santa. La cruzada logró poco; el rey inglés se dirigía a su país en 1272 cuando se le informó de la muerte de su padre. Haciendo un regreso lento, llegó a Inglaterra en 1274 y fue coronado en Westminster el 19 de agosto.

Después de reprimir una rebelión menor en Gales en 1276-1277, respondió a una segunda rebelión en 1282-1283 con una guerra de conquista a gran escala. Después de una campaña exitosa, sometió a Gales al dominio inglés, construyó una serie de castillos y villas en la campiña y los pobló con ingleses. Después, sus esfuerzos se dirigieron a Escocia. Inicialmente invitado como árbitro en una disputa de sucesión tras la muerte de Alejandro III, Eduardo reclamó la suzeranía sobre ese reino. La guerra que siguió continuó después de su muerte, a pesar de que los ingleses parecían victoriosos en varios aspectos. Simultáneamente, Eduardo se involucró en una guerra con Francia (un aliado escocés) después de que Felipe IV confiscara el Ducado de Aquitania, que hasta entonces estaba en unión personal con el Reino de Inglaterra. Aunque Eduardo recuperó el ducado, este conflicto alivió la presión militar inglesa contra Escocia. Al mismo tiempo, hubo problemas en casa. A mediados de los años 1290, las extensas campañas militares requerían altos niveles de tributación y Eduardo se enfrentó a la oposición tanto laica como eclesiástica. Estas crisis fueron evitadas inicialmente, pero los problemas permanecieron sin resolver. Cuando el rey inglés murió en 1307, dejó a su hijo Eduardo II una guerra en curso con Escocia y varios problemas financieros y políticos.

Para ese tiempo, era un hombre muy alto, de ahí el apodo de «Zanquilargo». Era temperamental, lo que aunado a su altura le convertía en un hombre intimidante y, con frecuencia, infundía miedo en sus contemporáneos. Sin embargo, mantuvo el respeto de sus súbditos por la forma en que encarnaba el ideal medieval de la monarquía, como soldado, administrador y hombre de fe. Los historiadores modernos están divididos en cuanto a la evaluación de Eduardo I: mientras algunos le han elogiado por su contribución al derecho y la administración, otros le han criticado por su actitud intransigente hacia su nobleza. Actualmente, se le atribuyen muchos logros durante su reinado, como la restauración de la autoridad real después del reinado de Enrique III, el establecimiento del Parlamento como institución permanente y, por tanto, también un sistema funcional para aumentar los impuestos y reformar el ordenamiento jurídico mediante estatutos. Al mismo tiempo, también es criticado por otras acciones, como su conducta brutal hacia los escoceses y emitir el Edicto de Expulsión en 1290, por el cual los judíos fueron expulsados de Inglaterra. El edicto permaneció vigente durante el resto de la Edad Media y pasaron más de 350 años hasta que fue formalmente abolido por Oliver Cromwell en 1657.

Primeros años

Infancia y matrimonio

Letra capital de un manuscrito del s. XIV que muestra a Eduardo I y su esposa Leonor de Castilla. El artista quizás intentó representar la blefaroptosis de Eduardo I, un rasgo que heredó de su padre Enrique III.[13]

Había preocupaciones sobre la salud de Eduardo cuando era niño, ya que cayó enfermo en 1246, 1247 y 1251.[14]

En 1254, los temores ingleses de una invasión castellana de la provincia inglesa de Gascuña indujeron al padre de Eduardo a organizar un matrimonio políticamente conveniente entre su hijo de catorce años y Leonor —media hermana de Alfonso X de Castilla— de trece años.[19]

De 1254 a 1257, Eduardo estuvo bajo la influencia de los parientes de su madre, conocidos como los saboyanos,[25]

Primeras ambiciones

Eduardo había demostrado independencia en asuntos políticos ya en 1255, cuando se alineó con la familia Soler en Gascuña, en el conflicto en curso entre las familias Soler y Colomb. Esto era contrario a la política de mediación de su padre entre las facciones locales.[4]

El motivo detrás de la conversión de Eduardo pudo haber sido eminentemente pragmático; Montfort estaba en una buena posición como para apoyar su causa en Gascuña.[30]

De vuelta a Inglaterra, a principios de 1262, se peleó con algunos de sus antiguos aliados lusiñanos por asuntos financieros. Al año siguiente, Enrique III lo envió a una campaña en Gales contra Llywelyn ap Gruffydd, con resultados limitados.[35]

Other Languages
Alemannisch: Eduard I. (England)
беларуская: Эдуард I
български: Едуард I
čeština: Eduard I.
eesti: Edward I
Bahasa Indonesia: Edward I dari Inggris
íslenska: Játvarður 1.
lietuvių: Eduardas I
македонски: Едвард I
Bahasa Melayu: Edward I dari England
norsk nynorsk: Edvard I av England
русский: Эдуард I
srpskohrvatski / српскохрватски: Edward I od Engleske
Simple English: Edward I of England
Türkçe: I. Edward
Tiếng Việt: Edward I của Anh
Bân-lâm-gú: Edward 1-sè