Ducha

Un cabezal de ducha fijo.
Antigua ducha.

Se entiende como ducha o regadera (en México y Venezuela) al baño en el que el agua cae sobre el sujeto, estando éste de pie y sin producirse acumulación de agua, pues la usada se dirige directamente al desagüe, o a la acción de usar estas instalaciones.

Las duchas se pueden usar tanto en cuartos de baño domésticos, como en duchas públicas ( cárceles, gimnasios, etc.) y se deben usar obligatoriamente en la mayoría de las piscinas públicas.

La acción de ducharse, se realiza normalmente en una bañera o plato de ducha, que dispone de una manguera que se puede orientar con las manos o una parte fija sobre la cabeza del usuario, donde se dispone de un cabezal que distribuye el agua en varios chorros finos.

En los platos de ducha, generalmente están fijos sobre la cabeza del usuario, o se disponen a lo largo de todo el cuerpo para duchas de hidromasaje, y generalmente protegida por una mampara de cristal o metacrilato translúcido. También pueden protegerse con mamparas enrollables cuya lámina suele ser de poliéster.

Las duchas usadas en las bañeras, tienen una manguera flexible, donde el usuario orienta el cabezal a donde desee o puede fijarlo a la pared sobre su cabeza mediante un soporte previamente instalado.

Historia

Pintura en una vasija griega (hacia 600 a. C.), detalle de una ducha comunitaria con toberas para los chorros de agua.

Sus orígenes se remontan a la antigua Grecia y al antiguo Egipto aunque la ducha moderna se remonta al siglo XIX. Existe alguna evidencia de que los antiguos egipcios y mesopotámicos pertenecientes a la clase alta poseían, en la intimidad de sus hogares, ciertos espacios interiores, donde eran bañados por sus sirvientes.[1] Sin embargo, estos lugares eran muy diferentes de una ducha moderna, pues sólo tenían rudimentarios sistemas de drenaje y el agua era transportada, y no bombeada, hasta la habitación.

La primera civilización que utilizó un tipo de instalación que hoy podríamos considerar como una ducha fueron los antiguos griegos. Sus acueductos y su alcantarillado hecho con tuberías de plomo permitían que el agua que se bombease hacia dentro y hacia fuera de las grandes salas de duchas comunales utilizadas tanto por las élites como por los ciudadanos comunes.[3]

Una típica cabina de ducha actual, con tubo flexible y cabezal ajustable en altura. Está protegida por una mampara con puertas deslizantes.
Combinación de ducha y bañera, con mampara.

Los relativamente avanzados sistemas de abastecimiento de agua y saneamiento de aguas residuales desarrollados por los griegos y los romanos rápidamente se deterioraron y cayeron en desuso tras la caída de los grandes imperios. No fue hasta el siglo XIX cuando fue posible reconstruir un sistema tan complejo y fiable como las cloacas griega y romana. Las primeras duchas en la era moderna eran bloques autónomos donde el agua podía ser reutilizada varias veces.[1] El diseño original tenía más de diez pies de altura (más de dos metros), y estaba hecha de varios tubos de metal pintados simulando el bambú. En la parte superior de la unidad había un depósito conectado con estos tubos. El agua se salía a través de una boquilla y caía sobre los hombros de los propios ocupantes antes de ser recogida y bombeada de nuevo hasta el depósito superior. Este prototipo sufrió varias renovaciones incluyendo modelos con bombeo manual, modelos con varios pulverizadores, y los que poseían boquillas intercambiables. La reinvención de las tuberías de plomo para uso interior sin excesivas fugas, alrededor de 1850, permitió que la duchas independientes pudieran ser conectadas a una fuente de agua corriente, lo que facilitaba su uso. Además, el aumento en el acceso al agua caliente hicieron el baño mucho más cómodo y popular. El doctor Merry Delabost, jefe médico de la prisión Bonne-Nouvelle, de Ruan, inventó un modelo mejorado de ducha hacia 1872, con el fin de darle a los presos una mejor higiene. Se trataba de duchas colectivas, aunque el sistema de chorro era individual. En 1879 el ejército prusiano hizo obligatoria la ducha entre sus soldados e instaló duchas comunes en los barracones.

Incluso con las nuevas mejoras en su diseño, la ducha siguió siendo menos popular que el baño en los países industrializados hasta la segunda mitad del siglo XX. Actualmente las duchas son la principal opción de mercado en los países de la OCDE frente a los baños o bañeras de moda hasta mitad del siglo pasado.

Duchas colectivas en un centro de educación secundaria (Gymnasium), en Brno-Řečkovice.
Other Languages
العربية: دش
български: Душ
català: Dutxa
čeština: Sprcha
kaszëbsczi: Naprësk
dansk: Brusebad
Deutsch: Dusche
Ελληνικά: Ντουζιέρα
English: Shower
Esperanto: Duŝo
euskara: Dutxa
فارسی: دوش (حمام)
suomi: Suihku
français: Douche
עברית: מקלחת
Bahasa Indonesia: Pancuran
italiano: Doccia
日本語: シャワー
қазақша: Себезгі
ಕನ್ನಡ: ಶಾವರ್
한국어: 샤워
Lëtzebuergesch: Dusch
lietuvių: Dušas
Nederlands: Douche
norsk bokmål: Dusj
polski: Prysznic
português: Chuveiro
română: Duș
русский: Душ
Scots: Shower
srpskohrvatski / српскохрватски: Tuš
Simple English: Shower
српски / srpski: Туш (купатило)
svenska: Dusch
Tagalog: Paliguan
українська: Душ
oʻzbekcha/ўзбекча: Dush
Tiếng Việt: Buồng tắm đứng
ייִדיש: טוש
中文: 淋浴