Distrito de Pallasca

Distrito de Pallasca
Distrito
Distrito de Pallasca ubicada en Perú
Distrito de Pallasca
Distrito de Pallasca
Localización de Distrito de Pallasca en Perú
Coordenadas 8°15′00″S 78°01′01″O / -8.25, 8°15′00″S 78°01′01″O / -78.016944444444
Capital Pallasca
Idioma oficial español
 • Co-oficiales quechua
Entidad Distrito
 • País Perú
 • Departamento Bandera Ancash.png Ancash
 • Provincia Bandera de Cabana (Ancash).png Pallasca
Alcalde Nicolás Risco Orbegozo
(2013-2014)
Eventos históricos  
 • Fundación Creación
Ley del 2 de enero de 1857
Superficie  
 • Total 59.77 km²
Población (2005)  
 • Total 2750 hab.
Huso horario UTC-5
Ubigeo 021508
[ editar datos en Wikidata]

Ubicado en el extremo norte de la sierra de Ancash, Pallasca es uno de los once distritos de la provincia del mismo nombre y limita, por el sur, con los distritos de Huacaschuque y Huandoval; por el este, con Lacabamba y Pampas; por el oeste, con Bolognesi, y por el norte con la Provincia de Santiago de Chuco, en La Libertad.

Historia

Aunque tiene una historia que se remonta a los primeros tiempos de la Conquista, es dable considerar que Pallasca -como distrito propiamente dicho- nace el 2 de enero de 1857, día en que se aprueba la ley mediante la cual se crea las primera municipalidad. Adquiere la categoría de ciudad ("por el adelanto de su agricultura y minería, así como por el progreso en su conjunto") en 1898, por ley aprobada por el Congreso de la república.

Estudios serios indican que su nombre provendría del cacique Apollacsa Vilca Yupanqui Tuquiguarac, indio noble que prestó importantes servicios durante el paso de los primeros conquistadores, por lo cual habría recibido escudo de armas, según señala el historiador Félix Álvarez Brun en su libro Ancash, una historia regional peruana.[1]

En las aguas del Río Tablachaca (antes Andamarca) habría sido arrojado el cadáver de Huáscar, el último heredero legítimo del Imperio Incaico. En la etapa de la Independencia, no fue ajeno a la vocación libertaria del pueblo del Perú y aportó su cuota de hombres y pertrechos para la formación del Ejército Libertador. Cuando se produjo la invasión chilena, puso de manifiesto su arrojo y patriotismo negándose a cumplir las abusivas órdenes de los jefes militares de la fuerza enemiga y, más bien, se enfrentó, en desigual batalla, con garrotes, piedras y armas arrojadizas; muestra incuestionable de dignidad que le costó, como heroico saldo, decenas de muertos y heridos.

Other Languages