Doctrina Monroe

James Monroe, 5.° presidente de los Estados Unidos.
John Q. Adams sexto presidente de los Estados Unidos.

La Doctrina Monroe, sintetizada en la frase «América para los americanos», fue elaborada por John Quincy Adams y atribuida al presidente James Monroe en 1823. Establecía que cualquier intervención de los europeos en América sería vista como un acto de agresión que requeriría la intervención de Estados Unidos.[1]​ La doctrina fue presentada por el presidente Monroe durante su sexto discurso al Congreso sobre el Estado de la Unión. Fue tomado con dudas, al principio, y luego con entusiasmo. Fue un momento decisivo en la política exterior de los Estados Unidos. La doctrina fue concebida por sus autores, en especial John Quincy Adams, como una proclamación de los Estados Unidos de su oposición al colonialismo en respuesta a la amenaza que suponía la restauración monárquica en Europa y la Santa Alianza tras las guerras napoleónicas.

Contexto histórico del origen de la doctrina Monroe

La Doctrina reafirma la posición de Estados Unidos contra el colonialismo europeo, inspirándose en la política aislacionista de George Washington, según la cual "Europa tenía un conjunto de intereses elementales sin relación con los nuestros o si no muy remotamente" (Discurso de despedida del Presidente George Washington, el 17 de septiembre de 1796), y desarrollaba el pensamiento de Thomas Jefferson, según el cual "América tiene un Hemisferio para sí misma", que tanto podría significar el continente americano como su propio país.

El gobierno de Estados Unidos, en aquel entonces un país recién independizado que había alcanzado su independencia a sólo dos generaciones (40 años), temía que las potencias europeas victoriosas que emergían del Congreso de Viena (1814-1815) revivieran sus imperios coloniales en las Américas . A medida que las revolucionarias guerras napoleónicas (1803-1815) terminaban, Prusia, Austria y Rusia formaban la Santa Alianza para defender el monarquismo. En particular, la Santa Alianza autorizó incursiones militares para restablecer el dominio de los Borbones sobre España, así como bajo sus colonias, que estaban en la época estableciendo su independencia.

En la época, la Doctrina Monroe representaba una seria advertencia no sólo a la Santa Alianza, sino también a la propia Gran Bretaña (con quienes los estadounidenses habían trabado recientemente la guerra de 1812), aunque su efecto inmediato, en cuanto a la defensa de los nuevos estados americanos, era puramente moral, dado que los intereses económicos y la capacidad política y militar de Estados Unidos en la época no sobrepasaban la región del Caribe. Es muy importante resaltar que Estados Unidos en esta época aún estaba lejos de ser considerado siquiera una potencia regional. De cualquier forma, la formulación de la Doctrina ayudó a Gran Bretaña a frustrar los planes europeos de recolonización de América y permitió que Estados Unidos continuara dilatando sus fronteras hacia el oeste. Esta expansión en el continente americano tuvo como presupuesto el Destino Manifiesto, y marcó el inicio de la política expansionista del país en el continente.

En la época, la reacción en América Latina a la Doctrina Monroe fue generalmente favorable, pero en algunas ocasiones sospechosa. John Crow, autor de The Epic of Latin America, afirma: "El propio Simón Bolívar, aún en medio de su última campaña contra los españoles, Santander en Colombia, Rivadavia en Argentina, Victoria en México - líderes de los movimientos de emancipación en todos los lugares - recibieron las palabras de Monroe con la más sincera gratitud ". [2]​ Crow argumenta que los líderes de América Latina eran realistas. En su contexto histórico, ellos sabían que el Presidente de los Estados Unidos ejercía muy poco poder en la época, particularmente sin el apoyo de las fuerzas británicas, y descubrieron que la Doctrina Monroe era inaplicable si los Estados Unidos estuvieran solos contra la Santa Alianza. Mientras ellos apreciaban y alababan su apoyo en el norte, ellos sabían que el futuro de su independencia estaba en manos de los británicos y de su poderosa marina. En 1826, Bolívar apeló a su Congreso de Panamá para albergar la primera reunión "Panamericana". En los ojos de Bolívar y sus hombres, la Doctrina Monroe debía convertirse en nada más que una simple herramienta de política nacional de los estadounidenses. De acuerdo con Crow, "no debería ser, y nunca fue destinado a ser una carta de acción hemisférica concertada".

Other Languages
العربية: مبدأ مونرو
azərbaycanca: Monro doktrinası
беларуская: Дактрына Манро
বাংলা: মনরো নীতি
Ελληνικά: Δόγμα Μονρόε
français: Doctrine Monroe
贛語: 曼婁主義
Bahasa Indonesia: Doktrin Monroe
italiano: Dottrina Monroe
한국어: 먼로주의
lietuvių: Monro doktrina
latviešu: Monro doktrīna
Bahasa Melayu: Doktrin Monroe
မြန်မာဘာသာ: မွန်ရိုးဝါဒ
Nederlands: Monroedoctrine
norsk nynorsk: Monroedoktrinen
português: Doutrina Monroe
română: Doctrina Monroe
srpskohrvatski / српскохрватски: Monroeova doktrina
Simple English: Monroe Doctrine
slovenčina: Monroeova doktrína
српски / srpski: Монроова доктрина
Türkçe: Monroe Doktrini
українська: Доктрина Монро
Tiếng Việt: Học thuyết Monroe
中文: 门罗主义
Bân-lâm-gú: Monroe Chú-gī
粵語: 門羅主義