Distrito de Lalaquiz

Distrito de Lalaquiz
Distrito
Flag of None.svg
Bandera
Coats of arms of None.svg
Escudo
Coordenadas 5°12′56″S 79°40′48″O / -5.2155319, 5°12′56″S 79°40′48″O / -79.6799721
Capital Tunal
Idioma oficial español
Entidad Distrito
 • País Perú
 • Departamento ..Piura Flag(PERU).png Piura
 • Provincia Huancabamba
Alcalde Ismael Palacios
(2015-2018)
Eventos históricos  
 • Fundación Creación
Ley del 30 de diciembre de 1983
Superficie  
 • Total 138.95 km²
Altitud  
 • Media 980 m s. n. m.
Población (INEI 2007)  
 • Total 5115 hab.
Huso horario UTC-5
Ubigeo 200305
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

El distrito peruano de Lalaquiz es uno de los ocho que intengran la provincia de Huancabamba, ubicada en el Departamento de Piura, bajo la administración del Gobierno regional de Piura, en el norte del Perú.

Desde el punto de vista de la jerarquía de la Iglesia Católica, forma parte de la Diócesis de Chulucanas.[1]

Historia

Por El Profesor Baudelio Nery Palacios Visita también: http://lalaquiz.es.tl

Lalaquiz, hoy distrito, antiguamente perteneció a la comarca de los Chuquizaras, formando parte de los Caxas y Huacapampas; posteriormente fueron sometidos por las tropas del Inca Túpac Yupanqui - pasando a formar parte del Chinchaysuyo (región norte del Imperio Incaico)

En la época de la conquista la comarca de las Chuquizaras y Caxas, fue visitada por el capitán Hernando de Soto, cumpliendo órdenes de Francisco Pizarro, buscando información de la situación del Imperio Incaico. Hernando de Soto, se encuentra con una gran sorpresa, en estas dos Comarcas: los Chuquizaras con una producción variada en andenería y los Caxas con un pueblo organizado y altamente desarrollado, un edén de 500 mujeres vírgenes al servicio del Inca; tambos de abastecimiento, alpacas y llamas.

Con la captura de Atahualpa en Cajamarca por los españoles, se inicia la recolección de oro y plata en todo el imperio incaico para pagar el rescate del inca; por el Chinchaysuyo, correspondió al General Quisquis, uno de su lugar teniente avanzaba de Quito a Cajamarca, al llegar a Caxas se encontró con la noticia que el Inca había sido ejecutado por los españoles; el General Quisquis ordenó que los tesoros sean llevados en secreto a Chicuate y guardados celosamente; cuentan los cumbicus que, el tesoro se distribuyó en tres partes: Una de ellas fue llevado verdaderamente a Chicuate, la más importante, a través de un túnel y deposidatos celosamente, derrumbando las puntas de los cerros de Mójica como señal de obediencia; de los indios que participaron, no regresó ninguno para contarlo; el segundo cargamento fue escondido en el laberinto subterráneo del Mijal - Ayavaca y el tercero fue escondido en una parte del camino subterráneo del cerro Chuquizara.

El General Quisquis, se somete a los españoles y es bautizado con el nombre de Eduardo a quien le entregan en dominio las comarcas de los Chuquizaras, Quichuas, Caxas, Huacapampas, Chicuates, Cumbicus, Quillas y otros; en su matrimonio con una doncella de los Chuquizaras, tubo una hija, cuyo nombre fue Eduarda Quisquis; como el general le llamaban por su apelativo “Lalo” a la hija le llamaron Lala Quisquis; a la muerte del general, Lala Quisquis quedó al mando de las Comarcas de los Chuquizaras y Caxas. Lala se dedicó con los chuquizaras al cultivo de maíz, llegando a producir grandes extensiones y cantidades; así mismo, a realizar cruce de variedades entre ellos el Tumbaque grano dulce y suave; el Mishka grano duro inmune a la picadura del gorgojo y el Chaype especialmente para mote; de todas las comarcas vecinas venían donde Eduarda a llevar maíz a cambio de otros productos; a quien por su amabilidad solo le decían “Lala Quisquis”, a su muerte y por la ley del menor esfuerzo la comarca de los Chuquizaras fue tomando el nombre de Lalaquiz hasta el día de hoy; y de recuerdo de los Chuquizaras, solo quedó el nombre del cerro Chuquizana (Chuqui -Zara), que significa maíz de oro.

En la época del Virreinato, el 10 de mayo de 1645, el Virrey Márquez de Mancera, nombra a don Juan Dávalos Cuba Maldonado para el Corregimiento de Piura como: Juez y Visitador de Tierras, Estancias, Tambos, Trapiches, Almonos, Chacras y Agravios de Indios. Los jueces visitadores, eran los encargados de fijar la linderación y dar posesión de terrenos y la contribución a la Caja Real para que se le expida su título de propiedad. El 12 de octubre de 1 645 don Juan Dávalos Cuba Maldonado entregó al Cacique Cosme Chinguel las tierras de Andanjo, Pundín y Canchaque y a don Diego de Tábara Oregón, las tierras de Pariamarca, Yipta y Gualgual (Bigote) en la cual se incluye Lalaquiz (Yipta).

Posteriormente al ser designado don Pedro del Barco como Juez comisionado; nombramiento que le dio don Joaquín Rosillo y Velarde que era Juez Real sub delegado de su majestad en la ciudad de Piura. Aprovechando del cargo don Pedro del Barco se apoderó de las tierras de Pariamarca, Sapse y Lalaquiz, sometiendo a los naturales a un trato inhumano y cruel por tardarse en el pago a la Caja Real. El trato cruel que daba a los indios, trajo la protesta del protector de los naturales don Ignacio Escárate ante el Juez sub delegado don Joaquín Rosillo y Velarde, la queja fue hecha el 14 de octubre de 1799. Al morir don Pedro del Barco, deja como heredero de sus tierras a su hijo don Diego del Barco, quien había sido criado y preparado por don Tomás Coronel de Huancabamba.

En la época republicana el dueño de las tierras de Lalaquiz fue don Félix Monzón quien había comprado la hacienda a don Diego del Barco; luego es vendida a don Félix León y este a don Manuel León Salangan que a su muerte lo heredan sus hijos; José María, Luz Angélica, María Elena y Rosa Amelia León Otoya.

La familia León Otoya, vivía en Lima y la hacienda era administrada por don Román Palacios Carrasco a quien se le propuso en venta la hacienda en S/. 30,000.00 soles pagaderos en partes y con el mismo dinero que recibía de los arriendos; propuesta que fue rechazada, quien se conformó en continuar como administrador hasta el año 1936. La hacienda es arrendada por don Marcelino Vásquez Huamán, quien la compra en S/. 70,000.00 soles, según escritura pública de venta otorgada por don Isaac León Otoya y otros, con fecha 20 de mayo de 1943, ante el notario Ernesto Velarde Aizcorbe; don Marcelino Vásquez pagó la hacienda con los mismos recursos de los arrendatarios, las remesas anuales eran recogidas por los hermanos Eloy y Pablo Castro que venían desde Frías (Ayabaca).

Después de 19 años de explotación que sufrieron los colonos de la hacienda; se organizaron y forman el Primer Sindicato de Colonos en el Departamento de Piura y procediendo a comprar la “Hacienda Lalaquiz”, la compra se realizó por partes: el 31 de octubre de 1962 según escritura pública No. 2400, fojas 18384 se compró el 50% de la propiedad en un valor de S/ 700,000.00 soles oro y posteriormente se adquieren las demás acciones. Escritura Pública No. 272, fojas 797 del 7 de septiembre de 1963, ante notario público Telésforo León Vivela otorgado por doña Francisca Vásquez Ramírez de Arrieta y doña Zulema Vásquez Ramírez de Guerrero por S/. 187 500 con aportes de 174 arrendatarios de los sectores de Tunal, Maray, Papayo y Mayland; Escritura Pública N° 580 de fojas 1686V, del 5 de junio de 1964, ante notario público Telésforo León Vilela, otorgado por don Teobaldo Vásquez Ramírez, Aurora Vásquez Ramírez de Ciccia y hermanos por S/ 500,000.00, con aportes de 369 arrendatarios de los cuatro sectores; escritura pública No. 210 de fojas 493 de 17 de junio de 1965, ante notario público Sr. Telesforo León Vilela, otorgado por don Adán Vásquez Ramírez por S/. 300,000.00 con aportes de 430 arrendatarios; en total la hacienda costó S/. 1’687,500.00 soles de oro. Esta venta produjo a la familia Vásquez Ramírez, una utilidad de S/. 1’617.500.00 en un lapso de 19 años sin haber realizado ninguna mejora.

En la lucha contra el abuso y el trato inhumano que recibían del hacendado destaca el mestizo natural de Frías, Anselmo Córdova, pequeño de estatura, conocido como el “Manco Córdova”; quien llegó a Lalaquiz en el año 1925 después de haber tenido una querella con Reinaldo Arámbulo; sus afanes revolucionarios hicieron que frente al abuso e injusticias que sufrían los colonos, estos empiecen a organizarse y luchar contra el hacendado; las ideas reivindicativas mueven los cimientos del hacendado y éste empieza con mayor fuerza la represión. A medida que la lucha avanzaba iban surgiendo nuevos líderes como Manuel Eugenio Morales Rivera natural de Llanta (Ayabaca), quien vivía en los Ciruelos (Tunal). Manuel Eugenio, logra atraer varios campesinos, quienes tenían que reunirse en la noche, en los bosques, en los cerros y quebradas muy cuidadosamente por que eran perseguidos por el hacendado y los gendarmes (policía). En una oportunidad el hacendado coludido con algunas malas autoridades manda incendiar la casa de Manuel Eugenio, perdiendo éste todas sus pertenencias, es masacrado por el administrador de la hacienda don Rosas Adán Vásquez, quien en un arranque de ira y odio le quebró el brazo derecho, no contento con ello ordenó expulsarlo de Lalaquiz, con una patrulla armada y al peso de la media noche lo fueron a dejar a él y su familia al otro lado del río; refugiándose posteriormente en San Ignacio en donde años más tarde le sorprendió la muerte.

Siguiendo el camino trazado por estos grandes líderes, surgen Estanislao Correa Jibaja, Vicente Mejía Meléndrez, Conrado Palacios Mejía, Roberto Gonzáles Tamariz, Aduczelio Chinchay Morales, Rosas Neyra Águila y otros; el 14 de enero de 1951, en el caserío de Tunal sé reúnen en asamblea general los colonos de Lalaquiz y bajo la presidencia de Zenón Mejía Cordova, acuerdan organizarse y luchar por la tenencia de la tierra y la educación de sus hijos; la asamblea compuesta por más de 180 asambleístas nomina a la Institución como “Asociación de Colonos de la Hacienda Lalaquiz” saliendo elegido presidente el Sr. Faustino Palacios Adrianzén y luego en la posta le siguió Francisco Huamán Neyra, otros, y actualmente, José Concepción Suárez Tamariz.

La Asociación, como una institución formal procedió en la gestión de la compra de la hacienda, creación de escuelas, construcción de carreteras y defensa de sus asociados. “La Asociación de Colonos de la hacienda Lalaquiz” fue reconocida mediante Resolución Ministerial No. 287 D.T. el 10 de octubre de 1951 por el Ministerio de Trabajo y asuntos indígenas siendo Ministro Artola.

En el desarrollo del proceso de la lucha, además de los líderes mencionados, hubo grandes personalidades que entregaron todo con el fin de lograr la propiedad de la tierra y desterrar el abuso inhumano del hacendado, entre ellos podemos mencionar, Julio Vegas Mejía, Santos Cruz Carranza, Santos Huamán, Josefa, Santiago Neyra, Hortensio Correa Mejía, Antonio Córdova, Jose Isaac Neyra Garcia, Vicente Cruz, Plácido Morales, Pedro Palacios, José del Carmen Mejía Berrú, Maximiliano Aguirre, Mateo Huamán Neyra, Lino Humberto Neyra.

El distrito fue creado mediante Ley del 30 de diciembre de 1983, en el segundo gobierno del Presidente Fernando Belaúnde Terry.

Other Languages