Edicto de Milán

Cabeza de Constantino I, uno de los impulsores del edicto por el cual se declara la libertad de culto.

El Edicto de Milán (en latín, Edictum Mediolanense), conocido también como La tolerancia del cristianismo, fue promulgado en Milán en el año 313 y en él se establecía la libertad de religión en el Imperio romano, dando fin a las persecuciones dirigidas por las autoridades contra ciertos grupos religiosos, particularmente los cristianos. El edicto fue firmado por Constantino I el Grande y Licinio, dirigentes de los imperios romanos de Occidente y Oriente, respectivamente.

La investigadora italiana Edvige Abete indica en su artículo «Costantino e l’editto 'che non c’è'» («Costantino y el edicto "que no existe"») que dicho edicto probablemente no fue promulgado.[1]

En el momento de la promulgación del edicto, existían en el Imperio cerca de 1500 sedes episcopales y al menos de cinco a siete millones de habitantes de los 50 que componían el imperio profesaban el cristianismo.[2] Después de la aprobación, se inició la etapa conocida por los historiadores cristianos como la Paz de la Iglesia.

Historia

Antecedentes

Anteriormente, en el año 311 el emperador Galerio había emitido en la ciudad un edicto conocido como el Edicto de Tolerancia de Nicomedia. En él se concedía indulgencia a los cristianos y se les reconocía su existencia legal y libertad para celebrar reuniones y construir templos para su dios, por lo que la persecución de los mismos finalizaría.

Habiendo recibido esta indulgencia, ellos habrán de orar a su dios por nuestra seguridad, por la de la República, y por la propia, que la república continúe intacta, y para que ellos puedan vivir tranquilamente en sus hogares.

Emperador Galerio.

Desarrollo

En un intento por reintegrar el Imperio romano bajo una sola autoridad, Licinio se armó en contra de Constantino. Como parte de su esfuerzo para ganarse la lealtad del ejército, Licinio eximió al ejército y los funcionarios públicos de la práctica de la política de tolerancia que imponía el edicto, permitiéndoles continuar la persecución de cristianos. Como consecuencia de esta orden, algunos cristianos perdieron sus propiedades y hasta la vida. De entonces sobrevive una leyenda, que cuenta de 40 cristianos en Sebaste, que al negarse a ofrendar vino a los dioses romanos, fueron torturados y encarcelados. Al rehusar aún participar en el rito, fueron obligados a mantenerse de pie desnudos sobre el hielo del invierno hasta la congelación. Unos cuantos cedieron y aceptaron renunciar al cristianismo con tal de acompañar a los soldados en las fogatas, al mismo tiempo que un número igual de soldados decidieron confesar su hasta entonces secreta devoción al cristianismo y se unieron a aquellos en el hielo. Cuenta la tradición que descendieron del cielo ángeles, quienes colocaron coronas en las cabezas de los mártires.

Other Languages
Ænglisc: Milanes Bann
العربية: مرسوم ميلانو
беларуская: Міланскі эдыкт
беларуская (тарашкевіца)‎: Мілянскі эдыкт
čeština: Edikt milánský
Esperanto: Edikto de Milano
français: Édit de Milan
עברית: צו מילאנו
hrvatski: Milanski edikt
Հայերեն: Միլանի էդիկտ
Bahasa Indonesia: Edik Milano
日本語: ミラノ勅令
한국어: 밀라노 칙령
lietuvių: Milano ediktas
македонски: Милански едикт
Bahasa Melayu: Dekri Milan
Nederlands: Edict van Milaan
norsk bokmål: Milanoediktet
português: Édito de Milão
srpskohrvatski / српскохрватски: Milanski edikt
Simple English: Edict of Milan
slovenčina: Milánsky edikt
slovenščina: Milanski edikt
српски / srpski: Милански едикт
Kiswahili: Hati ya Milano
Türkçe: Milano Fermanı
українська: Міланський едикт