Edipo

Edipo y la esfinge de Gustave Moreau (1864).

Edipo (en griego antiguo Οἰδίπους, cuyo significado es pies hinchados[1] ) era un rey mítico de Tebas, hijo de Layo y Yocasta que, sin saberlo, mató a su propio padre y desposó a su madre.

El mito

Nacimiento e infancia

Layo, rey de Tebas, había recibido el oráculo de que si engendrase alguna vez un hijo, el niño, una vez adulto, le daría muerte. Sin embargo, estando ebrio, se unió a su esposa Yocasta, y tuvo un hijo. Al nacer el niño, Layo le atravesó con fíbulas los pies y lo entregó a un pastor para que lo abandonara. Layo esperaba escapar así del oráculo puesto que matarlo directamente habría sido una impiedad y creía que nadie recogería a un recién nacido con los pies atravesados. Así pues, fue abandonado en el monte Citerón pero fue hallado por otros pastores que lo entregaron al rey Pólibo de Corinto. Peribea o Mérope, la esposa de Pólibo y reina de Corinto, se encargó de la crianza del bebé, llamándolo Edipo, que significa ‘de pies hinchados’.[3]

Retorno de Edipo a Tebas

Al llegar a la pubertad, Edipo, por habladurías de sus compañeros de juegos, sospechó que no era hijo de sus pretendidos padres. Para salir de dudas visitó el Oráculo de Delfos, que le auguró que mataría a su padre y luego desposaría a su madre. Edipo, creyendo que sus padres eran quienes lo habían criado, decidió no regresar nunca a Corinto para huir de su destino. Emprendió un viaje y, en el camino hacia Tebas, Edipo se encontró con Layo, que viajaba a Delfos, en una encrucijada. El heraldo de Layo, Polifontes ordenó a Edipo que le cediera el paso pero ante la demora de éste, mató a uno de sus caballos. Edipo se encolerizó y mató a Polifontes y a Layo sin saber que era el rey de Tebas, y su propio padre. El rey de Tebas pasó a ser Creonte, hermano de la esposa de Layo, Yocasta.[5]

Más tarde Edipo encontró a la esfinge, un monstruo enviado por Hera que se había aposentado en el monte Ficio y daba muerte a todo aquel que no pudiera adivinar sus acertijos, incluido Hemón, el hijo de Creonte y atormentando al reino de Tebas. Al acertijo de: «¿cuál es el ser vivo que cuando es pequeño anda a cuatro patas, cuando es adulto anda a dos y cuando es mayor anda a tres?», Edipo respondió correctamente que es el hombre puesto que cuando es un bebé gatea, camina con sus dos piernas cuando es adulto y cuando es anciano se apoya sobre un bastón.[9]

Destierro y muerte

Al poco, una terrible plaga o escasez de alimentos cayó sobre la ciudad, ya que el asesino de Layo no había pagado por su crimen y contaminaba con su presencia a toda la ciudad.

Edipo emprende las averiguaciones para descubrir el culpable, y gracias a Tiresias descubre que en realidad es hijo de Yocasta y Layo y que es él mismo el asesino que anda buscando. Sobre lo que sucedió a partir de ese momento circulan múltiples versiones:

Al saber Yocasta que Edipo era en realidad su hijo, se dio muerte, colgándose en el palacio. En versiones alternativas, siguió viviendo hasta que en el ataque de los siete contra Tebas sus hijos se dieron muerte el uno al otro, momento en el que ella se suicidó.[11]

Edipo se quitó los ojos con los broches del vestido de Yocasta, huyó o fue exiliado de Tebas, o fue encerrado por sus hijos en el palacio, o siguió reinando en Tebas por algún tiempo. Maldijo a sus hijos Polinices y Eteocles y sólo su hija Antígona le acompañaba en su destierro para servirle de guía.[14]

En Colono, fue acogido por el héroe mítico Teseo y allí murió. Se decía que su tumba se encontraba en un santuario de las Euménides que había entre la Acrópolis y el Areópago de Atenas.[16]

Sin embargo, existía otra tradición, recogida por Lisímaco de Alejandría que decía que, cuando murió Edipo, los habitantes de Tebas y de otra aldea beocia llamada Ceo no quisieron que sus restos quedaran enterrados en sus territorios y su cuerpo fue transportado a Eteono, donde fue enterrado, de noche, en un recinto consagrado a Deméter. Cuando los habitantes de Eteono se enteraron del hecho, consultaron el oráculo sobre lo que debían hacer y la respuesta fue que no se debía turbar al adorador de la diosa, por tanto los restos quedaron enterrados allí.[17]

Other Languages
Afrikaans: Oidipus
العربية: أوديب
azərbaycanca: Edip
башҡортса: Эдип
Boarisch: Edipus
беларуская: Эдып
български: Едип
brezhoneg: Oidipous
bosanski: Edip
català: Èdip
čeština: Oidipus
dansk: Ødipus
Deutsch: Ödipus
Ελληνικά: Οιδίποδας
English: Oedipus
Esperanto: Edipo
eesti: Oidipus
euskara: Edipo
فارسی: ادیپ
suomi: Oidipus
français: Œdipe
galego: Edipo
עברית: אדיפוס
हिन्दी: ईदिपस
hrvatski: Edip
magyar: Oidipusz
Հայերեն: Էդիպ
Bahasa Indonesia: Oidipus
íslenska: Ödípús
italiano: Edipo
ქართული: ოიდიპოსი
한국어: 오이디푸스
Latina: Oedipus
Lëtzebuergesch: Ödipus
lietuvių: Edipas
latviešu: Edips
македонски: Едип
മലയാളം: ഈഡിപ്പസ്
Nederlands: Oedipus
norsk nynorsk: Ødipus
norsk bokmål: Oidipus
occitan: Edip
ਪੰਜਾਬੀ: ਈਡੀਪਸ
polski: Edyp
português: Édipo
română: Oedip
русский: Эдип
sicilianu: Edipu
Scots: Oedipus
srpskohrvatski / српскохрватски: Edip
Simple English: Oedipus
slovenčina: Oidipus
shqip: Edipi
српски / srpski: Едип
svenska: Oidipus
Tagalog: Edipo
Türkçe: Oedipus
українська: Едіп
اردو: اڈیپس
oʻzbekcha/ўзбекча: Edip
Tiếng Việt: Oedipus
Winaray: Oedipus
ייִדיש: עדיפוס
中文: 俄狄浦斯