Economía de Hungría

Economía de Hungría
Budapest - Business district.JPG
Modernos edificios del sector financiero de Budapest.
Moneda euro
Año fiscal 1 de enero – 31 de diciembre
Banco central Banco Nacional de Hungría
Organizaciones OMC, Unión Europea, OCDE
Mercado de valores Bolsa de Valores de Budapest
Estadísticas
PIB (nominal) 105.535 millones de euros( 2008)
PIB ( PPA) 162.038 millones de euros( 2008)
Variación del PIB -1,5 ( 2008)
PIB per cápita 16.100 euros ( 2008)
PIB por sectores agricultura 3,2%, industria 31,9% comercio y servicios 65% ( 2008)
Inflación ( IPC) 3,9% (media anual a noviembre de 2009)
IDH 0,879
Población bajo la línea de pobreza 8,6% ( 1993)
Coef. de Gini 28 ( 2005)
Fuerza Laboral 4,2 millones ( 2008)
Desempleo 5,8% ( 2016)
Industrias principales minería, metalurgia, materiales de construcción, procesamiento de alimentos, téxtiles, productos químicos (especialmente fármacos) vehículos de motor
Comercio
Exportaciones 73.770 millones de euros ( 2008)
Productos exportados máquinas y equipamientos 61,1%, otros manufacturados 28,7%, alimentos 6,5%, materias primas 2%, combustibleis y electricidad 1,6%
Destino de exportaciones Alemania 28,1%, Italia 5,6%, Francia 4,7%, Austria 4,6%, Rumania 4,5%, Reino Unido 4,5%, Eslovaquia 4,2%, Polonia 4,2% ( 2007)[1]
Importaciones 74.070 millones de euros ( 2008)
Productos importados máquinas e equipamentos 51,6%, outros manufacturados 35,7%, combustíveis e eletricidade 7,7%, alimentos 3,1%, matérias primas 2%,
Origen de importaciones Alemania 26,6%, China 7,8%, Rusia 6,9%, Austria 6,1%, Italia 4,5%, Francia 4,3%, Países Bajos 4,3% ( 2007)[1]
Finanzas Públicas
Deuda externa (pública y privada) 144,2 mil millones ( 2008)[1]
Ingresos 63,97 mil millones
Gasto público 71,69 mil millones ( 2007)[2]
Reservas internacionales 30,95 mil millones ( 2008)[1]
Ayuda económica 302,6 millones ( 2006)[2]
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses
[ editar datos en Wikidata]


Hungría, al entrar a la Unión Europea esperaba modernizar su agricultura, estabilizar su economía y asegurarla en las crisis, modernizar y ampliar sus infraestructuras y recibir ayudas económicas para el desarrollo de sus regiones. Así como otras economías de la Europa del Este, hizo una transición de una economía centralizada y planificada para una economía de mercado en los años 1990. Hoy el sector privado responde por 80% del producto interior bruto del país.[1]

Algunos expertos dicen que en conjunto, los 10 socios del este serán igual de ricos que los del oeste en 2050.[ cita requerida]

Datos históricos

La economía húngara antes de la Segunda Guerra Mundial fue orientada principalmente hacia agricultura y fabricación a pequeña escala. La posición estratégica de Hungría en Europa y su carencia alta relativa de recursos naturales también han dictado una confianza tradicional en el comercio exterior. A principios de los años 1950, el gobierno comunista obligó la industrialización rápida después del modelo Estalinista estándar en un esfuerzo a animar una economía más autosuficiente. La actividad más económica fue conducida por empresas nacionales o cooperativas y granjas estatales. En 1968, la autosuficiencia Estalinista fue sustituida por "el Nuevo Mecanismo Económico," que volvió a abrir Hungría al comercio exterior, dio la libertad limitada a los funcionamientos del mercado, y permitió que un número limitado de pequeños negocios funcionara en el sector de servicios.[2]

Aunque Hungría disfrutara de una de las economías más liberales y económicamente avanzadas del antiguo Bloque oriental, tanto a agricultura como a industria comenzaron a sufrir de una carencia de inversión en los años 1970, y la deuda externa neta de Hungría se elevó considerablemente. — de mil millones de dólares.

El gobierno Antall de 1990-94 comenzó reformas de mercado con medidas de liberación de precios y comerciales, un régimen fiscal renovado, y un sistema bancario basado en el mercado naciente. Hacia 1994, sin embargo, los gastos excesivos del gobierno y las privatizaciones dudosas se habían hecho claramente visibles. Cortes en subvenciones al consumidor condujeron a aumentos de los precios de alimentos, medicamentos, servicios de transporte, y energía. Las exportaciones reducidas al antiguo bloque soviético y el encogimiento de la salida industrial contribuyeron a una decadencia aguda en el PIB. El paro se elevó rápidamente — a aproximadamente el 12 % en 1993. La carga de deudas externa, uno de los más altos en Europa, alcanzó el 250 % de ganancias de exportación anuales, mientras el presupuesto y los déficits de cuenta corrientes se acercaron al 10 % del PBI. En marzo de 1995, el gobierno del Primer Ministro Gyula Horn puso en práctica un programa de austeridad, conectado con la privatización agresiva de empresas nacionales y un régimen crudo de cambio que promueve exportación, reducir el endeudamiento, cortar el déficit de cuenta corriente, y encoger el gasto público. Hacia el final de 1997 el déficit de sector público consolidado disminuido al 4.6 % del PBI — con gastos de sector público que se caen del 62 % del PBI a debajo de 50 déficit de cuenta corriente %—the fue reducido al 2 % del PBI, y la deuda(renta) pública fue pagada a cuenta al 94 % de ganancias de exportación anuales[ cita requerida].

En 1995 el dinero de Hungría, el Forint (HUF), se hizo convertible para todas las transacciones de cuenta corrientes, y subsecuente al ingreso de OCDE en 1996, para casi todas las transacciones de cuenta patrimonial también. Desde 1995, Hungría ha fijado el forint contra una cesta de divisas (en que el dólar es el 30 %), y el precio central contra la cesta es devaluado en un precio preanunciado, actualmente puesto en el 0.8 % por mes. El programa de privatización del gobierno se terminó en la lista en 1998: El 80 % del PBI es producido ahora por el sector privado, y los dueños extranjeros controlan el 70 % de instituciones financieras, el 66 % de la industria, el 90 % de telecomunicaciones, y el 50 % del sector comercial[ cita requerida].

Después de que el PBI de Hungría rehusó aproximadamente el 18 % a partir de 1990 hasta 1993 y cultivó sólo el 1 el %-1.5 % hasta 1996, la interpretación de exportación fuerte ha propulsado el crecimiento de PBI al 4.4 % en 1997, con otros indicadores macroeconómicos que de manera similar mejoran. Estos éxitos permitieron que el gobierno se concentrara en 1996 y 1997 en reformas estructurales principales como la realización de un sistema de pensión totalmente financiado, reforma de la enseñanza superior, y la creación de una tesorería nacional. Los desafíos económicos restantes incluyen déficits fiscales que reducen e inflación (esperó caerse al 13 % hacia el final de 1998), manteniendo equilibrios externos estables, y completando reformas estructurales del régimen fiscal, asistencia médica, y financiación de administración municipal. Recientemente, Hungría entro la OTAN en 1999 y a la Unión Europea en el 2004.

Antes del cambio de régimen en 1989, el 65 % del comercio de Hungría era con países Comecon. Hacia el final de 1997, Hungría había cambiado la mayor parte de su comercio al Oeste. El comercio con otros países de la Unión Europea y la OCDE ahora comprende más del 70 % y el 80 % del total, respectivamente. Alemania es el compañero de comercio solo más importante de Hungría. Los Estados Unidos se ha convertido en el sextomercado de exportación más grande de Hungría, mientras Hungría es clasificada como el 72 mercado de exportación más grande para los Estados Unidos. El comercio bilateral entre los dos países aumentó el 46 % en 1997 a más de 1 mil millones de dólares. Los Estados Unidos le ha extendido a Hungría membresia a una clasificación de estado más favorecida, el Sistema Generalizado de Preferencias, seguro de Corporación de Inversión en el Extranjero Privado, y acceso al Banco de Exportación - importación[ cita requerida].

Con aproximadamente 18 mil millones de dólares en la inversión directa extranjera (FDI) desde 1989, Hungría ha atraído más de un tercio de todas las inversiones en Europa central y del Este, incluso la antigua Unión Soviética. De este, aproximadamente 6 mil millones de dólares vinieron de compañías estadounidenses. El capital extranjero es atraído por incentivos de trabajo, fiscales expertos y relativamente baratos, infraestructura moderna, y un sistema de telecomunicaciones muy bueno[ cita requerida].

Hungría tiene tres millones de pensionados, que reciben de parte del gobierno cheques y otros servicios especiales. Entre los beneficiarios están las víctimas de accidentes, veteranos de la policía y el ejército, incapacitados, alcaldes, viudas, agricultores, mineros y artistas. El húngaro promedio se jubila a los 58 años. La cuenta anual de pensiones ahora supera el 10% de PIB. El gobierno colocó bonos para financiar esos gastos. En octubre, sin embargo, los inversores dejaron de comprarlos. El Fondo Monetario Internacional proveyó un rescate de emergencia para que Hungría pudiera pagar sus cuentas, pero muchos inversores internacionales huyeron del país, derribando el florín y ensombreciendo el panorama económico. Las pensiones son una carga onerosa para las arcas del país. Los empleadores y una fuerza laboral de cuatro millones de personas aportan al programa de pensiones, pero sus contribuciones no cubren todos los beneficios que el gobierno otorga. El Estado cubre la diferencia. Los hombres alcanzan la edad para jubilar a los 62 años, pero pueden retirarse antes si cumplen 40 años de servicio, lo que les da poco incentivo para que continúen trabajando. También hay una infinidad de formas, dicen los críticos, para que los empleados se jubilen incluso antes.[3]

Other Languages