Economía de Francia

Economía de Francia
La Defense rascacielos.jpg
La Défense, un centro económico y financiero, cerca de París.
Moneda1 euro (€1) = 100 céntimos[1]
Año fiscalaño calendario
Banco centralBanque de France
OrganizacionesUnión Europea, G-20, G-8, FMI, OECD, UNCTAD, OMC, Eurozona
Mercado de valoresBourse de Paris
Estadísticas
PIB (nominal)Crecimiento USD 2.574.807 millones (2017) (Fuente: FMI) [2]
PIB (PPA)Crecimiento USD 2.826.456 millones (2017) (Fuente: FMI) [3]
Variación del PIB0.4 % (2016) - (Fuente: BM)[4]
PIB per cápita

Crecimiento US$ 39.673 dólares
(Nominal - 2017) (Fuente: FMI) [5]

Crecimiento US$ 43.550 dólares
(PPA-2017) (Fuente: FMI) [6]
PIB por sectoresAgricultura: 2,2%
Industria: 20,3%
Servicios: 77,4%
Inflación (IPC)1,2% (ene 2010)
IDH0,952
Población bajo la línea de pobreza6,2%[1]
Coef. de Gini0.30
Fuerza Laboral28,5 millones
Desempleo10% (marzo de 2016)
Industrias principalesMaquinaria, sustancias químicas, coches, metalurgia, avión, electrónica, textil, industria alimenticia, turismo.
Comercio
Exportaciones445.000 millones de euros (2009)
Productos exportadosMáquinas y aparatos mecánicos, vehículos automóviles, navegación aérea o espacial, productos farmacéuticos.
Destino de exportacionesBandera de Alemania Alemania 15%
Bandera de España España 9%
Bandera de Italia Italia 9%
Bandera de Reino Unido Reino Unido 8%
Bandera de Bélgica Bélgica 7%.
Importaciones468.500 millones de euros (2009)
Productos importadoscombustibles minerales, máquinas y aparatos mecánicos, vehículos automóviles, aparatos y material eléctrico.
Origen de importacionesBandera de Alemania Alemania 19%
Bandera de Bélgica Bélgica 11%
Bandera de Italia Italia 8 %
Bandera de España España 7%
Bandera de los Países Bajos Países Bajos 7%
Bandera de Reino Unido Reino Unido 5%.
Finanzas Públicas
Deuda externa (pública y privada)4,396 billones
Deuda externa pública67% del PIB[1]
Ingresos1,439 billones[1]
Gasto público1,525 billones[1]
Reservas internacionales115 mil millones
Ayuda económicaODA: 10,1 mil millones (2006)
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses
[editar datos en Wikidata]


La economía de Francia es la quinta economía más grande del mundo, con un Producto Interno Bruto (nominal) de 2 billones, 574.807 millones de dólares) en 2017 en términos absolutos. A nivel regional, la francesa es la segunda mayor economía de Europa, detrás de Alemania.

El sector de los servicios ocupa al 75% de la población, mientras que el primario a menos del 2% y el secundario al 24%. La economía francesa es una economía cada vez más abierta, representando un lugar importante en el comercio internacional. Francia es el quinto país por sus exportaciones y el sexto por sus importaciones. En 2016, las exportaciones francesas representaron al 20% del su PIB y las importaciones un 23%. La tasa de desempleo sigue siendo más alta que la de otros países desarrollados.

La industria química es un sector clave para Francia, ya que esto ayuda a desarrollar otras actividades de fabricación y contribuye al crecimiento económico. La industria turística de Francia es un componente importante de su economía, ya que Francia es el destino más visitado del mundo. Sophia Antipolis es el principal centro tecnológico de la economía de Francia. Según el Fondo Monetario Internacional, en 2013, Francia fue el vigésimo país del mundo por PIB per cápita con USD 44,099 dolares por habitante. En 2013, Francia se incluyó en el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas con 0,884 (muy alto desarrollo humano) y en el puesto 25 en el Índice de Percepción de la Corrupción. La OCDE tiene su sede en París, la capital financiera de la nación.

La economía de Francia entró en la recesión de finales de la década de 2000 más tarde y pareció salir antes que la mayoría de las economías afectadas, solo soportando cuatro cuartas partes de la contracción. Sin embargo, Francia experimentó un crecimiento estancado entre 2012 y 2014, con una expansión de la economía de 0% en 2012, 0,8% en 2013 y 0,2% en 2014, aunque el crecimiento repuntó en 2015 con un crecimiento del 0,8% y un crecimiento de 1.1% para 2016, y un crecimiento pronosticado de 1.6% para 2017 y 1.8% para el año 2018, ambos pronostican un crecimiento para cada uno de los niveles más altos desde 2011 (2.1%).

En 2017, el 10 % más rico de los franceses poseen más de la mitad de la riqueza del pais mientras que el 50 % de los más pobres tienen el 5 %.[7]

Historia reciente

Comparación del PIB per cápita nominal de Alemania, Francia, Reino Unido y World Population, GDP and Per Cápita GDP, 1-2010 AD.

Desde sus inicios, el poder económico de Francia ha sido a menudo vinculado a la demografía. En virtud de Luis XIV, fue el país más poblado de Europa y, por tanto, el económicamente dominante. Estaba, sin embargo, obstaculizada por la debilidad estructural de sus flota mercante y militar.

Mientras que la primera Revolución Industrial comenzó en Inglaterra en el siglo XVIII (que le permite superar Francia), y luego se extiende al Benelux, Francia solo la conoció durante la segunda mitad del siglo XIX, gracias a la liberalización económica bajo el Segundo Imperio y el comienzo de la Tercera República. A fin del siglo, Francia era un país próspero y poderoso, que había superado la potencia económica de Inglaterra y que seguía extendiendo y ampliando sus asentamientos.

En 1880, producía el 10% de la producción mundial. Luego, su poder económico se debilitó gradualmente por de las malas políticas económicas y un bajo crecimiento de su población agrícola[cita requerida]. En el siglo XX, las guerras mundiales y la descolonización redujeron su peso.

Entre 1946 y 1973, vivió un período de fuerte crecimiento (un promedio de 5% por año) que el economista Jean Fourastié clasificado como los Treinta Gloriosos. Este fuerte crecimiento se debía principalmente a unas periodos muy importantes de trabajo y a un fuerte aumento de la productividad, gracias a la actualización tecnológica respecto a la potencia dominante, los Estados Unidos, pues la economía francesa tenía mucho retraso económico. Así, en 1950, el ingreso promedio de un francés representaba poco más de la mitad de la de un americano (55%), mientras que llegó a las cuatro quintas partes en 1973.que dio forma al Estado de Bienestar. El Estado, en los países occidentales, asumió tareas activas en relación con las posibilidades de incidir directamente sobre la actividad económica, en cuestiones como el nivel de empleo, de demanda y de inversión.

El final de la recuperación coincidía con el final del período de fuerte crecimiento. La fuerza de trabajo hace poco crecimiento durante este período, a pesar del baby boom, porque la fuerza de trabajo hacía estudios más largos que antes. La economía francesa se ha beneficiado de Mercado Común Europeo, desde 1957. Francia fue uno de los países fundadores de la Unión Europea en los años cincuenta.

Los franceses disfrutan de un alto nivel de vida, pero su sentido es vivir un período de crisis desde el final de los Treinta Gloriosos. Durante mucho tiempo, esta "crisis" no impidió un crecimiento significativo, y mantener la economía a nivel mundial envidiable, pero desde el decenio de 1980, los temas de "declive" y el temor de la competencia extranjera (la globalización, incluso la integración europea) han sido mucho más importante, mientras que los indicadores económicos son cada vez más alarmantes. En particular, el desempleo ha aumentado y, a pesar de un descenso a partir de 1997, la tasa media de desempleo sigue siendo más de 3 puntos de la de los países del G7.

En Francia en 1990, el PIB per cápita en PPP representaba el 75% del de los Estados Unidos, frente al 70% en 2006. Durante años, Francia ha seguido siendo la cuarta economía más grande, y la diferencia con Gran Bretaña (2.346 millones en 2006) ha sido baja. En cambio, el exceso en este ranking por China, y después por la India, es inevitable.

Algunas estadísticas macroeconómicas muestran una disminución significativa en una parte de las clasificaciones económicas internacionales sobre los veinticinco últimos años. En 1980, Francia fue uno de los países más ricos del mundo: el PIB per cápita fue el sexto más grande del mundo, detrás de los Estados Unidos, Suiza, Luxemburgo, Islandia o Canadá. Se superaba algunos rivales económicos como Alemania, Japón o el Reino Unido. El nivel de vida en los países escandinavos también estaba por debajo del francés. El decenio de 1980 fue de relativo declive económico.

En 1994, el PIB per cápita de los franceses era el décimo tercero a escala global. Algunas economías, como las de Alemania o Japón, han visto un aumento importante. Otros han sufrido una caída aún más fuerte que la francesa, como la de Canadá.

En 1999, la introducción de la moneda única marco el deseo de estrechar la cooperación económica de la mayoría de los países de la Unión Económica y Monetaria. En 2004, el PIB per cápita en Francia es el 16 o 17 más grande del mundo.

En 2005, la deuda pública francesa superó el 60% del PIB. La tasa de actividad de los franceses es inferior a la de los otros países desarrollados, por la entrada tardía de los jóvenes en la vida laboral (22 años en promedio), la reducción de la edad efectiva de jubilación (57 años) y la baja tasa de empleo de la población en edad de trabajar. El tiempo legal de trabajo se redujo a 35 horas semanales en 2002

La tasa de empleo (63,8% en 2006), cerca de la media europea (64,8%) es inferior a la UE-15 (66,2%), y el promedio de los países desarrollados, especialmente para personas de la tercera edad, los jóvenes menores de 30 años y poco calificados.

El crecimiento del PIB per cápita francés es menor que la de otros países durante los dos últimos decenios. Durante los últimos años una fuerte oposición social en contra de las reformas del mercado laboral ha impedido que el gobierno intente reactivar la economía a costa de la seguridad de los trabajadores. En 2007, el gobierno ha lanzado importantes esfuerzos para reformar la economía. En 2007, el déficit del presupuesto público ha vuelto a estar dentro de la limitante del 3% del PIB impuesta por la Unión Europea, y el paro ha bajado de 9%.

Francia atraviesa por una transición, desde una economía moderna y desarrollada con una importante presencia del gobierno, hacia una donde el mercado carece de regulaciones. El gobierno ha privatizado varias grandes empresas, bancos y aseguradores. Aún tiene una fuerte presencia en algunos sectores, particularmente la energía, el transporte público, la defensa y la industria. Las telecomunicaciones se abren cada vez más a la competencia. La presión fiscal es una de las más altas en Europa (casi el 45% del PIB).

En 2017, el endeudamiento del sector público alcanza el 98 % del PIB, y el endeudamiento del sector privado el 130 % del PIB. En diez años, la deuda de las empresas francesas aumentó de 750 mil millones de euros.[8]

Other Languages