Domainer

Los inversores en nombres de dominio o domainers son inversores que adquieren nombres de dominio de Internet de alta calidad con el objetivo de obtener un beneficio gracias a la calidad de éste, que podría ser comparable con los inversores inmobiliarios.

Sus ingresos pueden derivar de varias partidas bien diferenciadas:

  • Parking: consiste en tener una sitio web en el propio dominio que muestra anuncios relacionados con el nombre del dominio (keywords).
  • Sitio web básico: consiste en desarrollar un pequeño sitio web que ofrece información o un servicio, normalmente básico, con el que poder garantizar unos ingresos anuales, normalmente vía publicidad.
  • Alquiler: el arrendamiento o la cesión de un dominio a una empresa que quieran hacer uso completo del dominio durante un periodo de tiempo definido. Similar al alquiler de inmuebles. Esta opción no está muy extendido en el mercado hispano.
  • Tráfico: ingresos gracias al reenvío de tráfico por navegación directa (type in). Es decir, redirigir el dominio a otra web dándole tráfico de calidad, ya que suelen ser usuarios que buscan concretamente ese producto o servicio que indican las palabras clave de los dominios.
  • Venta: se trata de la venta final del dominio, la forma más habitual. Se podría comparar con la inversión en inmuebles o bien con la adquisición de acciones de bolsa.

Historia

La inversión de dominios comenzó a principios de los años 90 en Estados Unidos, cuando todavía los nombres de dominio para empresas eran muy poco populares y su coste anual era gratuito.

El primer dominio registrado relacionado con la lengua castellana es nic.es que fue creado el 1 de junio de 1990. Nic es el encargado de gestionar la extensión .es de España.

Los primeros inversores en dominios en castellano conocidos en la industria fueron Christian Chena, Richard DIb, José Navarro, Miguel García, Matías de Tezanos o Carlos Blanco, entre muchos otros.

En mayo de 2006 existían entre 1000 y 2000 domainers dedicadas únicamente a la inversión en dominios,[1]​ la mitad de ellos anónimos con el fin de evitar la competencia, según Ron Jackson el editor de Domain Name Journal.

En el 2004, se vendieron 3,813 dominios para un total de 13 millones de euros, de acuerdo a Zetetic[1]​ . Las ventas de 5,851 dominios en el 2005 alcanzaron los 26 millones de euros. Los dominios en español también generaron varios millones de dólares al año para aquel año.

Las ventas anuales de dominios llegaron a su máximo en 2010, con unas ventas públicas por un valor de más de 200 millones de euros según DNPrices [2]​.

La crisis económica que comenzó en 2008 con la quiebra de Lehman Brothers afectó de manera notable a la venta de dominios y sus números comenzaron a caer hasta los 80 millones de euros en 2016.

El domainer más conocido del mercado hispano fue en su momento el paraguayo Christian Chena,[5]​ Sólo un mes antes había vendido una gran parte de sus nombres genéricos a Marchex en asociación con Fox Latinoamérica incluido en un paquete de dominios hispanos por 10 millones de dólares.

Si bien Chena era considerado el domainer hispano más prolífico por sus inversiones en dominios genéricos en español y sus consecuentes ventas, debido al perfil bajo que mantiene, no es sino Carlos Blanco, un empresario español, quien ha tomado más relevancia en la industria hispana de dominios[7]​. En 2018 Domaining Europe ha sido adquirido por NamesCon y pasa a llamarse NamesCon Europe.

Otros domainers hispanos muy reconocidos para 2010 son Richard Dib de Puerto Rico.[8]​ José Navarro de España y Miguel García también de España. Estos tres últimos son considerados como los pioneros en dominios genéricos hispanos. Tanto De Tezanos, como Dib y Navarro han sido vendedores de dominios de primer nivel, y en su mayoría teniendo de principal comprador a Chena.

En 2009 aparece la primera asociación hispana de inversores en dominios, la Asociación de Inversores en Nombres de Dominio[10]​.

Para 2015, el mercado hispano había cambiado radicalmente y había nuevos domainers referentes en la venta de dominios en castellano, como aquellos que formaron la primera asociación, que cambian la forma de entender los dominios y comienzan a innovar dentro de este espacio.

Las ventas de dominios en español para el año 2015 ha subido en número pero ha bajado en rendimiento[11]​.

Other Languages
čeština: Domainer
français: Domaineur
polski: Domaining
română: Domaining