Divorcio

Obra pictórica chilena de principios del siglo XX en la que se representa una ruptura matrimonial. En Chile, el divorcio fue incorporado en la legislación el año 2004, luego de una década de discusión y una intensa oposición por parte de la Iglesia católica.

El divorcio (del latín divortium) es la disolución del matrimonio, mientras que, en un sentido amplio, se refiere al proceso que tiene como intención dar término a una unión conyugal.[6]

El divorcio se diferencia de la separación de hecho en que, dependiendo del ordenamiento jurídico de cada país, puede tener o no algunos efectos jurídicos; por ejemplo para los casos de Chile esta situación fáctica es una de las causales para solicitar la declaración de divorcio. Respecto a la separación legal en tanto, ésta sí es reconocida legalmente en diversos ordenamientos jurídicos, teniendo en consecuencia un mayor número de efectos jurídicos que la separación de hecho, aunque a diferencia del divorcio, no pone término al matrimonio. Por otro lado, no se debe confundir con la anulación del matrimonio, que no es más que el declarar que el matrimonio nunca existió, y que no solo se encuentra regulado en el ordenamiento jurídico de algunos países, sino que, además, se encuentra regulado en el derecho canónico con larga data.[7]

A día de hoy, sólo las Filipinas y Ciudad del Vaticano no permiten el divorcio en su ordenamiento jurídico. Por otro lado, en mayo de 2011 Malta votó a favor de la inclusión de la disolución matrimonial en su legislación a través de un referéndum no vinculante,[10] [ actualizar]

Historia

Divorcio de Napoleón Bonaparte y Josefina por los artistas Bosselman - Chasselat.
Ley de divorcio de 1903 hecha por el político francés Alfred Naquet (1834-1916)
Panfleto de G. K. Chesterton "Divorcio versus democracia"
Marilyn Monroe firmando acta de divorcio con el representante de Joe Di Maggio

La institución del divorcio es casi tan antigua como la del matrimonio, si bien muchas culturas no lo admitían por cuestiones religiosas, sociales o económicas.

La mayoría de las civilizaciones que regulaban la institución del matrimonio nunca la consideraron indisoluble, y su ruptura generalmente era solicitada por los hombres. Aunque en algunas de ellas, el nacimiento de un hijo le otorgaba al vínculo el carácter de indisoluble.

En muchas sociedades antiguas también era motivo de muerte, como en la antigua Babilonia, donde el divorcio podía ser pedido por cualquiera de los cónyuges, pero el adulterio de las mujeres era penado con la muerte.

Los celtas practicaban la endogamia (matrimonio de personas de ascendencia común o naturales de una pequeña localidad o comarca), excepto los nobles que solían tener más de una esposa. Era habitual la práctica de contraer matrimonio por un período establecido de tiempo, tras el cual los contrayentes eran libres, pero también era habitual el divorcio.

En América, los hombres Aztecas solo podían tener una esposa y se la denominaba Cihuatlantli, Nociuauh o Áhuatlantli (esto es mujer legítima),[12]

Entre los hebreos, los varones podían repudiar a sus esposas sin necesidad de argumentar la causa de tal actitud; bastaba con informar al Sanedrín. También existía el divorcio por mutuo disenso, pero las razones de las mujeres eran sometidas a un análisis más riguroso que las del hombre.

También en la antigua Grecia existía el divorcio por mutuo disenso y la repudiación, pero el hombre debía restituir la dote a la familia de la mujer en caso de separación.

En el alto Imperio romano los casos más frecuentes eran los de concubinato y la unión libre, en todas las clases sociales. El matrimonio, cuando se practicaba, obedecía a un objetivo puramente económico: la transmisión del patrimonio a los descendientes directos en vez de otros miembros de la familia o la sociedad y a una política de perpetuar la casta de los ciudadanos. Si se carecía de patrimonio era innecesario casarse, y si se era esclavo, imposible (recién a partir del siglo III les estuvo permitido casarse a los esclavos). La inestabilidad de las parejas parece haber sido muy frecuente y el número de divorcios muy alto.[13]

En el bajo Imperio romano el divorcio era algo poco común, hasta la época de los emperadores, en donde se acuñó la máxima "matrimonia debent esse libera” (los matrimonios deben ser libres), en donde el esposo o la esposa podían renunciar a él si así lo querían.

Con la llegada del cristianismo, el divorcio se prohibió debido a la concepción del matrimonio como un sacramento instituido por Dios y cuyo vínculo era irrompible. A partir del siglo X, aunque el divorcio estaba prohibido, existía la Nulidad matrimonial, es decir, el matrimonio se declaraba nulo si se demostraba que no había existido por diferentes razones. Eran los tribunales eclesiásticos quienes tramitaban las declaraciones de nulidad matrimonial.

Sin embargo, la Reforma de Lutero, admitió el divorcio aunque únicamente en casos muy graves. Esta reforma, incluso provocó que Inglaterra abrazara la misma debido a que su rey, Enrique VIII deseaba divorciarse de su esposa, Catalina, y la Iglesia de Roma no se lo permitía.

En 1796, Francia incorporó la ruptura del vínculo matrimonial en la ley promulgada el 20 de noviembre, que sirvió de antecedente a muchas de las legislaciones vigentes.

Italia en 1970 fue de los últimos grandes países europeos en aprobarlo definitivamente. Irlanda y Malta lo aprobaron en referéndum en 1995 y 2011 respectivamente.[14]

El divorcio ha causado grandes polémicas en los países mayoritariamente católicos, pues la Iglesia Católica no considera posible el divorcio. El 28 de mayo de 2011, Malta fue el último país de la Unión Europea en legalizar, tras referéndum, el divorcio por un 52% de apoyos.[9]

Other Languages
العربية: طلاق
azərbaycanca: Boşanma
беларуская: Развод
беларуская (тарашкевіца)‎: Развод
български: Развод
Bahasa Banjar: Sarak
brezhoneg: Torr-dimeziñ
català: Divorci
Cebuano: Diborsyo
čeština: Rozvod
dansk: Skilsmisse
Deutsch: Scheidung
Ελληνικά: Διαζύγιο
English: Divorce
Esperanto: Eksgeedziĝo
euskara: Dibortzio
فارسی: طلاق
suomi: Avioero
français: Divorce
galego: Divorcio
עברית: גירושים
hrvatski: Razvod braka
Kreyòl ayisyen: Divòs
magyar: Válás
Bahasa Indonesia: Perceraian
italiano: Divorzio
日本語: 離婚
қазақша: Ажырасу
ಕನ್ನಡ: ವಿಚ್ಛೇದನ
한국어: 이혼
Latina: Divortium
latviešu: Šķiršanās
македонски: Развод
മലയാളം: വിവാഹമോചനം
Malti: Divorzju
Nederlands: Echtscheiding
norsk nynorsk: Skilsmisse
norsk bokmål: Skilsmisse
ਪੰਜਾਬੀ: ਤਲਾਕ
polski: Rozwód
پښتو: پرېژه
português: Divórcio
Runa Simi: T'aqanakuy
română: Divorț
русский: Развод
sicilianu: Divorziu
Scots: Divorce
srpskohrvatski / српскохрватски: Razvod
Simple English: Divorce
slovenščina: Ločitev
shqip: Divorci
српски / srpski: Развод
svenska: Skilsmässa
Kiswahili: Talaka
తెలుగు: విడాకులు
Tagalog: Diborsiyo
Türkçe: Boşanma
татарча/tatarça: Аерылышу
українська: Розлучення
اردو: طلاق
oʻzbekcha/ўзбекча: Nikohni bekor qilish
Tiếng Việt: Ly hôn
ייִדיש: גט
中文: 离婚
粵語: 離婚