Disidentes ingleses

Un catálogo de las varias sectas y opiniones en Inglaterra y otras naciones con un breve ensayo de sus falsos y peligrosos “tenents”, grabado satírico donde aparecen ridiculizados distintos grupos de disidentes, 1647.

Disidentes (dissenters) era la denominación que recibían los distintos grupos religiosos protestantes que disentían de la “iglesia establecida” en Inglaterra y los países anglosajones (Established Church, la Iglesia de Inglaterra "establecida por ley" -established by law-, expresión que también llevó al uso del término establishment -"lo establecido"-)[2]​ especialmente discriminados, no se les aplican las denominaciones “inconformistas” o “disidentes”, sino el término "recusantes" (o "recusantes papistas" -Popish recusants-). No obstante, todas estas denominaciones se usaban con poca uniformidad, extendiéndose a otras situaciones, de forma que llegaron a ser prácticamente intercambiables entre sí, e incluso se empleaban para algunos no cristianos (particularmente para los judíos).

Los disidentes ingleses eran “reformadores” (partidarios de la Reforma Protestante) que se opusieron a la interferencia del Estado en la Iglesia, incluso en asuntos no religiosos, y fundaron sus propias comunidades, que pretendían ser autónomas del poder episcopal y político. Esa diferenciación se expresa también con la denominación “presbiterianos” en oposición a los “episcopalianos”. Algunos grupos optaron por el exilio (los puritanos del Mayflower, considerados los “padres peregrinos” de Estados Unidos).

Las sucesivas reformas de la Iglesia inglesa llevadas a cabo por Enrique VIII e Isabel I (Reforma anglicana) defraudaron a los partidarios de una “reforma más pura”, por considerarlas insuficientes o incluso negativas. Los reinados intermedios supusieron violentas alternancias: los más satisfactorios para los “disidentes” fueron el breve reinado de Eduardo VI, y el aún más efímero de Juana Grey ("la reina de los nueve días", que fue ejecutada al relacionarla con la rebelión protestante de Thomas Wyatt); mientras que el de María Tudor supuso la vuelta al catolicismo romano y una fortísima represión. Los llamados exilios marianos[3]​ (por haber tenido lugar durante el reinado de María) renovaron los contactos entre los protestantes británicos y los de distintas partes del continente europeo.

El “asentamiento religioso isabelino” (o Revolución de 1559) significó el asentamiento de la Established church.[6]​).

La Revolución inglesa del siglo XVII supuso una oportunidad para la multiplicación de los grupos disidentes.[9]

Tras la Glorious Revolution de 1688, el Acta de Tolerancia de 1689 se planteó como "una ley para exceptuar a los súbditos protestantes de Su Majestad que disientan de la Iglesia de Inglaterra de las penalidades de ciertas leyes" (An Act for Exempting their Majestyes Protestant Subjects dissenting from the Church of England from the Penalties of certaine Lawes). No se aplicaba ni a católicos ni a cuáqueros. En sentido similar, la Nonconformist Relief Act[11]

Fue significativa la presencia de disidentes entre los pioneros de la Revolución industrial del siglo XVIII.[12]

Grupos disidentes ingleses

La mayor parte de los grupos disidentes se presentan como “reformadores” o “evangélicos”. Para otros es importante la diferenciación entre el episcopalianismo de la Iglesia Establecida y el presbiterianismo de los grupos disidentes; pero hay incluso otras posturas, como la congregacionalista. No pocos grupos se denominan puritanos, aunque las definiciones del puritanismo[13]​ son muy variadas.

A finales del siglo XVII alcanzaron una gran difusión los cuáqueros (George Fox). Ya en el siglo XVIII, el intento de John Wesley de reformar la Iglesia de Inglaterra dio origen al movimiento metodista. Con el nombre de Rational Dissenters (disidentes racionales) se conoce a un movimiento que, desde el siglo XVIII, intenta depurar el cristianismo de dogmas que considera irracionales y se opone a la estructura jerárquica de la Iglesia anglicana, aunque se les considera más próximos a ella que otros grupos "disidentes".[14]

A lo largo del siglo XVIII la denominación dissenters se aplica cada vez más a grupos cuya relación con el pensamiento teológico es cada vez más débil, y se centran en asuntos seculares, identificándose con los grupos más radicales que proponen reformas políticas y sociales (Wilkes and Liberty de 1763-1769, Bowood Circle de 1769-1779; en tres ocasiones entre 1787 y 1790 se promovió en vano la abolición de las Test and Corporation Acts -Corporation Act de 1661 y Test Act de 1673, que restringían las actividades de los grupos disidentes).

Voces disidentes apoyaron, contra la postura de gobierno y parlamento, tanto la revolución americana de 1776 como la francesa de 1789.[16]

Other Languages
Bahasa Indonesia: Pengingkar Inggris
한국어: 비국교도
Nederlands: Engelse dissenters