Duarte Pacheco Pereira

Duarte Pacheco Pereira.

Duarte Pacheco Pereira ( Lisboa, ¿ 1460?[1]1533) fue un navegante, militar y cosmógrafo portugués que participó en varias exploraciones secretas a servicio de los reyes de Portugal en las que algunos creen que habría llegado a las costas de Brasil.

Viajó particularmente por la parte central del océano Atlántico, al oeste de las islas de Cabo Verde, a lo largo de la costa occidental de África y de India. Sus logros en la estrategia de la guerra, la exploración, las matemáticas y la astronomía fueron de un nivel excepcional para la época.

Biografía

Duarte Pacheco Pereira habría nacido en fecha incierta (según algunos en 1460 en Lisboa, afirmándose incluso que en Santarém) y era hijo de João Pacheco e Isabel Pereira.

El más antiguo de sus antepasados conocidos fue Diego López Pacheco, señor de Ferreira de Aves, uno de los ejecutores de Inés de Castro. Habiendo huido a España, luego regresó en la época de la crisis de 1383-1385, apoyando al entonces Maestre de Avis (futuro João I de Portugal), con quién logró recuperar la totalidad de sus bienes, convirtiéndose en uno de los consejeros del nuevo monarca.

En su juventud sirvió como escudero del rey de de Portugal. En 1485 se encuentra un Duarte Pacheco ya letrado, recibiendo una beca de estudio del monarca. Caballero de la casa de João II de Portugal (1481-95), contrariamente a la tradición, es poco probable que hubiera ido en 1482 a São Jorge da Mina, en el golfo de Guinea, donde Diogo de Azambuja comenzaba la construcción de la factoría de São Jorge da Mina.

Más tarde, en 1488 habría participado en la exploración de la costa occidental de África. Su expedición habría enfermado con fiebre y habrían perdido su barco. De acuerdo con la obra Décadas da Ásia, del cronista João de Barros, Bartolomeu Dias, que regresaba de la primera travesía que había doblado el cabo de Buena Esperanza, lo encontró gravemente enfermo en la isla de Príncipe, en el golfo de Guinea, y lo llevó de regreso a Portugal.

El conocimiento que adquirió de la expedición de Días, así como sus propias exploraciones, le valieron el cargo de geógrafo oficial de la monarquía portuguesa. Reconocido ya como experto geógrafo y cosmógrafo, en 1490 vivía en Lisboa de una pensión real a la que su título le daba derecho como guardia personal del rey. En 1494 integró la delegación portuguesa que negoció Tratado de Tordesillas, siendo el 7 de junio de ese mismo año uno de los firmante en «calidad de permanente de la casa del señor rey de Portugal» (qualidade de continuo da casa do senhor rei de Portugal). Ese tratado, sancionado por el Papa, dividió el mundo no-cristiano entre Portugal y España.

Entre 1495 y 1499 habría desempeñado alguna misión en la factoría de São Jorge da Mina, realizando viajes por el Atlántico Sur.

La supuesta expedición secreta por el Atlántico

En 1498 el rey D. Manuel I le habría puesto al mando de una flota de ocho barcos, una expedición secreta organizada con el objetivo de reconocer las zonas situadas más allá de la línea de la demarcación de Tordesillas, expedición que, partiendo del archipiélago de las islas de Cabo Verde, algunos creen que habría culminado con el descubrimiento del Brasil, en algún punto de la costa de Maranhão o Pará, entre los meses de noviembre y diciembre de ese año. Desde allí habría seguido la costa en dirección norte, llegando a la desembocadura del río Amazonas y la isla de Marajó.

Duarte Pacheco para algunos habría llegado a Brasil en 1498, dos años antes de Cabral, en cabo de Santo Antão en el Nordeste. Vicente Yáñez Pinzón llegó en enero de 1500 a Marajó. El viaje de Pinzón y Lepe y la llegada de ambos a Brasil no aparece en la mayoría de los trabajos de la historia oficial de Brasil, ya que, por el Tratado de Tordesillas, ambas tierras descubiertas pertenecían, de hecho, a España.

Expediciones a la India

El 6 de abril de 1503, al mado de la nao Espíritu Santo, integrante de la escuadra de Afonso de Albuquerque, partió para la India. En 1504 estaba a cargo de la defensa de la fortaleza de Cochin, un protectorado portugués en la India, con 150 hombres y algunos indianos, donde mantuvo victorioso el sitio del zamorín de Calicut, que tenía 50.000 hombres. Aunque ampliamente superados en número por el enemigo, resistieron con éxito los ataques durante cinco meses, hasta que el oponente abandonó el cerco. Habiendo ejercido los cargos de capitán general de la Armada de Calicut y virrey y gobernador de Malabar, en la India, regresó a Lisboa en 1505, siendo recibido de forma triunfal en las calles y honrado por el rey. En Lisboa sus acciones en la India fueron divulgadas y un relato de ellas fue enviado al Papa y a otros reyes de la cristiandad. Fue como una especie de héroe internacional y ese mismo año 1505 comenzó la redacción del libro Esmeraldo de situ orbis, una obra que ha sido descrita como una de las primeras obras científicas importantes «informando sobre lo que había observado y experimentado en el entorno nuevamente descubierto».[3]

Portada de la primera edición impresa (1892).

La experiencia es la madre de todas las
cosas, por ella sabemos radicalmente
la verdad

A experiência é a madre de todas as
cousas, per ela soubemos redicalmente
a verdade...

Duarte Pacheco Pereira, en Esmeraldo de Situ Orbis, p. 196.

Su diario (1506), conservado en el Archivo Nacional de Portugal (Torre do Tombo), es probablemente el primer documento europeo en reconocer al chimpancé, aunque descrito de forma rudimentaria.

En 1508 el soberano le encargó dar caza a Mondragon, un corsario francés que operaba entre las islas Azores y la costa portuguesa, donde atacaba a los barcos procedentes de la India. Duarte Pacheco lo localizó a lo largo de 1509 y el 18 de enero, frente al cabo Finisterre, donde fue derrotado y capturado. Entre septiembre y noviembre de 1510 sirvió en la Armada del Estrecho.

En 1511, comandó una flota enviada en socorro a Tánger, bajo el cerco de las fuerzas del rey de Fez. Se casó en 1513 con doña Antónia de Albuquerque, nieta de Duarte Galvão, secretario de João II de Portugal, que recibió del rey una dote de 120.000 reales, que le sería entregado en cuotas, hasta 1515.

En 1519 fue nombrado capitán y gobernador de la factoría y fortaleza de São Jorge da Mina, donde sirvió hasta 1522. Fue calumniado por sus enemigos en la corte con acusaciones de robo y corrupción y fue llamado a Portugal y encarcelado por orden de D. João III por la acusación de contrabando de oro, aunque actualmente no se conocen todavía las verdaderas razones de la decisión del monarca.

Fue exonerado por la Corona demostrando que era inocente. Pero el daño estaba hecho, y había perdido su gobierno, su riqueza e influencia. Solamente recibió en 1529 de la Corona 300 cruzados (una antigua moneda de oro portuguesa), a título de parte del pago por las joyas que había llevado de São Jorge da Mina y que había confiado a la Casa da Mina para ser fundidas. A pesar de que fue absuelto, su protector, el rey Juan II de Portugal había muerto y había sido sustituido por un rey que no reconocía el valor de Duarte Pacheco. Pacheco había servido al rey anterior como escudero, y había servido al rey Manuel meramente como un servidor de alto rango. Su distancia de Lisboa y su éxito significaba que tenía muchos enemigos en el extranjero y pocos amigos en la capital para su defensa.

Murió en los primeros meses de 1533, solo y sin dinero. Poco después, el monarca le concedió a su hijo, João Fernandes Pacheco, una pensión anual de 20.000 reales. Como las pensiones reales a menudo se pagaban con retraso, la madre y el niño tuvieron dificultades, lo que les llevó a recurrir a un préstamo.

Other Languages