Disquetera

“Disquetera”
“Unidad de disquete”
“Unidad de disco flexible”
Floppy Disk Drives 8 5 3.jpg
Disqueteras de 8, 5¼ y 3½ pulgadas (de izquierda a derecha).
Información
Fecha de creación1969: 8"
1976: 5¼"
1983: 3½"
DesarrolladorEquipo de IBM, liderado por David Noble.
Introducción1984
Datos técnicos
Se conecta a
Placa base / Controlador
Fuente de alimentación
Conector de disquetera
Especificaciones
Pines34
ConectorIDC
Patillaje
Idc34m.svg

Pin 2Density Select/REDWC
Pin 4Reservadon/c
Pin 6Reservadon/c
Pin 8Index/INDEX
Pin 10Motor Enable A/MOTEA
Pin 12Drive Sel B/DRVSB
Pin 14Drive Sel A/DRVSA
Pin 16Motor Enable B/MOTEB
Pin 18Direction/DIR
Pin 20Step/STEP
Pin 22Write Data/WDATE
Pin 24Floppy Write Enable/WGATE
Pin 26Track 0/TRK00
Pin 28Write Protect/WPT
Pin 30Read Data/RDATA
Pin 32/SIDE1Head Select
Pin 34/DSKCHGDisk Change
Los pines impares son todos masa

Una unidad de disquete o disquetera (FDD del inglés floppy disk drive) se utiliza para leer y escribir datos en disquetes. Pueden ser internas, las cuales están integrados en una carcasa de ordenador y las unidades externas que tienen su propia carcasa y que están conectadas al ordenador a través de un cable. El disco de datos correspondiente se llama disquete (FD del inglés Floppy Disk). Este es un soporte magnético de almacenamiento de datos con la forma de un disco flexible de plástico recubierto de metal que se encuentra en un estuche de protección.

Historia

Disquetera de 5¼".
Disquetera de 5¼" (arriba) y disquetera de 3½" (abajo).
Disquetera de 3½" con capacidad de 2,88 MB.

En 1967, IBM encargó a su laboratorio de desarrollo de San José (California) la creación de un sistema fiable y de bajo costo para la carga de microcódigo en sus mainframes IBM System/370 en un proceso llamado Initial Control Program Load (ICPL).[2]

Alan Shugart, Direct Access Storage Product Manager de IBM, asigna el trabajo a David L. Noble,[nb 3]

Las unidades 23FD que comercializa IBM en 1971 son unidades de solo lectura, mientras que IBM usa un dispositivo interno llamado Mackerel para grabar los discos que luego envía a sus clientes. Alan Shugart deja IBM y se incorpora a Memorex donde impulsa la creación del Memorex 650 la primera disquetera capaz de escribir datos. El 650 tenía una capacidad de datos de 175 KiB, con 50 pistas, 8 sectores por pista, y 448 bytes por sector. El disco Memorex era hard sectored, es decir, que contenía 8 agujeros sector (además del orificio de posicionamiento) en el diámetro exterior (pista de datos fuera de 00) para sincronizar el comienzo de cada sector de datos y el comienzo de una pista. IBM comercializa el 33FD, unidad de lectrura/escritura en 1973 como componente de los IBM 3740.

Al aparecer los primeros microordenadores, el disquete de 8 pulgadas encuentra su lugar como único dispositivo de alta velocidad, pero su precio lo hace inasequible para l amayoría de empresas destinatarias (mucho menos los particulares). Aunque la primera versión de CP/M de distribuye en un disco de 8, solo unos pocos equipos lo utilizan al ser varias veces más caro que el propio ordenador.

Pero en 1973 Alan Shugart funda Shugart Associates, que pasó a convertirse en el fabricante dominante de las unidades de disquete de 8 pulgadas. Su SA800 se convirtió en el estándar de la industria para el factor de forma y la interfaz (la interfaz de disco y su conector se denomina muchas veces interfaz y conector Shugart en la prensa).

En 1976 en una reunión An Wang de Wang Laboratories propone a Jim Adkisson y Don Massaro de Shugart Associates que se diseñe una nueva unidad con un precio de unos 100 dólares dado que el precio y tamaño de las de 8 pulgadas las hacen inadecuadas para lso equipos de procesado de textos que comienzan a desarrollar. Ese mismo precio es sugerido por Steve Jobs en varias visitas a Shugart Associates buscando una alternativa barata a la casete para los Apple II.

De acuerdo con Massaro, Adkisson propuso un tamaño más pequeño y comenzó a trabajar con maquetas de cartón antes de la reunión con Wang. George Sollman sugiere el tamaño fuera el promedio de las unidades de cinta existentes de la época.[8]

El Shugart SA400, primera disquetera de 5,25 fue lanzada en septiembre de 1976 a un precio OEM de 390 dólares la unidad y 45 dólares cada disquete. Rápidamente es adoptada por toda la industria deviniendo en estándar de facto hasta el punto de que se llegan a fabricar 4000 unidades por día. En 1978 ya había 10 empresas fabricando estas unidades. El ordenador doméstico, como los Apple II y Commodore 64 (además de lso equipos profesionales) lo adoptan rápidamente y CP/M comienza a distribuirse en este formato físico.

Tandon introdujo una unidad de doble cara en 1978, duplicando la capacidad, y un nuevo formato de doble densidad que alcanza los 360 KB.[nb 4]

La llegada del IBM PC y compatibles acaba por consagrar la unidad de doble cara, doble densidad de Tandon como nuevo estándar de facto, pues añade la capacidad de leer todos los formatos anteriores. Una consecuencia de esta diversidad es que hay más de 15 formatos diferentes de discos CP/M y procesadores de texto, por lo que florecen las utilidades para leer datos en estos formatos y poder pasarlos al PC o incluso usarlo de puente entre varios equipos existentes. 22DISK de Sydex será el programa más usado, sobre todo por su distribución como shareware,[11]

La cantidad máxima almacenada en ese formato es de unos 800 KiB. La aparición del IBM Personal Computer/AT consagra el formato de alta densidad pero los 1.2 MiB de la unidad de 5,25 cae rápidamente en desuso debido a los problemas de lectura/escritura de los discos de 360 KiB al intercambiarse entre diferentes equipos, mientras que las 3,5 HD de 1,44 nunca presentan ese problema.

Apple desarrolló un formato de disco con nombre en código Twiggy para el Apple Lisa, conocido oficialmente como FileWare. Aunque básicamente similar a un disco estándar de 5 ¼ pulgadas, el disco Twiggy tenía un conjunto adicional de las ventanas de escritura en la parte superior del disco con la etiqueta corriendo por el lado. La unidad también estaba presente en prototipos de la original de Apple Macintosh equipo, pero fue eliminado tanto en el Mac y versiones posteriores de Lisa en favor del disquete de 3½ pulgadas de Sony. Las unidades eran muy poco confiables y Apple fue criticado por divergentes innecesariamente de estándares de la industria.[12]

A lo largo de la década de 1980, las limitaciones del disco de 5,25 habían quedado claras. Se desarrollaron varias alternativas, con unidades de 2 pulgadas , 2½ pulgadas, 3 pulgadas y de 3½ pulgadas (50, 60, 75 y 90 mm), todas ellas comparten una funda rígida que protegía mejor al disquete, una pestaña deslizante en lugar de la muesca en el lateral para la protección de escritura y una capacidad igual o mayor en Doble Densidad. Sólo el formato de 3,5 de Sony logrará el éxito, mereciendo mención aparte dos discos de 3 pulgadas.

Después de haber sido utilizado en equipos MSX y la Commodore 1581, La aparición del Apple Macintosh da el empujón definitivo a la unidad de 3,5 pulgadas inventada por Sony que deviene en estándar de facto para los equipos de 16 bits. Aunque los discos de baja densidad del Mac sólo pueden ser leídos por un Mac, y sólo las unidades de alta densidad de los Mac son capaces de leer esos discos, la mayoría opta por el formato del IBM PC, introduciendo variantes (los Atari ST añaden una boot record personalizada como los MSX, por ej) o implementando la lectura y escritura del formato FAT-12 del MS-DOS. Un caso especial es el Commodore Amiga que con su chip controlador ultraversátil es capaz de leer el 99% de los formatos de disco existentes por entonces, siempre que se le conecte la unidad adecuada, e incluso inventar nuevos formatos ilegibles al PC estándar como protección anticopia.

Un emulador de hardware de disquete, mismo tamaño que una unidad de 3½ pulgadas, proporciona una interfaz de USB para el usuario

La gama IBM Personal System/2 en 1987 consagra la unidad de 1,44 HD como nueva reina del mercado donde permanecerá hasta su declive. Aunque se desarrollan unidades de 2,88 e incluso capacidades mayores, su ubicuidad total y la gigantesca librería de software en dicho formato la hacen de inclusión obligada en cualquier equipo del mercado, incluso si no es un PC

Con la aparición de las unidades ópticas y la generalización del CD-ROM como soporte capaz de almacenar vídeo y música digitales, sobre todo con las unidades regrabables, el reinado del disquete llega a su ocaso. El caso más exponente es confrontar los 13 discos de formato ampliado con el único CD-ROM de las versiones oficiales de Windows 95. Hasta la aparición de USB con sus pendrives, va siendo cada vez más relegado por unidades regrabables, ZIPs y unidades de cinta, pero la ubicuidad de USB y los lectores de tarjetas de memoria Flash acaban por desterrarlo del mercado.

Sobrevive durante un tiempo como unidad USB para iMac y equipos portátiles que necesitan leer programas o datos viejos, pero la generalización por parte de los entusiastas de la RetroInformática de diversos formatos de ficheros de disco virtual capaces incluso de reproducir los muy flexibles formatos del Commodore Amiga e incluso las protecciones por formato alien o errores intencionados, con grandes repositorios en Internet acaban por darle la puntilla a la fabricación de unidades. Son precisamente las necesidades de éstos lo que traen el desarrollo del emulador hardware de disquete (Floppy disk hardware emulator).