Divisiones étnicas del judaísmo

Las divisiones étnicas judías hacen referencia a las distintas comunidades judías del mundo que pueden distinguirse dentro del pueblo judío. Como el judaísmo es a la vez una cultura y una religión, no todas las comunidades judías comparten idénticas costumbres culturales, religiosas, culinarias, lingüísticas, etc. Unas y otras se distinguen por pequeñas diferencias locales (vestido, comida, etc.), y en algunas pocas formas de interpretar algunos preceptos (por ejemplo, los rezos). También se aprecian las diferencias en el modo de vocalizar el hebreo. Hay más de 71 tipos étnicos identificados diferentes entre los Judíos.

Dentro del pueblo judío

Los principales grupos dentro del pueblo judío moderno son dos: los asquenazíes cuya típica lengua es el yidish, los sefardíes cuya típica lengua es el ladino y en menor medida los mizrajíes cuya lengua es en muchas ocasiones el árabe. Estas lenguas son además del hebreo, que es la lengua principal para sus rezos, escritura y lectura del pueblo judío.

Asquenazíes

Isaac Asknaziy, Retrato de anciano asquenazí, 1902.[1]

Ashkenaz es el nombre dado por Alemania a los judíos y asquenazí («alemán») es el nombre que recibían originalmente los judíos de Alemania. Se usó luego en ocasiones para describir erróneamente a los judíos provenientes de Europa de modo general. Su idioma es el yidish, que es una lengua germánica con influencia hebrea y eslava. Habitaron principalmente en Alemania, Polonia, Ucrania y Rusia. No suelen ser asquenazíes los que tienen raíces en los siguientes países de Europa: la península ibérica, y regiones de Italia, Grecia, Turquía, Balcanes y Francia (excepto en las provincias de Alsacia y Lorena, zonas cercanas a Alemania en general, y del norte y este de Francia).

Sefardíes

Judío sefaradí: Maimónides.

Sefarad es el nombre hebreo para lo que conocemos como España. Sefaradí quiere decir "español" en hebreo clásico y es la palabra para designar a los judíos de España y Portugal. Hicieron grandes contribuciones a la cultura hispana, pero fueron expulsados por motivos religiosos de la península en el año de 1492. A los descendientes de estos judíos se les siguió llamando sefardíes, sefaraditas o sefarditas, sin importar en que parte del mundo hayan nacido. Su idioma es el judeoespañol, que fue, al principio, un dialecto del castellano, pero evolucionó de forma diferente del castellano estándar.

Sin embargo, su expulsión cerca de comienzos del siglo XVI motivó una emigración hacia los dominios españoles y portugueses, aunque también a las colonias holandesas y las inglesas (incluyendo los futuros Estados Unidos). La mayoría de ellos, principalmente en la América española y portuguesa, se convirtieron y fueron asimilados a la población local, debido a la implantación posterior de la inquisición en dichos territorios.

En 1924, el general Primo de Rivera concedió la ciudadanía española a los judíos sefardíes por "razones históricas", lo cual salvó muchas vidas durante la segunda guerra mundial. Un caso muy claro fue el del diplomático Ángel Sanz-Briz (encargado de negocios de la embajada franquista en Budapest, Hungría), que salvó a miles de judíos del Holocausto en Hungría, diciendo que los judíos sefardíes eran ciudadanos españoles y por tanto tenían apoyo total de su gobierno, aunque para salvar vidas se hizo pasar a muchos no-sefardíes por sefardíes. Giorgio Perlasca continuó su labor durante la ausencia de Sanz-Briz (haciéndose pasar por cónsul, cuando en realidad no lo era). Ambos recibieron la Medalla de los Justos entre las Naciones, y tienen su árbol junto al de Oskar Schindler en la Avenida de los Hombres Justos en Jerusalén.

Los sefardíes emigraron en el siglo XX principalmente a Israel, Francia, Estados Unidos y Latinoamérica, destacándose Argentina; la mayoría provenían del Norte de África, Turquía y los Balcanes.

Mizrajíes o edot hamizraj

Mizrají o mizrajim es el nombre dado a las comunidades judías que inmigraron de los países del Medio Oriente, notablemente de Yemen, Irak, Persia. Muchos los denominan erróneamente sefaradim dentro del mismo Israel aunque nada tienen que ver con la península ibérica. Esta confusión deriva del hecho que el estilo sefardí de liturgia, sus leyes y costumbres tuvieron una influencia significativa en esas regiones después de la expulsión de España y Portugal.

El término correcto para denominarlos en hebreo es edot hamizraj (comunidades del Oriente). Toman su interpretación de los preceptos de las escuelas rabínicas de Babilonia. Son los judíos del mundo árabe.

Other Languages