Dragon Ball (objeto)

Ilustración de la Ī Shinchū.

Las 'Dragon Balls[n. 1]​ (conocidas también como Bolas de Dragón y Bolas Mágicas en España, o Esferas del Dragón en América Latina) son 7 artefactos mágicos en el manga y anime Dragon Ball de Akira Toriyama, siendo uno de los principales temas de la historia.

Cuando se reúnen se utilizan para invocar a un dragón que concede uno o varios deseos. Esta invocación hace que el cielo del planeta donde se activen se nuble y oscurezca. Su color siempre es naranja cristalino y están marcadas con estrellas en relieve en su interior. Éstas varían de 1 a 7 y son de color rojo[1]​, excepto en las Dragon Balls Definitivas que son de color negro. Cuando se reúnen comienzan a palpitar y a emitir fuertes destellos simultáneamente. Después de cumplirse el deseo, se convierten en simples piedras durante el plazo de un año.

En Dragon Ball GT se incluye otra característica: Todas las Dragon Balls tienen un espíritu y energía propios; cada vez que se pide un deseo esta energía, que por defecto es positiva, va decreciendo, aumentando por consiguiente su energía negativa.

Importancia

Las Dragon Balls son la razón por la que se unen los personajes principales al principio de la historia,[1]​ la primera y tercera saga se centran en buscar estos artefactos. Mas adelante las Dragon Balls se convierten en el objeto deseado por los villanos Piccolo Daimaō, Vegeta y Freezer, y defenderlas será la misión de los héroes. Después de esto las Dragon Balls se convierten una herramienta para ayudar al pelear contra otros villanos como Majin Boo, Baby y Super A-17, hasta que su uso excesivo hace que cerca del final de Dragon Ball GT estos artefactos traigan al último adversario de la historia.