Druida

Imagen de dos druidas. Grabado del siglo XIX basado en una ilustración de 1719 de Bernard de Montfaucon. [1]

Los druidas fueron miembros de la clase sacerdotal en Gran Bretaña, Irlanda, Galicia, la Galia ( Francia), y posiblemente otras partes de la Europa Céltica durante la Edad de Hierro, e incluso antes. No hay registros escritos por los propios druidas y la única evidencia de la que se dispone son descripciones breves realizadas por los griegos, romanos y varios autores y artistas dispersos, así como también algunas historias creadas posteriormente, en el Medievo, por escritores irlandeses.[3] Varios temas recurrentes sobre los druidas se presentan en un gran número de registros greco-romanos, incluyendo los sacrificios humanos, su creencia en la reencarnación y su alto estatus social en los pueblos galos. Nada se sabe aún sobre sus prácticas de culto, excepto por el ritual del roble y el muérdago según la descripción de Plinio el Viejo.

La referencia más antigua de la que se tiene conocimiento data del 200 a.C., aunque la descripción fehaciente más antigua proviene de Julio César en su escrito Comentarios sobre la guerra de las Galias (50 a.C.). Escritores grecorromanos posteriores también describieron a los druidas, incluyendo a Cicerón,[6] Tras la invasión de la Galia por el Imperio romano, el druidismo fue proscrito por el gobierno romano bajo el mandato de los emperadores Tiberio y Claudio en el siglo I d.C. y acabaría desapareciendo de los registros escritos alrededor del siglo II.

Alrededor del año 750 la palabra “druida” aparece en un poema del monje irlandés Blathmac, quien escribió sobre Jesús diciendo que él fue “...mejor que un profeta, con más conocimientos que cualquier druida, un rey que fue obispo y un completo sabio”.[8] En el despertar del Renacimiento céltico en los siglos XVIII y XIX, grupos fraternales y neopaganos se fundaron basándose en ideas sobre los antiguos druidas en un movimiento que es conocido como neodruidismo.

Etimología

Ilustración del siglo XIX donde se representa a un druida junto a un roble.
Los Druidas, representación fantástica de Neuville en el s. XIX.

La palabra druida proviene del latín druides, que a su vez fue considerada por los antiguos escritores romanos proveniente de la palabra nativa en céltico para esas figuras sacerdotales.[18]

Other Languages
Afrikaans: Druïdisme
aragonés: Druida
العربية: درويد
asturianu: Druidismu
Boarisch: Druid
беларуская: Друіды
български: Друид
brezhoneg: Drouiz
bosanski: Druidi
català: Druida
čeština: Druid
Cymraeg: Derwydd
dansk: Druide
Deutsch: Druide
Ελληνικά: Δρυίδες
English: Druid
Esperanto: Druido
euskara: Druida
فارسی: دروید
suomi: Druidi
français: Druide
Gaeilge: Draoi
Gàidhlig: Draoidh
galego: Druída
עברית: דרואידיות
हिन्दी: ड्रुइड
hrvatski: Druidi
magyar: Druida
Հայերեն: Դրուիդ
Bahasa Indonesia: Druid
italiano: Druido
日本語: ドルイド
ქართული: დრუიდები
한국어: 드루이드
Latina: Druis
Lëtzebuergesch: Druid
Limburgs: Druïde
lumbaart: Drüidi
lietuvių: Druidas
latviešu: Druīds
Nederlands: Druïde
norsk nynorsk: Druide
norsk bokmål: Druide
Picard: Druide
polski: Druid
português: Druida
română: Druid
русский: Друиды
srpskohrvatski / српскохрватски: Druidi
Simple English: Druid
slovenčina: Druid
српски / srpski: Друиди
svenska: Druid
Tagalog: Druid
Türkçe: Druid
українська: Друїди
walon: Drude
中文: 德魯伊