Economía de Colombia

Economía de Colombia
2018 Bogotá, Cund - Colombia may (2).jpg
Estadísticas
PIB (nominal)Crecimiento $333,114 mil millones (2018 est.)[1]​ (38.º)
PIB (PPA)Crecimiento $744,696 mil millones (2018 est.)[1]​ (31.º)
Variación del PIB2,0% (2016) 1,8% (2017)
2,7% (2018e) 3,3% (2019p)[2]
PIB per cápita
  • Crecimiento $6,684 (nominal, 2018 est.)[1]​ (87°)
  • Crecimiento $14,943 (PPA, 2018 est.)[1]​ (78°)
PIB por sectores
Tasa de cambio2.867,94 pesos = 1 dólar (09 de Julio de 2018 - Fuente: [1]
Inflación (IPC)
  • 3,354% (2019 est.)[1]
  • 3,238% (2018 est.)[1]
  • 4,314% (2017)[1]
IDH
  • Sin cambios 0,747 alto (2017)[4]​ (90°)
  • 0,571 IDHD (2017)[5]
Población bajo la línea de pobreza26,9 (2017) (Fuente: DANE)[6]
Coef. de GiniGreen Arrow Down.svg 49,7 alto (2017)[7]
Fuerza Laboral25.402.841 de personas (2016) (Fuente: Banco mundial) [8]
Desempleo9,7% (Mayo de 2018) (Fuente: Departamento Administrativo Nacional de Estadística[9]
Industrias principalesalimenticia, de bebidas, calzado, equipos mecánicos y de transporte, armamentística, floricultura, ganadería, minería, petrolera, química y textiles.
Comercio
ExportacionesCrecimiento $39,48 mil millones (2017 est.)[10]
Productos exportadospetróleo, carbón, esmeraldas, café, níquel, flores cortadas, plátanos, prendas de vestir
Destino de exportaciones
ImportacionesCrecimiento $44,24 mil millones (2017 est.)[10]
Productos importados
  • Productos químicos y medicamentos 16,6%
  • Vehículos y transportes 15,3%
  • Maquinaria y equipos 11,3%
  • Alimentos, bebidas y agrícolas (maíz amarillo, soya, cebada, algodón) 10,5%
  • Combustibles refinados 9,9%
  • Metalúrgicos y metálicos 7,7%
  • Celulares y equipos de comunicación 5,9%
    (2012)[12]
Origen de importaciones
Finanzas Públicas
Deuda externa (pública y privada)Red Arrow Up.svg $124,6 mil millones (31 de diciembre de 2017 est.)[10]
Deuda externa privadaUS$ 49,005 millones. (15.8% del PIB Nominal) (Proyectado 2017 - Fuente: Ban Rep)[14]
Deuda externa públicaU$S 71,329 millones. (21.3% del PIB Nominal) (Proyectado 2017 - Fuente: Ban Rep)[14]
Deuda interna públicaRed Arrow Up.svg 49,4% del PIB (2017 est.)[10]
Ingresos83,35 mil millones (2017 est.)[10]
Gasto público
  • 91,73 mil millones (2017 est.)[10]
  • Déficit: −2,7% del PIB (2017 est.)[10]
Reservas internacionalesCrecimiento $47,13 mil millones (31 de diciembre de 2017 est.)[10]
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en dólares estadounidenses

La economía de Colombia es de ingresos medianos-altos.[16]

Hasta los años 1950 e incluso hasta la década anterior, el principal medio de Colombia para obtener divisas se centró principalmente en las ventas externas de café. Sin embargo, existen varios sectores que hicieron que Colombia fuera uno de los países más reconocidos por su producción, como son las esmeraldas y la floricultura. También se destacan los sectores de la industria automotriz, textiles y es un gran exportador de oro, zafiros y diamantes, entre otros productos.

Colombia participa en varias organizaciones y comunidades internacionales en busca de cooperación y consolidación de acciones para el desarrollo económico. A nivel global, forma parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)[18]

Historia

Antes de la formación del Estado Colombiano

La economía prehispánica era comunal y de intercambio sí comercial, o trueque entre los habitantes del actual territorio de Colombia. La producción se aplicaba en función del auto abastecimiento, según las necesidades. La agricultura se basaba en maíz, seguido de la papa y de otros productos menores: cubios peraban telares que fabricaban vestimenta y estampados para los pobladores de la región.

El periodo económico colonial se caracterizó por la dependencia de las directivas de la metrópoli española. A diferencia del periodo indígena colombiano, el intercambio en la colonia adquirió un carácter comercial y mantuvo, en lo básico, el esquema indígena de producción. La minería adquirió un nuevo relieve y fue aceptada por los españoles, que remitían a España numerosos despachos de oro, plata y esmeraldas. La carencia de exportaciones y la sujeción al mercado interno, agregadas a una abrumadora política impositiva por parte de las autoridades españolas, fueron las dos causas económicas principales que precipitaron el movimiento de la independencia.[19]

Aunque los gobernantes españoles incentivaron el comercio libre entre los virreinatos, nunca lograron consolidarlo; la Corona intentó limitar el poder de los consulados o gremios de comerciantes de Cádiz y Sevilla sobre el comercio con la metrópoli, y el del consulado de Cartagena sobre la distribución de las mercancías de ultramar en el interior de la colonia, pero no promovió una apertura a fondo ni propició una mayor competencia. Sin embargo, el Virreinato de la Nueva Granada logró un notable crecimiento económico durante la segunda mitad del siglo XVIII, que se frenó desde 1808 con el colapso de España a causa de la invasión y la guerra contra las fuerzas de Napoleón. El crecimiento luego se tornó negativo debido a la interrupción del comercio, las cruentas guerras de Independencia, la decadencia del esclavismo y el estancamiento del comercio internacional.

Desde la independencia hasta finales del siglo XIX

La independencia inauguró un proceso de inestabilidad política que resultó costoso, aunque se inició una serie de reformas que empezaron a modernizar la economía de la nueva república.[24]

Por otra parte, la deuda externa colombiana se inició en 1820, cuando el vicepresidente Francisco Antonio Zea, firmó un acuerdo con los acreedores británicos, reconociendo las obligaciones contratadas durante el periodo de la independencia, sobre todo por Luis López Méndez. Posteriormente Zea obtuvo otro crédito de 2 millones de libras esterlinas, destinado en su mayor parte a pagar la deuda pendiente. Sin embargo, ante la difícil situación fiscal, en 1824 el gobierno contrató un nuevo empréstito que no evitó que se presentara dos años después, otra crisis fiscal, como consecuencia del presupuesto de defensa y los bajos ingresos tributarios.[26]

Del mismo modo, primó un intercambio comercial desigual para el país. Llegaban más productos del extranjero de lo que Colombia podía vender en otros países.[33]

En medio de la inestabilidad institucional, se dirimió la histórica disputa entre comerciantes y artesanos en la Guerra civil de 1854, en la cual el artesanado fue derrotado, previa alianza de un grupo liberal y el partido conservador. Esta guerra tradujo las tensiones entre la naciente industria manufacturera y los comerciantes importadores,[35]

En cuanto a la renta per cápita, esta aumentó cerca del 20% entre 1850 y 1880, a un ritmo de 0,5% anual.[36]

El café ha sido, tradicionalmente, uno de los principales productos de exportación de Colombia.
Comparación del PIB per cápita nominal de Colombia, Ecuador, Perú y World Population, GDP and Per Capita GDP, 1-2010 AD.

El "despegue cafetero" (1900-1928)

Al comenzar el siglo, el café ya había tomado posición como el producto básico de la economía de Colombia en el campo de las exportaciones.[38]

El desarrollo del sector cafetero permitió el crecimiento del mercado interno y un mejoramiento en la red de comunicaciones que favoreció una cierta integración de los diversos mercados regionales.[39]​ Sin embargo, las dificultades geográficas crearon un sistema de transportes con escaso desarrollo del mercado interno al punto que hasta bien entrado el siglo XX la mayor parte del transporte se hacía a través de caminos de herradura, con diseños que se trazaban sin ninguna técnica, siguiendo las crestas de las montañas muchas de las veces intransitables en las temporadas de invierno. Tampoco hay que olvidar la frecuente utilización de cargueros humanos, más seguros cuando se trataba de transportar a otras personas.

Crisis Mundial (1929-1945)

La producción cafetera durante los años 1930 se mantuvo dinámica, gracias a las exportaciones realizadas a los Estados Unidos y a Alemania, pero la sobreproducción brasileña afectó negativamente los precios mundiales del grano.[41]

La crisis mundial iniciada con el colapso financiero de 1929 y su profundización causada por la Segunda Guerra Mundial, afectó el comportamiento económico de Colombia. Los acontecimientos auspiciaron la adopción de una serie de medidas proteccionistas encaminadas a evitar la competencia contra industrias dinámicas en la época, como era el caso de la industria textil. Cabe destacar que las diversas medidas adoptadas en el frente monetario, cambiario, fiscal y externo -principalmente mediante el manejo de aranceles y el establecimiento de un control directo sobre las importaciones- y cafetero se llevaron a cabo al margen de cualquiera de los preceptos teóricos que florecían por la época, especialmente de las visiones keynesianas y más tarde las cepalinas.

Entre 1945 y 1989

El comportamiento macroeconómico en la primera mitad de los años cincuenta se vio beneficiado por los elevados precios del café, que favoreció la disponibilidad de recursos y, por tanto, el financiamiento de sectores como la industrial. El posterior colapso de los precios del café y la consiguiente ausencia de recursos para financiar el desarrollo industrial, llevaron a que a finales de los cincuenta y comienzos de los sesenta se reforzaran medidas proteccionistas como las que habían sido adoptadas años atrás. Sin embargo, la escasa diversificación de la base exportadora y la amplia evidencia de la excesiva dependencia del café para acceder a divisas, planteó la necesidad de iniciar un proceso de promoción de exportaciones. Así, en esta ocasión el proteccionismo implantado estuvo acompañado por unas medidas encaminadas a promover las exportaciones de productos no tradicionales, especialmente industriales.[42]

Gracias a estas medidas, durante la segunda mitad del siglo XX el PIB se multiplicó por cuatro. Sin embargo, en relación al gasto público, durante los años 1950-80 se produjeron déficits seguidos de superávits, lográndose finalmente superar el nivel de superávit del inicio del periodo.[45]

Desde 1990

Colombia - Indicadores Macroeconómicos 2002-2011.
Composición actual de las exportaciones de Colombia.

Al entrar los noventa, se inició un nuevo periodo económico conocido como Apertura económica , que buscaba insertar al país en el proceso de globalización económica y como parte llamado Consenso de Washington (1989). La recesión mundial, destacada por la globalización y por la crisis de los países asiáticos, ha causado estragos en América Latina y afectado de manera grave a Colombia.[46]​ Si bien se ha logrado la meta de reducir la inflación a un dígito, los índices de desempleo, perdida de poder adquisitivo, caída de la producción y del sector agropecuario, señalados por el DANE para 1999, son muy desfavorables. Sin embargo, para los tres primeros meses de 2000, se estimó una reactivación del 6 % en la producción industrial.[48]

Pero, en 1998, la desaparición del UPAC,[50]​ y la caída en las exportaciones tradicionales, condicionadas por el fuerte golpe a las economías asíaticas durante su crisis, hizo que el desempeño en dicha época fuera pésimo. Y con ello, el servicio de deuda tuvo un contradictorio resultado: Se contrajo, pero los costos de pago se vieron incrementados, llevando a aumentar la percepción de crisis, ya que, el gobierno, no teniendo recursos disponibles, tuvo que echar mano de empréstitos externos para poder sobrellevar la situación.

A marzo de 2000, el Banco de la República reveló que la deuda externa colombiana llegó a US$36.000,000.000, de los cuales 24.490 millones corresponden al sector público. El total de la deuda equivale al 41,3% del PIB, lo cual, según los analistas nacionales e internacionales, «es preocupante» y explica al aumento en la severidad de los ajustes en la política económica y fiscal del Gobierno.[36]

Desde inicios de la década de 1990, Colombia ha dejado de lado la sustitución de importaciones y ha abierto nuevos mercados.[51]

Economía en la era del Pos-Conflicto

Una de las ventajas de los Acuerdos de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC fue el crecimiento en el turismo teniendo en cuenta un crecimiento sostenido de la tasa de visitantes extranjeros al país, teniendo en cuenta que en el año 2010, justo al iniciar el periodo del presidente Santos, había una entrada de divisas 3440 millones de dólares mientras que para el año 2017 generó una entrada de 5.490 millones de dólares, lo que representó un aumento del 68%. [52]

De hecho, el presidente electo en 2018, Ivan Duque Marquez, afirmó que el turismo se puede convertir en el nuevo petróleo de Colombia dado que las exportaciones del hidrocarburo se encuentran en 9.000 millones de dólares mientras que el Banco de la República proyecta exportaciones por 7.000 millones de dólares en turismo. [53]