Economía de Rusia

Economía de Rusia
MIBC 9th May 2012.jpg
Ciudad de Moscú, 2012.
MonedaRublo ruso
Año fiscalaño calendario
Banco centralBanco de Rusia
OrganizacionesCEI, APEC, EURASEC, G-8, G-20 y otros
Estadísticas
PIB (nominal)2.118.006 millones de Dólares (8.º)
PIB (PPA)3.938.001 (2017) [2]2014) (6.º)
Variación del PIB4,0%
PIB per cápita24.370 (PPA)
PIB por sectoresagricultura 2,2%, industria 36,8% comercio y servicios 61% (2012)
Tasa de cambio56.07 rublos por U$ 1 (2017)[3]
Inflación (IPC)4.1 anual (2017)[4]
IDH0.801 (Alto) (2014)[5]
Población bajo la línea de pobreza13% (2016)[6]
Coef. de Gini0.4 (2009)
Fuerza Laboral100,55 millones (2012)
Desempleo5.4% (2017)[8]
Industrias principalesGama completa de minería y extracción: las industrias producen carbón, petróleo, gas natural, sustancias químicas, y metales; todas las formas de máquinas: de molinos a aeronaves y vehículos espaciales; industrias de defensa incluyendo radares, producción de misiles y componentes electrónicos avanzados; construcción de barcos; vehículos de motor y equipamientos de transporte por ferrocarriles; equipamiento de comunicaciones; maquinaria agrícola, tractores y equipamiento de construcción; equipamientos para la generación y transmisión de electricidad; instrumentos médicos y científicos; bienes de consumo durables, textiles, alimentos, artesanías
Comercio
Exportaciones254.607,5 millones (2016[9]​)
Productos exportados550, mil millones (2012[2]​)
Destino de exportacionesPaíses Bajos 12,2%, Italia 9%, Alemania 6,9%, Turquía 5,9%, Ucrania 5%, República Popular de China 4,5%, Polonia 4,3% (2008)[2]
Importaciones230,8 mil millones (2012[2]​)
Origen de importacionesRepública Popular de China 14,9%, Alemania 10,6%, Japón 6,9%, Ucrania 6%, Estados Unidos 5,1%, Italia 4,1% (2012)[2]
Finanzas Públicas
Deuda externa (pública y privada)181.426 millones (2016[10]​)
Ingresos205,3 mil millones
Gasto público306,6 mil millones
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses
[editar datos en Wikidata]


Rusia ha pasado por importantes transformaciones desde el fin de la Unión Soviética, saliendo de una economía planeada centralmente, para una economía de mercado globalmente integrada. Las reformas económicas de los años 1990 privatizaron gran parte de la industria, con la notable excepción de los sectores energético y militar[11]​.

Su industria está dividida en dos bloques: uno con grandes productoras de materias primas, que tienen competitividad global —en 2012 Rusia era el principal exportador de petróleo y gas natural del mundo, así como el tercer exportador mundial de acero y aluminio bruto- y otro con otras industrias pesadas. Esta dependencia de la exportación de materias primas, aunque beneficiadas, deja el país vulnerable a los ciclos volátiles de alta y rebaja de los precios internacionales de estos productos[2]​.

Tras una crisis y recesión de corto plazo (2014-15) debido a las sanciones unilaterales de la Unión Europea y los EEUU, la economía ha vuelto a crecer un 0.3% (2016) y un 1.7% (2017), consiguiendo la economía rusa hacerse menos dependiente de Occidente y volviendo su mirada hacia las otras potencias del grupo BRICS (China, India, Brasil y Sudáfrica) así como hacia Latinoamérica y África[cita requerida].

La reforma económica en los años 1990

Rusia emprende la transición de la era soviética con ventajas y obstáculos. La producción agrícola, estaba totalmente mecanizada—[13]​.

Tras las reformas de Gorvachov el PIB se estancó. El régimen de Gorbachov falló en dirigir los objetivos fundamentales. En el momento del desmoronamiento de la Unión Soviética, el gobierno de Boris Yeltsin de la Federación Rusa había comenzado a atacar los problemas. A mediados de 1996, los resultados fueron mezclados. El sistema de planificación central dio paso a una transición a una economía de mercado[cita requerida].

La economía rusa sufrió una enorme tensión cuando se transformó de una economía planificada a un sistema de libre mercado. Las dificultades de las reformas fiscales apuntadas al desarrollo de créditos de gobierno y una dependencia en el préstamo a corto plazo para financiar el déficit presupuestario condujeron a una serie de crisis financieras en 1998. Precios inferiores para los productos que Rusia exportaba (el petróleo, gas natural y minerales) y una pérdida de confianza de inversores debido a la crisis asiática financiera exacerbó problemas financieros. El resultado fue una disminución rápida en el valor del rublo, la desaparición de inversiones extranjeras, retrasos sobre deudas estatales y privadas, una interrupción de transacciones comerciales por el sistema bancario, y la amenaza de inflación galopante. Cuando se produjo la crisis financiera de 1998 y el desplome del rublo, se hizo claro que los mecanismos de mercado en Rusia eran todavía muy imperfectos. Para finales de 1998, el PIB de Rusia se había reducido en un 5,3% en comparación con 1997, la inflación llegó a un 84%, y las reservas nacionales en oro y divisas disminuyeron en más del 30%[cita requerida].

Other Languages