Discurso

El discurso (del latín discursus) es un término que refiere a tendencias de elaboración de un mensaje mediante recursos expresivos y diversas estrategias. Para comprender el discurso es necesario tener en cuenta el contenido presentado (tema), el contexto donde es producido, y los elementos expresivos, que pueden tener diversas funciones. Referencial, si está dirigido hacia el contexto; persuasivo o connotativo, si el propósito es influir en el receptor; metalingüístico, si está en función del código; de contacto, si está centrado en establecer comunicación con el receptor; y poético, si el mensaje se representa como signo artístico.[1]

El análisis del discurso es una praxis que se desarrolló en los años 1960 en la antropología, la lingüística, la sociología, la filosofía, y la psicología. Más tarde, también lo hizo en otras disciplinas como la historia, el estudio de la comunicación y el psicoanálisis. A partir de esto, algunos autores han logrado definir el concepto discurso de distintas formas; por ejemplo, para Foucault, los discursos son un material del que parte el análisis de lo social y de lo histórico. El sujeto hablante queda excluido, no es este quien dota al discurso de realidad y sentido, sino que son las prácticas discursivas que crean los objetos y sujetos; mientras que para Ricoeur, el discurso se concibe como una dialéctica de proposiciones y referente. Él piensa que en un texto existen varios sentidos, y estos dependen de la intelectualidad del sujeto, quien asumen un papel de intérprete frente al texto. Por otra parte, Benveniste define al discurso como la aplicación concreta del sistema lingüístico, cuando este queda a cargo o es asumido, incluso transformado, por el locutor en su acto de habla; el discurso para él es un modelo de comunicación.[2]

Tipos de discurso

  • Científico-tecnológico: su función radica en el conocimiento de la realidad y su transformación en beneficio de la humanidad. De este discurso se reconocen dos enfoques: el científico, que utiliza un lenguaje específico, y el de divulgación, que se encarga de difundir expresiones que sean accesibles para todas las personas.[3]
  • Estético: se preocupa, principalmente, por la forma trabajada del lenguaje y el contenido del mensaje, todo con el fin de alcanzar el grado máximo de profundidad en su transmisión.[4]
  • Religioso: tiende a darse a través de relatos y comparaciones que manifiestan experiencias y se establece, por un lado, a partir de la teología, y por otro, mediante elementos rituales fundamentados principalmente en la palabra.[5]
  • Retórico: su función principal es persuadir, es decir, convencer de aceptar ciertas posturas o ideologías a conveniencia; la palabra acompañada de gestos es la principal herramienta.[6]
  • Educativo: se centra en la transmisión de conocimientos, este tipo de discurso tiende a volverse autoritario.[7]
  • Histórico: se preocupa por dar a conocer eventos ocurridos a través del tiempo (pasados o recientes), y generalmente en este tipo de discurso existe algún personaje al cual se reconoce (héroe histórico).[3]
  • Político: Este tipo de discurso se da, comúnmente, para asumir algún cargo de poder. Su función es argumentar puntos de vista ante un público determinado, todo con el fin de intervenir en ellos y convencer.[5]
Other Languages
български: Дискурс
বাংলা: ডিসকোর্স
català: Discurs
čeština: Diskurz
dansk: Diskurs
Deutsch: Diskurs
English: Discourse
Esperanto: Diskurso
eesti: Diskursus
euskara: Diskurtso
فارسی: گفتمان
suomi: Diskurssi
galego: Discurso
hrvatski: Diskurs
magyar: Diskurzus
Bahasa Indonesia: Diskursus
italiano: Discorso
Basa Jawa: Wacana
ქართული: დისკურსი
қазақша: Дискурс
한국어: 담론
Latina: Oratio
lietuvių: Oracija
latviešu: Diskurss
Nederlands: Vertoog
norsk nynorsk: Diskurs
norsk bokmål: Diskurs
polski: Dyskurs
português: Discurso
русский: Дискурс
slovenčina: Diskurz (filozofia)
slovenščina: Diskurz
svenska: Diskurs
Türkçe: Söylev
українська: Дискурс
isiXhosa: I-discourse