Economía de Bélgica

La moderna economía de mercado de Bélgica se beneficia de la privilegiada localización geográfica del país en Europa, por una red de transportes bastante desarrollada y por una base industrial y comercial diversificada.[1] La industria está concentrada principalmente en la región de Flandes, al norte.

Con pocos recursos naturales, el país importa grandes cantidades de materias primas (MP) y exporta principalmente manufacturados. El resultado es una economía muy dependiente de los mercados mundiales.

Cerca de 3/4 del comercio del país es hecho con otros países de la Unión Europea.[1]

El país es lo 18º en el ranking de competitividad del Foro Económico Mundial.[2]

Moneda

Su moneda anterior era el franco belga; desde el 1 de enero de 2002 es el euro, moneda de la Unión Europea.

Other Languages