Edificio Chrysler

Edificio Chrysler
Chrysler Building
Chrysler Building by David Shankbone Retouched.jpg
Récord de altura
Rascacielos más alto del mundo de 27 de mayo de 1930 a abril de 1931
Precedesor 40 Wall Street
Sucesor Empire State Building
Información general
Uso(s) Oficinas
Estilo Art déco
Catalogación Registro Nacional de Lugares Históricos, Monumento de Nueva York
Dirección 405 Lexington Avenue
Localización Manhattan, Nueva York,
Flag of the United States.svg  Estados Unidos
Coordenadas 40°45′05″N 73°58′33″O / 40.751430555556, 40°45′05″N 73°58′33″O / -73.975719444444
Primera piedra 19 de septiembre de 1928[1]
Finalización 1930
Coste 14 millones de dólares[2]
Propietario Abu Dhabi Investment Council
Altura
Altura arquitectónica 318,9 m [3]
Altura máxima 318,9 m [3]
Altura de la última planta 252,3 m [3]
Observatorio 238,7 m [3]
Detalles técnicos
Número de plantas 77 [4]
Superficie 96 600 m² [5]
Número de ascensores 32 [3]
Diseño y construcción
Arquitecto(s) William Van Alen
Referencias
[6]
[ editar datos en Wikidata]

El Edificio Chrysler (en inglés, Chrysler Building) es un rascacielos de estilo art déco situado en la intersección de la Calle 42 con Lexington Avenue, en el East Side de Midtown Manhattan, Nueva York, en el barrio de Turtle Bay. Con 77 plantas y 319 metros de altura, fue el edificio más alto del mundo durante once meses, hasta que le superó el Empire State Building en 1931.[8]

El Edificio Chrysler, diseñado por el arquitecto William Van Alen, es un ejemplo clásico de la arquitectura art déco y muchos arquitectos contemporáneos lo consideran uno de los mejores edificios de Nueva York.[12]

Historia

El rascacielos es el epítome del éxito de Nueva York, ciudad que albergó el edificio más alto del mundo desde 1908 hasta 1974.[17]

En los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, los arquitectos de Europa y los Estados Unidos habían empezado a simplificar las formas de los diseños tradicionales y a usar materiales industriales de manera innovadora para caracterizar a la edad moderna. El estilo art déco parecía prestarse especialmente bien al diseño de rascacielos debido a que este tipo de construcción simbolizaba progreso, innovación y modernidad más que cualquier otro. Aunque el auge del estilo art déco duró poco tiempo, coincidió con un gran boom inmobiliario en Nueva York a finales de los años veinte. Los numerosos rascacielos construidos en este estilo, entre los que destaca el Edificio Chrysler, dieron a Nueva York y su skyline una imagen característica y romántica, popularizada en el teatro y el cine.[18]

Por otro lado, esta época se caracterizó por profundos cambios sociales y tecnológicos. Se generalizaron bienes de consumo como la radio, el cine y, sobre todo, el automóvil, cuyo uso creció exponencialmente en los años veinte.[14] Bajo estas circunstancias el proyecto del Edificio Chrysler empieza a tomar forma.

Origen del proyecto

Originalmente, el Edificio Chrysler fue un proyecto del promotor inmobiliario y antiguo senador del estado de Nueva York William H. Reynolds.[22]

En 1921 Reynolds alquiló una gran parcela en la esquina de Lexington Avenue y la Calle 42 con la intención de construir un edificio importante en ella.[22]

Cuando empezó a trabajar para Reynolds, Van Alen quedó atrapado en el espíritu de competición por construir el edificio más alto del mundo que invadía Nueva York en los años veinte. Como grandes aventureros que se retaban entre sí a construir edificios más altos, los promotores y arquitectos de los nuevos proyectos anunciaban continuamente que sus edificios serían los más altos de la ciudad.[28]

Etapas en el diseño del Edificio Chrysler. William Van Alen.

En abril de 1928, Reynolds firmó un alquiler de 67 años de la parcela y ultimó los detalles de su ambicioso proyecto, que iba a ser un «exitoso edificio que se unirá al grupo de rascacielos de Midtown Manhattan y revolucionará los precios y la categoría de los inquilinos de la Calle 42 y Lexington Avenue».[4]

Diseño

El diseño original de Van Alen del rascacielos contemplaba una corona decorativa de cristal con forma de joya.[1]

El diseño oficial del «Reynolds Building», publicado en agosto de 1928, era mucho más conservador, con una cúpula italianizante que un crítico comparó con el bombín del Gobernador Al Smith, y una disposición de los ladrillos en las plantas más altas que simulaba ventanas en las esquinas, detalle que se mantiene en el Edificio Chrysler actual.[11]

Walter P. Chrysler se implicó en gran medida en la construcción del Edificio Chrysler.

Con el diseño ya realizado, Reynolds vendió el alquiler de la parcela, el proyecto e incluso los servicios del arquitecto a Walter P. Chrysler en octubre de 1928, momento en el que estaba expandiendo agresivamente su empresa de automóviles,[18]

Durante el invierno de 1928 y 1929, continuaron las modificaciones del diseño de la cúpula.[18]

Construcción

El Edificio Chrysler poco después de su finalización.

Las obras empezaron el 19 de septiembre de 1928.[18]

En total, se usaron 391 681 remaches[33]

En 1929, el Woolworth Building, construido en 1913, era el edificio más alto del mundo con 241 metros.[34]

Diagrama con los edificios más altos del mundo de 1908 a 1974.

Antes de su finalización, el edificio estaba en intensa competición con un proyecto rival en el 40 Wall Street, diseñado por H. Craig Severance, el antiguo socio de Van Alen.[41]

En el artículo The Structure and Metal Work of the Chrysler Building («La estructura y metalistería del Edificio Chrysler») de la edición de octubre de 1930 de Architectural Forum, el arquitecto William Van Alen explicó el diseño y la construcción de la corona y la aguja:[14]

Se diseñó una alta aguja para coronar el edificio. Esta tiene 56 metros de altura y 0,74 metros cuadrados de sección en su base. Tenía sección cuadrangular, con puntales ligeros y refuerzos diagonales, y pesaba en total 27 toneladas. Era manifiestamente imposible ensamblar esta estructura e izarla como una unidad desde el terreno, e igualmente imposible izarla en secciones y colocarlas como tal sucesivamente en sus posiciones finales. Además, sería más espectacular, por valor publicitario, hacer que esta aguja que 'perfora' las nubes apareciera inesperadamente.

Finalización

Los primeros inquilinos se trasladaron al Edificio Chrysler en abril de 1930, aunque la construcción aún no estaba finalizada totalmente. El 27 de mayo de 1930 se realizó la ceremonia formal de inauguración, que coincidió con la reunión anual de la Asociación de Propietarios y Comerciantes de la Calle 42. En el vestíbulo del edificio se colocó una placa de bronce «en reconocimiento a la contribución de Mr. Chrysler al avance de la ciudad». Las obras acabaron en agosto de 1930, pero curiosamente la fecha de finalización registrada en el Departamento de Construcción de Manhattan es el 19 de febrero de 1932.[18]

Cuando se completó, el 20 de mayo de 1930,[23]

La finalización del Edificio Chrysler fue recibida por la crítica con reacciones encontradas. Van Alen fue aclamado como el «Doctor de la Altura»[14]

El Edificio Chrysler en 1932.

En poco menos de un año desde que abriera al público el 27 de mayo de 1930, el Edificio Chrysler fue superado en altura por el Empire State Building,[2]

Walter P. Chrysler había pretendido crear el edificio de oficinas más deseable del momento:[18]

El Edificio Chrysler está dedicado al comercio y la industria mundial. Fue creado con el deseo de satisfacer la demanda de los ejecutivos de negocios de la actualidad, que, con su intensa actividad, debían tener el entorno y las condiciones más favorables. La necesidad de abundante luz y aire resultó en un edificio de bellas proporciones y gran altura. La importancia de la accesibilidad y el transporte dictaron la ubicación. El deseo de lo último en comodidad determinó la inclusión de elementos innovadores para cada necesidad, que contribuyen a la satisfacción del hombre de negocios en su oficina. Como entorno en el que se puede trabajar de manera cómoda y eficiente, este nuevo edificio establece un nuevo ideal, uno que permanecerá como medida de comparación para los edificios de oficinas del futuro. Por tanto, el Edificio Chrysler está dedicado como una firme contribución al progreso empresarial.

Propiedad

Comparación de la altura de algunos de los edificios más altos de Nueva York.
El Edificio Chrysler visto desde el Empire State Building.

El lado este de la parcela de la torre discurre ligeramente en diagonal respecto a la cuadrícula de calles de Manhattan, siguiendo una parcelación anterior al Plan de los Comisarios de 1811.[11]

La propiedad del edificio ha cambiado de manos en numerosas ocasiones. La familia Chrysler, que había heredado el inmueble tras la muerte de Walter Chrysler en 1940,[58]

En 2001, se vendió el 75% del edificio a TMW, la sucursal alemana de un fondo de inversiones de Atlanta, por 300 millones de dólares (equivalentes a 370 millones de 2015). No obstante, sus antiguos dueños —Tishman y Travelers— conservaron una participación de control de la torre y el edificio adyacente Chrysler East.[62]

Renovaciones

En 1961 se llevó a cabo la primera limpieza de los elementos de acero inoxidable del edificio: aguja, corona, gárgolas y puertas de acceso.[67]

Entre 2001 y 2003 se llevó a cabo otra restauración del Edificio Chrysler, dirigida por la empresa de Thornton Tomasetti.[70]

Other Languages
العربية: مبنى كرايسلر
беларуская: Крайслер-білдынг
Bahasa Indonesia: Chrysler Building
македонски: Крајслер (зграда)
Bahasa Melayu: Bangunan Chrysler
Nederlands: Chrysler Building
norsk nynorsk: Chrysler Building
norsk bokmål: Chrysler Building
português: Chrysler Building
srpskohrvatski / српскохрватски: Chrysler Building
Simple English: Chrysler Building
slovenčina: Chrysler Building
српски / srpski: Крајслер зграда
українська: Крайслер Білдінг
Tiếng Việt: Tòa nhà Chrysler