Economía de Turkmenistán

Economía de Turkmenistán
Monedamanat turcomano
OrganizacionesCEI, OCE
Estadísticas
PIB (nominal)16,24 mil millones (2009)
PIB (PPA)36,64 mil millones (2010)[1]​ (101º lugar.º)
Variación del PIB11% (2009)
PIB per cápita6.900
PIB por sectoresagricultura 10%, industria 33,9% comercio y servicios 56% (2009)
Tasa de cambio2,85 manat por U$ 1
Inflación (IPC)15% (2009)
IDHsin informaciones
Población bajo la línea de pobreza30% (2004)
Coef. de Gini40,8 (1998)
Fuerza Laboral2,3 millones (2009)
Desempleo60% (2004)
Industrias principalesgas natural, petróleo y derivados, textiles, procesamiento de alimentos
Comercio
Exportaciones8,29 mil millones (2009)[1]
Productos exportadosgas natural, petróleo bruto, petroquímicos, textiles, fibra de algodón
Destino de exportacionesUcrania 51,6%, Polonia 10%, Hungría 8% (2008)[1]
Importaciones4 442 millones (2009)[1]
Productos importadosmáquinas y equipamientos, productos químicos, alimentos
Origen de importacionesRusia 16,8%, República Popular de China 16,7%, Turquía 13,8%, Emiratos Árabes Unidos 10,2%, Ucrania 7,8%, Alemania 5,5%, Irán 5% (2008)[1]
Finanzas Públicas
Deuda externa (pública y privada)5 mil millones (2009)
Ingresos1.518 millones (2009)
Gasto público1.612 millones (2009)
Ayuda económica28,25 millones (de los Estados Unidos, 2004)
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses

Turkmenistán es un país cubierto principalmente por desierto, con una agricultura intensiva en oasis irrigados, y con grandes reservas de petróleo y gas natural. La mitad de las tierras irrigadas son cultivadas con algodón. El país llegó a ser el décimo productor mundial de algodón, pero las escasas cosechas de los últimos años llevaron a una disminución de 50% en la producción.[1]

A pesar de que Turkmenistán fue uno de los países de la zona euro-asiática de la antigua URSS que menos sufrió las consecuencias económicas de la desintegración, las difíciles relaciones con las antiguas repúblicas soviéticas, llevaron al impago de parte de la deuda contraída con este país y al boicot de sus exportaciones, especialmente por Ucrania. Este proceso no se vio claramente superado por la transformación económica con el paso de un sistema comunista a uno capitalista, ya que el Estado mantiene hasta la fecha una política de escasas privatizaciones y una tecnología minera e industrial muy retrasada.

Con un autoritario gobierno ex-comunista en el poder y una estructura social tribal, Turkmenistán hace una lenta aproximación a las reformas económicas y busca utilizar las rentas de exportación de gas natural y algodón para mantener su ineficiente economía. Las metas de privatización aún son tímidas.[1]

Entre el 1998 y el 2005 Turkmenistán sufrió por la ausencia de vías adecuadas de exportación de gas natural y por obligaciones con deudas de corto plazo. Sin embargo, las exportaciones empezaron a crecer casi 15% al año entre el 2003 y el 2008 principalmente debido al alza de precios internacionales del petróleo y del gas. Nuevos gasoductos hacia la República Popular de China e Irán, que empezaron a funcionar en fines de 2009 y comienzos de 2010, propiciaron al país nuevas rutas de exportación, a pesar de que dichas nuevas vías no compensen completamente la caíd de exportaciones de gas hacia Rusia el 2009.[1]

Las perspectivas generales en el corto plazo son poco esparanzadoras debido a la importante y diseminada pobreza, a la corrupción endémica, a un sistema de educación precario, de mala calidad y con pocos recursos, al mal uso por parte del gobierno de las riquezas generadas por el petróleo y gas, y la oposición de Asjabad en adoptar reformas orientadas al mercado.[1]

Agricultura

La base económica del país la representa la agricultura, muy desarrollada gracias al complejo sistema de irrigación establecido por la Unión Soviética en las décadas de los 60 y 70 y que aprovecha los fondos freáticos situados al centro y sur del país. A ello se une un clima benévolo en algunas zonas, con características mediterráneas, lo que permite cultivos de algodón de gran calidad, frutas y hortalizas. En el cultivo de cereales destaca el trigo, el mijo y el arroz. En los últimos años se están extendiendo cultivos de uva de mesa y olivos en sustitución de algodón, que aportan más recursos a la renta agraria.

Destaca también la sericicultura (seda), la pesca y la ganadería de camellos especialmente.