Ducado de Benevento

Ducado de Benevento
Principado de Benevento

Ducado autónomo del Reino lombardo hasta 774
Principado independiente desde 774

(568) Alboin's Italy-es.svg

571-1077

Southern Italy' States Ninth century-es.svg (839)
Flag of the Papal States (pre 1808).svg (1077)

Ubicación de
Mapa del ducado de Benevento hacia 700
CapitalBenevento
Idioma oficialLatín
Otros idiomasItalorromance
GobiernoMonarquía
Historia
 • Zotto es primer duque de Benevento571 de 571
 • Tratado de división territorial entre los principados de Benevento y Salerno849
 • Unión de los principados de Benevento y de Capua900-981
 • Fallece sin sucesión el príncipe Landulfo VI de Benevento1077 de 1077

El Ducado de Benevento constituyó la extrema propagación meridional del dominio longobardo en Italia y junto al Ducado de Spoleto constituyeron la llamada Langobardia Minor.

Formalmente sujeta al dominio de los pontífices romanos (Ducado romano) que con sus posesiones en las regiones centrales la ubicaban fuera del resto de la Italia longobarda, Benevento fue sustancialmente independiente hasta el principio de la fundación del ducado. Sus destinos estuvieron estrechamente ligados al Reino lombardo sólo durante el reinado de Grimoaldo y de los soberanos sucesores de Liutprando. Después de la caída del reino, sin embargo, el dominio beneventano queda como el único de los territorios longobardos en mantener de facto la propia independencia por casi trescientos años, más allá de la división de sus territorios en el 851.

Fundación del Ducado

Las circunstancias de la constitución del ducado son ahora debatidas entre los historiadores. La fecha de fundación permanece en efecto controvertida porque las noticias a propósito contrastan con el tiempo de la llegada de los longobardos a Italia, que según algunos habrían estado presentes en el Mezzogiorno bien antes de la completa conquista de la Padania. En todo caso, la fundación del ducado se hace resaltar en 576 y los longobardos habrían entonces llegado enseguida, entorno al 590. Lo que es cierto es que el primer duque fue Zotto, comandante de una horda de soldados que estaba descendiendo a la Península a lo largo de las costas campanias. El ducado fue constituido rápidamente como entidad estatal independiente, pero bien pronto Zotto fue constreñido a someterse a la autoridad del Reino lombardo constituido en el norte de Italia. Lo sucedió su nieto Areco I, que con su ascenso al poder inauguró la adopción de la monarquía hereditaria, casi inexistente en la cultura política longobarda.

La sumisión de Zotto a la corona no limitó por mucho tiempo la autonomía del ducado, que aún siendo parte del Reino lombardo se mantuvo esencialmente independiente. Aun así, entre Benevento y el resto del dominio longobardo existía una fuerte comunión de raíces: se compartían la lengua, las leyes, la religión. Es más, estaba vigente la usanza por la cual los duques beneventanos se casaban con princesas de la familia real. Pero si por una parte existían innegables elementos comunes, por la otra había una distancia geográfica que bien pronto se transfirió también al plano cultural. Los duques de Benevento y los soberanos de Pavía eran en efecto separados por un vasto territorio que respondía a alianzas con Roma o con Rávena. La autonomía cultural que se generó fue la natural consecuencia de este estado de cosas. En la Iglesia de Benevento, por ejemplo, se desarrolló y difundió un diverso tipo de canto litúrgico, el Canto beneventano, que resistió la difusión de los cantos gregorianos hasta el siglo XI. Y en este ámbito de autonomía se desarrolló también la forma de escritura llamada beneventana, a través de la cual era escrito el latín.

Preciosas informaciones sobre la historia de este estado longobardo provienen del escritor del siglo VIII Pablo el Diácono, llegado a Benevento con el séquito de una princesa de Pavía, esposa del duque. Se estableció en la gran abadía de Montecassino fundada en el año 524 por Benito de Nursia, Diácono escribió primero la historia de Roma, después la de los Longobardos, forjándose la principal fuente de informaciones históricas sobre el ducado de los orígenes hasta aquel momento.

Al contrario que en Padania, la conquista de la zona no fue fruto de un plan articulado como pudo ser la inmigración en masa desde Panonia. En el sur de Italia se dirigieron sobre todo guerreros, dedicados a razzias y asedios y formados en bandas. Eran recabados como mercenarios al servicio de los bizantinos en las guerras greco-góticas. El mismo Zotto podría haber sido un jefe de milicias mercenarias longobardas, tal vez parte integrante de la guarnición bizantina de Benevento. Al retiro bizantino corresponde la avanzada longobarda, pero no en la forma de las farae, sino del comitatus, esto es de aquel lazo de fidelidad que ligaba los soldados al jefe y que in nuce contiene el futuro feudalismo. Por consecuencia, la influencia cultural en el sur de Italia fue más débil y, paralelamente, más simple la integración con las poblaciones vencidas, numéricamente mayoritarias, aunque fueran socialmente marginadas. Los cortejos funerarios confirman este panorama.

Other Languages