Dominguito de Val

Santo Dominguito de Val
Mateo Gonzalez - Santo Dominguito del Val.jpg
Grabado de Mateo González ( 1793).
Nacimiento 1243
Zaragoza,
Reino de Aragón
Fallecimiento 1250
Venerado en Iglesia católica (hasta el Concilio Vaticano II)
Festividad 31 de agosto
(culto suprimido por el Novus Ordo en 1965).
[ editar datos en Wikidata]

Dominguito de Val o Dominguito del Val es un niño medieval legendario de Zaragoza. Es protagonista del primer libelo de sangre (calumnias que se extendieron durante la Edad Media contra los judíos) de la historia de España. Según la leyenda, habría sido un monaguillo de La Seo (la catedral de Zaragoza), que desapareció el 31 de agosto de 1250 y cuyo cadáver fue encontrado mutilado a orillas del río Ebro.

En realidad, la primera noticia del caso es de 1583, trescientos treinta y tres años después del acontecimiento, y parece demostrado que fue la iglesia local la que elaboró entonces las supuestas actas del suceso para apoyar la petición al papa de que el niño mártir fuera santificado. Al parecer los que elaboraron las actas copiaron el caso del niño Hugo de Lincoln, recogido por fray Alonso de Espina.[1]

La leyenda

Dominguito era hijo de Sancho de Val (notario) e Isabel Sancho ( infanzones). Era infante del coro y monaguillo de La Seo. Desapareció el 31 de agosto de 1250, cuando tenía siete años de edad. Meses después, unos barqueros vieron fuego fatuo en la orilla del río Ebro y avisaron a las autoridades, que encontraron enterrado el cadáver descompuesto.

El obispo de la Catedral afirmó que el niño había sido atraído engañado por el judío Albayuceto y llevado a la aljama local, donde había sido víctima de un asesinato ritual por los judíos, que trataron de repetir la Pasión de Cristo y lo crucificaron en una pared con tres clavos y le abrieron el costado. Después lo habrían decapitado, le cortaron los pies y enterraron el cadáver en la ribera del río Ebro. Todos los judíos que fueron encarcelados confesaron bajo tortura todo lo que el obispo había afirmado. Fueron ajusticiados en la plaza de Zaragoza.

Los huesos del niño fueron llevados a la iglesia de San Gil y más tarde a la catedral, donde en la capilla de Santo Dominguito de Val todavía se veneran como reliquias santas.

Other Languages