Doctrina de los actos propios

La doctrina de los actos propios que en latín es conocida bajo la fórmula del principio del "venire contra factum proprium non valet", proclama el principio general de derecho que norma la inadmisibilidad de actuar contra los propios actos hechos con anterioridad, es decir que se prohíbe que una persona pueda ir contra su propio comportamiento mostrado con anterioridad para limitar los derechos de otra, que había actuado de esa manera en la buena fe de la primera. Constituye un límite del ejercicio de un derecho subjetivo, de una facultad, o de una potestad, como consecuencia del principio de buena fe y, particularmente, de la exigencia de observar, dentro del tráfico jurídico, un comportamiento consecuente.

Antecedentes históricos

El antecedente de mayor antigüedad es una responsa de Ulpiano, ( Digesto 1, 7, 25[1]). En ella se impide a un padre alegar la nulidad del testamento de su hija muerta, basando su pretensión en la ineficacia de la emancipación, cuando previamente este mismo padre había emancipado a su hija, otorgándole con tal acto la plena capacidad. En el Derecho medieval, [2] y Bártolo de Sassoferrato[3], desarrollaron la teoría con base en dicho texto del Corpus Iuris Civilis[4], fundando la falta de legitimación activa del padre, para reclamar la nulidad del testamento, precisamente en tal expresión del acto propio.

Other Languages
asturianu: Estoppel
català: Acte propi
Deutsch: Estoppel
English: Estoppel
français: Estoppel
עברית: השתק
italiano: Estoppel
ਪੰਜਾਬੀ: ਵਿਬੰਧ
polski: Estoppel
русский: Эстоппель
svenska: Estoppel
中文: 禁止反言