Dulcinea del Toboso

Dulcinea (1957), escultura de F. Coullaut-Valera en la Plaza de España (Madrid).

Dulcinea del Toboso es un personaje ficticio de la novela El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha,[3]

Don Quijote, Primera Parte

Don Quijote, antihéroe y protagonista, es un hidalgo caballero que decide salir en busca de aventuras. La tradición impone, según sus lecturas de novela de caballerías, que todo noble caballero tenga una dama en su corazón a quien dedicarle sus victorias.

«Se cree, que en un lugar cerca del suyo había una moza labradora de muy buen parecer, de quien él un tiempo anduvo enamorado, aunque, según se entiende, ella jamás lo supo ni le [en algunas ediciones, "se"] dio cuenta de ello.»[4]

«Llamábase Aldonza Lorenzo, y a ésta le pareció ser bien darle título de señora de sus pensamientos; y, buscándole nombre que no desdijese mucho del suyo y que tirase y se encaminase al de princesa y gran señora, vino a llamarla 'Dulcinea del Toboso' porque era natural del Toboso: nombre, a su parecer, músico, peregrino y significativo, como todos los demás que a él y a sus cosas había puesto.»[5]

Es decir, mientras Aldonza Lorenzo es un personaje "verdadero" dentro del mundo ficticio de la novela, Dulcinea del Toboso es una mujer imaginaria nacida de las lecturas y obsesiones del protagonista, y vagamente basada en la mujer "histórica".

El retrato que Cervantes hace de Aldonza es el de una labradora, fuerte, ni muy modesta ni muy limpia, víctima ocasional de la lascivia, y para colmo de lo que se podía esperar en esa época morisca. El escritor la presenta siempre en un entorno humorístico, irónico, casi cruel, con frases como «dicen que tuvo la mejor mano para salar puercos que otra mujer de toda la Mancha».[2] que en la acción de la obra cervantina nunca llega a aparecer.

Other Languages
български: Дулсинея
català: Dulcinea
Esperanto: Dulcinea
suomi: Dulcinea
français: Dulcinée
עברית: דון קישוט
Nederlands: Dulcinea
русский: Дульсинея