Eduardo Gómez de Baquero

Andrenio hacia 1911

Eduardo Gómez de Baquero, más conocido por su seudónimo Andrenio ( Madrid, 1866 - Madrid, 1929) fue un periodista y crítico literario español.

Biografía

Doctor en Filosofía y Letras y en Derecho por la Universidad Central de Madrid. Periodista desde los veinte años, muy pronto llamaron la atención sus ensayos de historia social y religiosa, publicados en la Revista de España. Ideológicamente, evolucionó desde el conservadurismo al liberalismo moderado. Ejerció durante algunos años la abogacía y pronunció interesantes conferencias sobre temas jurídicos. en la Academia de Jurisprudencia y Legislación. Fue colaborador asiduo y preferente de innumerables diarios y revistas: La Época, El Imparcial, El Sol, La Vanguardia de Barcelona (desde 1909 a su muerte), Nuevo Mundo, La Esfera, Mundo Gráfico, La España Moderna, Nuestro Tiempo, La Ilustración Española y Americana o Caras y Caretas de Buenos Aires.

Durante más de treinta años el conocido como Andrenio por el personaje de Baltasar Gracián ha publicado miles y miles de artículos de crítica literaria llenos de enjundia, sin traspasar nunca los límites de la corrección, lleno de sugerencias e ideas y envuelto siempre en un maduro escepticismo. De cultura muy amplia, se empareja con los mejores críticos de su época, Leopoldo Alas o Manuel de la Revilla. A la hora de ejercer la crítica tuvo una especial predilección por el género novelesco, pero también atendió la poesía consagrando críticas a Luis de Góngora, Antonio Machado, Enrique de Mesa, Enrique Díez Canedo, Federico García Lorca, Jorge Guillén, Unamuno, Manuel Machado, Jaime Torres Bodet, Xavier Villaurrutia y Enrique González Martínez; en el teatro defendió a Valle-Inclán de los ataques que sufrió por parte de Julio Casares en su libro Crítica profana, y siempre tuvo palabras de elogio para él. Hizo un estudio preliminar para la edición de la Filosofía secreta de Juan Pérez de Moya en Madrid, Los Clásicos Olvidados {Nueva Biblioteca de Autores Españoles}, 1928. 2 tomos. Como traductor se le debe una versión en dos tomos de Verdad, de Émile Zola, Barcelona, 1902. En 1924 fue elegido académico de la lengua.

Other Languages