Domesticación

Rocky Mountain Bull Elk.jpg
Mink1.jpg

Domesticación es el proceso por el cual una población de una determinada especie animal o vegetal pierde, adquiere o desarrolla ciertos caracteres morfológicos, fisiológicos o de comportamiento, los cuales son heredables y, además, son el resultado de una interacción prolongada y de una selección artificial por parte del ser humano o una selección natural adaptativa a la convivencia con el ser humano.[1] Habitualmente la finalidad de la domesticación es obtener determinados beneficios de la especie domesticada aunque en ocasiones se trata de un proceso espontáneo resultante de un beneficio mutuo.

Los orígenes

Lesser-sulphur crested cockatoo 31l07.JPG
Phalacrocorax carbo ja01.jpg
CygneVaires.jpg
Acheta domestica male.png
Japanese Quail.jpg

Finalizada la Era Glacial los bosques se expandieron de manera progresiva sobre las grandes estepas, provocando la emigración y/o la extinción de algunas especies de animales. En muchos casos se trató de especies que constituían parte esencial de la dieta alimenticia del hombre. Los grupos humanos, hasta entonces cazadores-recolectores, debieron adaptarse a esta transformación para mantener su subsistencia. Los hombres se diseminaron en grupos reducidos que comenzaron a hacerse semisedentarios, utilizando asentamientos estacionarios. Ciertas teorías señalan que en su continuo ir y venir, los cazadores que arrojaban las semillas de los frutos consumidos pudieron ver que, en condiciones apropiadas, estas generaban nuevas plantas. El resultado de esta transformación es el comienzo del Neolítico.[2] Hubo un periodo donde se domesticaron animales y plantas y duró 15 siglos. El término neolítico, acuñado por el naturalista británico John Lubbock en 1865, deriva del griego, neo 'nuevo' y lithos 'piedra', y hace referencia a la capacidad humana de pulimentar la piedra, en contraste con la talla de la misma, propia del Paleolítico. La aplicación de esta nueva actividad interactuó con una serie de características que provocarían un cambio radical en las formas de cultura humana; una de ellas representa un fenómeno que ha impulsado a numerosos especialistas a considerar una " Revolución neolítica": la domesticación de plantas y animales.

El acontecimiento, sin embargo, se extendió de manera gradual. El origen de la agricultura, que implica la domesticación de plantas y animales, se encuentra representado fundamentalmente por una tendencia al sedentarismo y fue la necesidad de los grupos humanos cazadores-recolectores la que impulsó el cambio. La prueba radica en que la agricultura como tal es una actividad que demanda mayor dedicación y horas de trabajo que la caza y menor previsión en razón de los avatares agrícolas.

De esta manera, la naturaleza pasó de ser un hábitat a un conjunto de recursos económicos que debían ser gestionados por el hombre. Aunque el cambio se materializó en diversas partes del mundo, estudios arqueológicos han determinado la aparición, hace aproximadamente diez mil años, de los primeros asentamientos permanentes en Cercano Oriente, en el área conocida como el " Creciente Fértil", desde Canaán ( Jericó), pasando por el sur de Turquía ( Çatal Hüyük), hasta Mesopotamia y el Golfo Pérsico. Los periodos que completa la prehistoria, son la Edad de Piedra y La Edad de los Metales En cuanto a la ganadería, en principio se habría limitado a un control de los recursos animales, protegiendo la fauna de otros depredadores y cazando selectivamente. Pero sólo se puede hablar de ganadería cuando se comienza a criar al animal: controlando su reproducción y cuidándoles durante el invierno.

En este período se produce una serie de descubrimientos técnicos, propiciados por la nueva economía: la cerámica para guardar los granos se transformará en la primera expresión artística del Neolítico, el pulimento aplicado a un nuevo tipo de hacha y una renovación general del utillaje, entre los que luego se encontrarán mangos o morteros utilizados en la molienda de vegetales para elaborar harina.[2]

Other Languages
Afrikaans: Mak maak
Alemannisch: Domestizierung
aragonés: Domesticación
العربية: استئناس
অসমীয়া: ঘৰুৱাকৰণ
asturianu: Doma
azərbaycanca: Əhliləşdirmə
башҡортса: Йортлаштырыу
беларуская: Адамашненне
беларуская (тарашкевіца)‎: Адамашненьне
български: Опитомяване
català: Domesticació
کوردیی ناوەندی: دەستەمۆکردن
čeština: Domestikace
Cymraeg: Dofi
Ελληνικά: Εξημέρωση
English: Domestication
Esperanto: Aldomigo
euskara: Etxekotze
فارسی: اهلی کردن
français: Domestication
עברית: ביות
Fiji Hindi: Domestication
hrvatski: Domesticiranje
Bahasa Indonesia: Domestikasi
Ilokano: Panagpaamo
íslenska: Tamning
日本語: 家畜化
ქართული: მოშინაურება
қазақша: Доместикация
한국어: 가축화
Latina: Domitus
Limburgs: Domesticatie
lingála: Ebwɛ́lɛ́
latviešu: Domestikācija
македонски: Припитомување
монгол: Гэршүүлэлт
Bahasa Melayu: Pembelajinakan
नेपाल भाषा: गृहस्थीकरण
Nederlands: Domesticatie
norsk nynorsk: Domestisering
norsk bokmål: Domestisering
occitan: Domesticacion
ਪੰਜਾਬੀ: ਘਰੋਗੀਕਰਨ
Piemontèis: Domestiament
پنجابی: پالتو بنانا
português: Domesticação
Runa Simi: Uywariy
română: Domesticire
русиньскый: Удомашнїня
саха тыла: Доместикация
sámegiella: Šibit
srpskohrvatski / српскохрватски: Domestikacija
Simple English: Domestication
slovenčina: Domestikácia
slovenščina: Udomačitev
српски / srpski: Доместификација
Seeltersk: Domestisierenge
svenska: Domesticering
Kiswahili: Fugo
Tagalog: Domestikasyon
Türkçe: Evcilleştirme
українська: Одомашнення
اردو: تالف
Tiếng Việt: Thuần hóa
Winaray: Pagpaanad
ייִדיש: שטוביקונג
中文: 馴養
Bân-lâm-gú: Ka-chhī-hòa
粵語: 馴養