EBR-II

El Experimental Breeder Reactor-II (EBR-II) es un reactor refrigerado por sodio con una tasa de energía térmica de 62,5 megavatios (MW), un circuito cerrado intermedio secundario de sodio, y una planta de vapor que produce 19 MW de energía eléctrica a través de un generador de turbina convencional. La intención original en el diseño y funcionamiento del EBR-II era la de demostrar una planta de energía de un reactor de completo de realimentación con un reprocesado en la misma planta de combustible metálico. La demostración fue llevada cabo con éxito desde 1964 a 1969. El objetivo principal fue entonces cambiado a la prueba de combustibles y materiales para futuros reactores de metal líquido mayores en el entorno de radiación del núcleo del reactor EBR-II. Funcionó como un prototipo de Reactor integral rápido. Con un coste de más de $32 millones, alcanzó su criticidad por primera vez en 1965 y estuvo en funcionamiento durante 30 años. Se le hizo funcionar para producir cerca de un megavatio de calor y 300 kilovatios de electricidad, aunque era capaz de producir mucho más.

Diseño

El combustible se compone de varillas de uranio de 5 milímetros de diámetro y 13 pulgadas de largo. El uranio enriquecido al 67% de uranio-235 inicial lo estaba a aproximadamente el 65% al substituirlo. También contiene 10% de zirconio. Cada elemento de combustible se inserta en un tubo de paredes delgadas de acero inoxidable en el que también se inserta una pequeña cantidad de metal de sodio, El tubo es cerrado en su parte superior mediante soldadura para formar una unidad de 29 pulgadas de largo. La finalidad del sodio es la de funcionar como un agente de transferencia de calor. A medida que el uranio incrementa su fisión, se generan fisuras que el sodio rellena. Se obtiene un importante producto de fisión, el cesio-137, lo que lo convierte en intensamente radiactivo. El vacío por encima del uranio recoge los gases de fisión, principalmente criptón-85. Los espacios de las agujas dentro de envoltorios hexagonales de acero inoxidable de 92 pulgadas de largo están dispuestos en forma de colmena; cada unidad tiene cerca de 10 libras de uranio. En total, el núcleo contiene cerca de 680 libras de combustible de uranio, y a esta parte se la conocer como el “driver”.

El núcleo del EBR-II puede acomodar hasta 65 subconjuntos experimentales para pruebas de radiación y fiabilidad de funcionamiento, alimentados con una variedad de combustibles metálicos y cerámicos – los óxidos, carburos o nitruros de uranio y plutonio, y aleaciones metálicas de combustible tales como el combustible de uranio-plutonio-zirconio para el Reactor integral rápido. Otras posiciones de subconjuntos pueden contener experimentos de materiales estructurales.

Other Languages