ETA político-militar

ETA político-militar
Eta zigilua.jpg
Sello de ETA, utilizado por ETA-pm como anagrama.
Operacional 1974-1986
Objetivos La creación de un estado independiente socialista en Euskal Herria
Regiones activas España y Francia
Ideología Marxismo-leninismo, nacionalismo vasco[1]
Brazo político Euskal Iraultzarako Alderdia (EIA)
[ editar datos en Wikidata]

ETA político-militar, ETA (pm) o ETA-pm (en euskera, ETA politiko-militarra) fue una organización independentista del País Vasco ( España) que utilizaba el terrorismo como forma de actuación política. Existió bajo diferentes nombres y con repercusión variable entre 1970 y 1986.

Durante el verano de 1970 se celebra la VI Asamblea de la primera ETA, que marcaría un giro de la misma hacia posiciones claramente marxista-leninistas. Un sector entonces minoritario decidió no participar y, poco después, creó la nueva ETA-V Asamblea. Progresivamente, la nueva organización fue creciendo y sustituyendo a la antigua ETA en el papel dirigente del sector del nacionalismo vasco partidario de usar métodos violentos. A finales de 1974, un sector minoritario de ETA-V Asamblea abandonó la organización debido a diferencias tácticas y fundó ETA militar. A partir de ese momento y para distinguir a las dos ramas del movimiento terrorista, ETA-V pasó a ser conocida como «ETA político militar».[1]

Las diferencias entre ambos grupos armados fueron originalmente de tipo organizativo, pero acabaron derivando en una estrategia diferente a la hora de encarar la Transición, tras la muerte del dictador Francisco Franco en noviembre de 1975. ETA-pm, que originalmente era la principal organización armada vasca, apostó en la conocida como VII Asamblea, por dar prioridad a la vía política frente a la vía militar durante ese proceso. ETA-pm no renunció a las acciones armadas, pero las consideraba complementarias de la estrategia política y siempre supeditadas a la misma. Esta decisión estratégica se produjo no sin tensiones internas, que finalmente desembocaron en el abandono de la organización por buena parte de su aparato militar, los "Komando Bereziak" (Comandos Especiales) o Berezis, que se unieron principalmente a ETA militar en 1977 o entraron a formar parte de los Comandos Autónomos Anticapitalistas. Algunos miembros procedentes de los "Komando Bereziak" de ETA (pm) que prosiguieron la actividad armada en ETA (m) y alcanzaron puestos en la dirección fueron Antxon Etxebeste o Pakito Mujika Garmendia.

Por iniciativa de ETA (pm) se creó la llamada Alternativa KAS en 1976 como programa político de mínimos que agrupara a las organizaciones independentistas vascas y en 1977 ETA (pm) apoyó la creación de un partido independentista de izquierdas, llamando Euskal Iraultzarako Alderdia (EIA), que se presentó a las elecciones de 1977, como parte de la coalición Euskadiko Ezkerra (EE). Euskadiko Ezkerra entró de lleno en el juego político a partir de 1977 tomando parte en el proceso constitutivo de la autonomía del País Vasco. Durante ese periodo ETA-pm adoptó un perfil bajo sin realizar asesinatos ni acciones armadas que pudieran resultar impopulares entre sus bases y que por tanto interfirieran en la actividad de Euskadiko Ezkerra.

Sin embargo, a partir de 1979 ETA-pm comenzó a variar su estrategia al constatar que el Estatuto de Autonomía que se estaba gestando para el País Vasco podía no colmar sus aspiraciones políticas. ETA-pm comenzó a cometer acciones selectivas y de gran repercusión que buscaban reforzar la posición negociadora vasca frente al gobierno español. Entre esas acciones se encontraban atentados contra intereses turísticos españoles o secuestros y ataques directos contra políticos del partido gobernante, la UCD. Estas acciones acabaron poniendo a Euskadiko Ezkerra en una posición difícil y comprometida, y dirigentes de esta formación como el ex-etarra Mario Onaindia o Juan María Bandrés acabaron convenciéndose de que ETA-pm debía disolverse definitivamente para dejar paso definitivo a la vía política.

Comenzó un periodo en el que, por una parte, Euskadiko Ezkerra comenzó a distanciarse y rechazar más claramente la estrategia terrorista, mientras iniciaba contactos con el Gobierno para negociar medidas de gracia a las que pudieran acogerse los miembros de ETA-pm. Por otra parte, paradójicamente ETA-pm recrudeció su actividad armada en vistas a fortalecerse de cara a una eventual negociación con el gobierno. En 1981, tras el intento de golpe de estado del 23-F, ETA-pm declaró una tregua que duró cerca de un año. Al finalizar la tregua a comienzos de 1982, la organización celebró una asamblea, conocida como VIII Asamblea, en la que vencieron los partidarios de proseguir la lucha armada. Sin embargo, las tesis de Euskadiko Ezkerra ya habían calado dentro de ETA-pm. El sector minoritario pero muy significativo de la organización que había perdido la VIII Asamblea decidió abandonarla bajo el nombre de ETA-pm (VII Asamblea) y sus miembros renunciaron ese mismo año a la lucha armada, acogiéndose en bloque a las medidas de gracia negociadas entre EE y el gobierno español. Este hecho se suele conmemorar como la disolución de ETA-pm, aunque en realidad fue una escisión minoritaria de la organización la que se autodisolvió el 30 de septiembre de 1982. Ese mismo año Euskadiko Ezkerra, dirigido por Mario Onaindia, convergió con el sector mayoritario del Partido Comunista de Euskadi, de Roberto Lertxundi. Años después, en 1993, EE acabaría fusionándose con el Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) formando el actual Partido Socialista de Euskadi-Euskadiko Ezkerra (PSE-EE).

ETA-pm, conocida a partir de 1982 como ETA-pm (VIII Asamblea), siguió existiendo unos años más. Sin embargo, se encontraba herida de muerte; sin el apoyo social de Euskadiko Ezkerra y su entorno, que dieron la espalda a esta organización, y sometida al acoso policial en España y Francia. Disensiones internas en la organización acabaron dividiéndola en 1984 en tres grupos; los partidarios de seguir el camino de reinserción abierto en 1982, que fueron abandonando la lucha armada a título individual; los partidarios de seguir la lucha armada integrándose en ETA-m, conocidos como milikis, que fueron admitidos en esta organización en febrero de 1984; y un grupúsculo que siguió existiendo bajo las siglas de ETA-pm (VIII Asamblea) hasta al menos 1986, sin prácticamente ningún tipo de repercusión. Estos últimos desaparecieron sin una declaración formal de disolución tras ser detenidos sus últimos dirigentes en libertad.

La división de ETA

En la asamblea de Euskadi Ta Askatasuna (ETA) de agosto de 1973, realizada en la localidad francesa de Hasparren, se produjo el enfrentamiento de las dos secciones especializadas que venían conviviendo en el seno de la organización, el Frente Militar y el Frente Obrero. El Frente Militar agrupaba a los militantes de ETA que llevaban a cabo la lucha armada contra el régimen franquista, mientras que el Frente Obrero agrupaba a la militancia de ETA que realizaba una labor política o sindical clandestina. Este último acusaba al primero de haber subordinado todo el aparato a la estrategia terrorista. Entre ambos grupos hubo fuertes disensiones en 1973 y 1974.

Algunas de las acciones realizadas por el Frente Militar, que no habían sido previamente consensuadas ni consultadas con el Frente Obrero, especialmente el asesinato en diciembre de 1973 del almirante y presidente del Gobierno Luis Carrero Blanco, provocaron que la represión del régimen franquista se cebara en los integrantes del Frente Obrero. En el verano de 1974 una parte importante de los miembros del Frente Obrero, radicada en Guipúzcoa, abandonaron la organización y fundaron el partido Langile Abertzale Iraultzaileen Alderdia (LAIA).

Otro hecho que marcó una brecha entre el Frente Militar y el resto de la organización fue el atentado de la cafetería Rolando en la calle del Correo de Madrid el 13 de septiembre de 1974. Una bomba mató a una docena de clientes de la cafetería produciendo la primera matanza indiscriminada de civiles de la historia de ETA.

Posteriormente, se celebró una nueva asamblea donde la dirección de ETA propuso una reorganización de la organización para establecer una nueva relación entre sus frentes. En la dirección debería existir una estructura única político-militar a la que estarían subordinados los frentes, que tendrían un funcionamiento autónomo en su ámbito de actuación. Sin embargo, la mayoría del Frente Militar se opuso a esta estructura organizativa y defendió que la lucha armada debía separarse completamente de la lucha de masas.

De esta forma, en octubre de 1974, se consuma la separación entre las dos corrientes de ETA, que quedan organizadas en dos ramas: por un lado, una rama político-militar, formada por la mayor parte de la dirección, los integrantes del Frente Obrero y mayoritaria entre la militancia (los "polimilis"); y por otro, la rama militar, formada por una mayoría de los integrantes del Frente Militar (los milis), que sería liderada por Argala.

ETA militar adoptará a partir de ese momento una filosofía de enfrentamiento armado contra el Estado, atentando contra el ejército, las Fuerzas de Seguridad, supuestos colaboracionistas, etc. Mientras que ETA político-militar planteará un mayor énfasis en las actividades políticas (apoyo a huelgas, formación de partidos y sindicatos, etc.), pero sin renunciar a la lucha armada. Para ello formará los denominados Komando bereziak (comandos especiales), que se encargarán de las acciones violentas. La lucha armada quedaría en cualquier caso subordinada a la política.

Other Languages