Disturbios de Los Ángeles de 1992

Disturbios de Los Ángeles de 1992
Lugar Los Ángeles, California
Fecha 29 de abril al 4 de mayo de 1992
Tipo de ataque Disturbios, protestas, saqueos
Muertos 54
Heridos Más de 2000
[ editar datos en Wikidata]

Los disturbios de Los Ángeles de 1992, también conocidos como la revuelta de Rodney King, o los disturbios de Rodney King, explotaron el 29 de abril de 1992, cuando un jurado compuesto casi completamente por blancos absolvió a los cuatro agentes de policía que aparecieron en unas grabaciones tomadas por el videoaficionado George Holliday,[1] mientras propinaban una paliza al taxista negro Rodney King. King, que huía de la policía, fue perseguido por la autopista a unos 185 km/h. Miles de personas en Los Ángeles, California, principalmente jóvenes afroamericanos y latinos, se unieron en lo que fue frecuentemente presentado como un disturbio racial y étnico, llevando a cabo multitud de infracciones de la ley, incluyendo pillajes, incendios provocados y asesinatos. En total, entre 50 y 60 personas murieron durante los disturbios.

Causas subyacentes

Aunque fue el veredicto del juicio sobre Rodney King fue lo que prendió la mecha, hubo otros factores normalmente citados como causas de las protestas. A saber: El extremadamente elevado nivel de desempleo entre los residentes de South Los Angeles, un barrio predominantemente afroamericano que sufrió duramente la recesión económica de finales de los años 1980; la percepción generalizada de que el Departamento de Policía de Los Ángeles hacía discriminación por raza y abusaba de la fuerza, como atestiguaría la investigación llevada a cabo por Warren Christopher (quien dos años después se convertiría en Secretario de Estado bajo el mandato de Bill Clinton); la rabia contenida por la leve sentencia dictada contra un tendero coreano por el tiroteo de Latasha Harlins, una joven afroamericana.

Además, desde que se reveló el vídeo hasta que se dictó veredicto, las dos mayores bandas callejeras de L.A., los Crips y los Bloods, acordaron un alto el fuego mutuo, y empezaron a trabajar en demandas políticas conjuntas a la policía y los políticos de la ciudad.

Tensiones raciales

Cuando los comentaristas hablan sobre las causas de la erupción violenta, suelen hacer énfasis en las tensiones provocadas por la cambiante demografía de South Los Angeles. La composición racial de barrios históricamente afroamericanos cambió cuando los latinos y coreanos compraron licorerías y tiendas de ultramarinos antiguamente dirigidas por negros. De acuerdo a los datos del censo, en las áreas de los disturbios, la población hispana creció un 119% durante la década anterior a la violencia.[2] La competencia entre razas por el mercado de trabajo y la pequeña empresa encrespó los ánimos. En concreto, durante los 80's, la mayoría del personal afroamericano de jardinería del centro de la urbe fue despedido, y reemplazado por latinos que, al no estar sindicados, cobraban la mitad que sus predecesores. La fractura entre empresas propiedad de coreanos y la población negra a la que servían era especialmente pronunciada. La comunidad afroamericana se quejaba de malos tratos por parte de los tenderos, y de unos precios excesivos.

Relación con la comunidad coreana americana

Para comprender el tiroteo de Harlins, antes de resaltar la tensión subyacente en la relación coreana-negra, es importante entender la marginación por el bajo estatus social mas la barrera del idioma de la comunidad coreana americana, la pobre precaución, protección de los Korean towns, y la falta de represión de los disturbios, una vez ya sucedidos. Los espacios en donde los levantamientos tomaron lugar, estaban comprendidos y rodeados de población coreana, en otras palabras de Korean Towns. La reacción de los policías ante el problema central, el disturbio, era pararlo mediante el cierre de caminos hacia las zonas de residencia de estadounidenses anglosajones. Su lógica era limitada en primer plano, la justificación suponía que la causa principal de las revueltas era la tensión entre blancos y negros. Sin embargo, los senderos hacia las residencias asiaticas se dejaron abiertas, permitiendo que los disturbios se propaguen hacia esas zonas. La comunidad coreana estaba angustiada, una vez que las protestas se transformaron en disturbios, conflictos armados, situación en la cual la protección de la policía era centrada y restringida en zonas de habitantes anglosajones. Por esta medida, las relaciones internacionales entre Surcorea y Estados Unidos se vio torcida.

Latasha Harlins

Los medios masivos de comunicación comenzaron a reportar un suceso sucedido anteriormente al de King, en donde los actores no son blancos contra negros sino una joven negra y una mujer coreana, expandiendo así las fronteras de tensión hacia los asiáticos. Este hecho toma lugar el 16 de marzo de 1991, en un local llamado Empire Liquor en Compton, donde un enfrentamiento entre una mujer coreana de 51 años, Soon Ja Du y una joven afroamericana de 15 años de edad, Latasha Harlins, termina en la muerte de la Harlins por un disparo de Du en la nuca de la afroamericana que supuestamente intentaba hurtar un producto del local.

El suceso se encuentra grabado en un video, en la cual se muestra que la señora Du se encontraba cuidando la caja y su marido, Billy Heung Ki Du, descansando en su furgoneta. La joven Harlins entra al local y la señora observa que la joven mete una botella de jugo de naranja en su mochila pero no logra ver el billete en su mano, y concluye que se trata de un caso de robo. La señora agarra de la sudadera de la joven e intenta sacarle la mochila. La joven, al instante responde con tres puñetazos que derriban a la señora mayor al suelo y luego se aleja. Du arroja el taburete y Harlins tira la botella de jugo hacia la caja mientras da la vuelta para irse, momento en el cual Du toma una pistola de mano y finalmente, dispara. El esposo de Du, escucha el tiro y se apura hacia el negocio sin saber que había pasado. Cuando llega, ve a a la joven tirada en el suelo y llama al 911 y denuncia la situación.

Juicio de Rodney King

El 3 de marzo de 1991, Rodney King, delincuente afroamericano en libertad condicional por robo,[ cita requerida] fue perseguido en la autopista por la policía a altas velocidades, negándose a detenerse cuando se le indicaba mediante luces y sirenas.[ cita requerida] Tras saltarse varios semáforos y señales de stop,[ cita requerida] se paró en el distrito de Lake View Terrace. King, que tenía antecedentes de conducción bajo los efectos del alcohol,[ cita requerida] y se creía que había consumido fenciclidina,[ cita requerida] se resistió a su arresto,[ cita requerida] y fue derribado, inmovilizado y golpeado con porras por cuatro miembros del LAPD (tres anglosajones y un latino). También se le acusa de haber intentado alcanzar el arma de uno de los agentes,[ cita requerida] aunque ese evento, supuestamente ocurrido al principio del altercado, no fue capturado en vídeo. En una entrevista posterior, King admitió que al estar en libertad condicional temía ser devuelto a prisión por violaciones del régimen.

El incidente, excepto por los primeros minutos,[ cita requerida] fue grabado por George Holliday, un videoaficionado, y dio la vuelta al mundo, convirtiéndose en un importante argumento para los activistas pro-minorías de Los Ángeles, y Estados Unidos en general (los medios de comunicación mostraron varias secuencias del vídeo en repetidas ocasiones). El fiscal del distrito de Los Ángeles acusó a los cuatro agentes de uso excesivo de la fuerza durante la paliza. Debido a la amplia cobertura del suceso, el juicio fue llevado a un nuevo juzgado en Simi Valley, una zona predominantemente blanca de la ciudad de Ventura County. Al contrario de lo creído popularmente, ningún residente de Simi Valley formó parte del jurado,[ cita requerida] que había sido escogido en el condado de Los Ángeles; El jurado fue, sin embargo, reclutado en el cercano Valle de San Fernando, también anglosajón y latino en su mayoría. El 29 de abril de 1992, el jurado rechazó todas menos una de las acusaciones.[ cita requerida]

Other Languages