Ducado de Mantua

Ducado de Mantua

Estado del Sacro Imperio Romano Germánico

Blason famille it Gonzaga01.svg

1433-1708

Flag of the Habsburg Monarchy.svg
Savoie flag.svg

BanderaEscudo
Ubicación de
Mapa del Ducado de Mantua en 1575.
CapitalMantua
Idioma oficialLombardo e italiano
ReligiónIglesia católica
GobiernoDucado
Historia
 • Carlos V establece el Ducado de Mantua1433
 • Guerra de Sucesión de Mantua1628-1643
 • Guerra de Sucesión Española1701-1713
 • División del territorio1708

El Ducado de Mantua fue un ducado situado en la Lombardía, en el norte de Italia, feudatario del Sacro Imperio Romano Germánico.

Hacía frontera con los antiguos estados de: República de Venecia, Estados Pontificios, Ducado de Módena, Ducado de Parma y Milanesado.

Historia

Dominio de los Bonacolsi

Después de la caída del Imperio romano, Mantua fue invadida por bizantinos, longobardos y francos. Entre 568 y 601 los lombardos se enfrentaron al exarca bizantino de Rávena por el control de la ciudad; finalmente fueron los lombardos los que acabaron dominando Mantua. En el siglo XI pasó a ser posesión de Bonifacio de Canossa, marqués de Toscana. El último gobernante de esta familia lombarda fue la Condesa Matilde de Canossa (muerta en 1115), la cual, según la leyenda, ordenó la construcción de la bellísima Rotonda di San Lorenzo (1082). Tras la muerte de Matilde, Mantua se convirtió en una comune libre que enérgicamente se defendió del Sacro Imperio Romano Germánico en los siglos XII y siglo XIII. En el siglo XII se desataron las luchas entre las facciones y la ciudad quedó dividida. Poco a poco la autoridad episcopal fue debilitándose hasta que Mantua fue ganada por el movimiento comunal en 1235, y desde entonces fue una ciudad güelfa

Durante la Querella de las Investiduras, Pinamonte Bonacolsi se hizo con el poder con el título de Capitán General del Pueblo en 1273. Su familia gobernó Mantua durante el siguiente siglo, tiempo durante el cual la ciudad aumentó su prosperidad y belleza artística.

Dominio de los Gonzaga

El 6 de agosto de 1328 el último Bonacolsi, Rinaldo, fue derrocado por una revuelta respaldada por los Gonzaga, una familia de funcionarios, dirigida por Luis y sus hijos Guido, Filippino y Feltrino. Luis Gonzaga, que había sido podestà de la ciudad en 1318, fue elegido Capitán del Pueblo. Los Gonzaga construyeron una nueva muralla con cinco puertas y renovaron la arquitectura de la ciudad en el siglo XIV, pero la situación política de la ciudad no se estabilizó hasta el tercer Gonzaga, Luis I Gonzaga, que eliminó a sus rivales, haciéndose con el poder.

Luis III Gonzaga recibiendo noticias de su hijo, el cardenal Francesco, fresco de Andrea Mantegna en la Cámara de los esposos del Palacio Ducal de Mantua.

A través del pago de 120.000 florines de oro en 1433, Gianfrancesco I fue nombrado Marqués de Mantua por el Emperador Segismundo, con cuya sobrina, Bárbara de Brandeburgo, casó a su hijo Luis III Gonzaga. En 1459 el Papa Pío II celebró una dieta en Mantua para proclamar una cruzada contra los turcos.

El primer Duque de Mantua fue Federico II Gonzaga, que adquirió el título a Carlos V en 1530. En los siguientes años, la familia adquirió el Marquesado de Montferrato a través de matrimonios estratégicos. Federico encargó a Giulio Romano la construcción del famoso Palazzo Te, en la periferia de la ciudad, además del desarrollo urbanístico de la ciudad.

En 1624, Francisco IV Gonzaga trasladó la residencia ducal a la Villa della Favorita, diseñada por el arquitecto Nicolò Sebregondi.

En 1627, la línea directa de los Gonzaga se extinguió con Vicente II Gonzaga, con lo que la ciudad caminó hacia su declive bajo los nuevos gobernantes, los Gonzaga-Nevers, una brazo francés de la familia. La Guerra de Sucesión de Mantua estalló, y en 1630 una armada imperial de 36.000 lansquenetes mercenarios asedió Mantua, trayendo la peste con ellos. Mantua nunca se recuperó de este desastre.

Fin del Ducado

El duque Fernando Carlos de Gonzaga-Nevers, un inepto gobernante tan solo interesado en las fiestas cortesanas y las representaciones teatrales, se alió con Francia durante la Guerra de Sucesión Española. Después de la última derrota, fue desposeído por el emperador José I de Habsburgo, teniendo que irse a refugiar a Venecia, llevándose con él cientos de cuadros. Tras su muerte, acaecida en 1708, su familia perdió Mantua para siempre en favor de los Habsburgo de Austria. Los territorios de Montferrato fueron cedidos al duque de Saboya. El emperador compensó al duque de Lorena, heredero en línea femenina de los Gonzaga, por la pérdida de Montferrato cediéndole el Ducado de Teschen.