Disco óptico

Un disco óptico es un medio de almacenamiento de datos de tipo óptico, que consiste en un disco circular en el cual la información se codifica, guarda y almacena haciendo unos surcos microscópicos con un láser sobre una de las caras planas que lo componen.

Como todas las formas de los medios de almacenamiento, los discos ópticos se basan en la tecnología digital. Cualquier tipo o morfología de la información ( texto, imagen, audio, vídeo, etc.) puede ser codificada en formato digital y almacenada en este tipo de soportes.[1]

Una unidad de disco óptico usa rayos láser en lugar de imanes para leer y escribir la información en la superficie del disco. Aunque no son tan rápidos como los discos duros, los discos ópticos tienen mucho espacio para almacenar datos, son menos sensibles a las fluctuaciones ambientales y proporcionan mayor almacenamiento a un costo menor. Su primera aplicación comercial masiva fue el CD de música, que data de comienzos de la década de 1980. Los discos ópticos varían su capacidad de almacenamiento, aunque hay de muchos tipos, los más habituales son: CD de 700 MB, DVD de 4,7 GB y Blu-ray de 25 GB en una sola capa. Tanto los discos ópticos como las unidades de discos ópticos, pueden ser de sólo lectura o de lectura y escritura.[1]

El disco óptico admite datos tanto de tipo analógico como digital. Los estándares de almacenamiento ópticos son regulados por la Optical Storage Technology Association.

Generalidades

Un disco Blu-ray en su forma original, dentro de una carcasa protectora.
Disco Universal Media Disc ( UMD) en planta.

En el campo de la informática, y la reproducción de sonido y de video, un disco óptico es un disco circular en el cual la información se codifica, se guarda y se almacena, haciendo unos surcos (pits) microscópicos con un láser sobre una de las superficies planas que lo componen, que suele ser de aluminio. El material de codificación se sitúa por encima de un sustrato de mayor grosor, generalmente de policarbonato, que constituye la mayor parte del disco. El patrón de codificación sigue un recorrido en espiral continuo que cubre la superficie del disco entera, extendiéndose desde la pista más interna hasta la más externa. El acceso a los datos, lectura, se realiza cuando esta superficie es iluminada con un haz de láser generado por un diodo láser dentro de la unidad de disco óptico la cual hace girar el disco a velocidades alrededor de 200 RPM a 4000 RPM o más, dependiendo del tipo de unidad, el formato de disco, y la distancia desde el cabezal de lectura hasta el centro del disco, las pistas internas son leídas a una velocidad mayor. Los surcos en la superficie modifican el comportamiento del haz de láser reflejado y nos dan la información que contiene el disco. De ahí que la mayoría de los discos ópticos, excepto los discos negros de la videoconsola PlayStation original, tengan su característica apariencia iridiscente creada por las hendiduras en la capa reflectiva.

El reverso de un disco óptico generalmente tiene impresa una etiqueta, hecha usualmente de papel pero a veces impresa o estampada en el disco mismo. Este lado, sin codificar, del disco es típicamente cubierto con un material transparente, en general laca. A diferencia de los disquetes, la mayoría de los discos ópticos no tienen integrada una carcasa protectora y por lo tanto son susceptibles a los problemas de transferencia de datos debido a rayaduras, grietas, huellas, y otros problemas del entorno. Aunque las huellas, el polvo y la suciedad en muchos casos pueden ser removidas con un paño húmedo.

Los discos ópticos en general tienen un diámetro de entre 7,6 y 30 centímetros, siendo 12 cm el tamaño más común. Un disco típico tiene un grosor de 1,2 milímetros, mientras que el largo de pista, la distancia desde el centro de una pista hasta el centro de la siguiente, es en general de 1.6 µm ( micrones).

Un disco óptico está diseñado para soportar uno de tres tipos de grabación: solo lectura (vienen pregrabados de fábrica y no se pueden borrar ni grabar de nuevo; por ejemplo CD y CD-ROM), grabable (posibilidad de escribir en el disco una sola vez; por ejemplo CD-R), o regrabable (reescribible y borrable, por ejemplo CD-RW). Los discos grabables usualmente poseen una capa de grabación de tinte orgánico entre el sustrato y la capa reflexiva. Por otra parte, los discos regrabables contienen una capa de grabación de aleación compuesta de un material en cambio de estado, la mayoría de las veces AgInSbTe, una aleación de plata, indio, antimonio y telurio.

Según el formato, los discos ópticos pueden ser usados para almacenar música (por ejemplo, para usar en un reproductor de CD), video (por ejemplo, para usar en un reproductor de DVD), o datos y programas para computadora. La Optical Storage Technology Association, OSTA, promueve formatos de almacenamiento ópticos estandarizados. Aunque los discos ópticos son más duraderos que los formatos de almacenamiento audiovisuales anteriores, son susceptibles a daños provocados por el entorno y el uso diario. Las bibliotecas promueven procedimientos de preservación de medios ópticos para asegurar una usabilidad continua en la unidad de disco óptico de la computadora o el correspondiente reproductor de discos.

Para copias de seguridad de datos de computadora y transferencia de datos física, los discos ópticos como el CD y el DVD están siendo reemplazados gradualmente por dispositivos de estado sólido más rápidos, pequeños y fiables, especialmente la memoria USB. Se espera que esta tendencia continúe a medida que las memorias USB sigan creciendo en capacidad y disminuyendo sus precios. De manera similar, los reproductores de CD personales portables han sido reemplazados por reproductores MP3 de estado sólido portables, y la música comprada o compartida por Internet, o por otros medios, ha disminuido de manera importante el número de CD de audio vendidos por año.

El formato disco óptico cuenta con el respaldo de la ECMA, la organización que desde 1984 es responsable de avanzar en el desarrollo de los discos ópticos, al que pertenecen todos ellos: CD-ROM, DVD, UMD, Minidisc, Blu-Ray...

Apenas en el 2003 la capacidad máxima de las unidades de tarjeta de memoria no superaban los 8 o 16 mb. Tener un formato que soportara casi 1 GB era no tener competencia.

Un disco óptico tiene calculada una vida útil de algo más de 100 años, lo que es algo menos en los CD y DVD actuales y bastante menos en los Blu-ray hechos de celulosa.

Las posibilidades multimedia del disco óptico son variadas y utiliza procesos de fabricación muy familiares para la industria. Permite almacenar cualquier tipo de datos en ellos. Comparados con formatos, como los cartuchos de otras videoconsolas o las tarjetas de memoria, su coste de producción es más alto, son más frágiles para la manipulación por niños y tardan más tiempo en cargar.

La fuerte competencia entre los distintos soportes mundialmente aceptados como el disco compacto u otros soportes como el Minidisc, DVD Audio, SACD... para evitar la competencia y beneficiarse así de las licencias, a costa de los consumidores que cada pocos años tenían que renovar sus equipos al ser incompatibles, ha perjudicado a la larga a los nuevos formatos de disco óptico que no se venden como se esperaba.

El formato BluRay, se impuso a su competidor, el HD DVD, en la guerra de formatos iniciada para cambiar el estándar DVD. Aunque la tendencia del mercado apunta que el sucesor del DVD no será un disco óptico sino la tarjeta de memoria. Siendo el competidor más duro que tiene el Blu-ray. El límite de capacidad en las tarjetas de formato SD/MMC está ya en 128 GB en modo LBA (28-bit sector address), teniendo la ventaja de ser regrabables al menos durante 5 años.

La utilización de cartuchos, frente a otras opciones como discos ópticos responde a una larga lista de factores.

El precio de fabricación, que una vez se llega a cierto nivel de unidades es muy bajo, en algunos casos, como las videoconsolas, el control sobre los distribuidores y los fabricantes del producto, que están obligados a utilizar la patente, etc. En general, los cartuchos suponen cierta garantía para controlar el software que aparece para una plataforma, al menos frente a los medios habituales como los discos CD o DVD. Además un cartucho no tiene piezas móviles, con lo que es menos probable que un programa sufra daños si recibe algún golpe mientras está en plena lectura, o se bloquee por un bache mientras se viaja en coche o simplemente al levantar los brazos para descansar unos segundos. Son muy apropiados para que los usen los niños.

Lente óptica de una unidad de CD.
Other Languages
العربية: قرص بصري
беларуская (тарашкевіца)‎: Аптычны дыск
български: Оптичен диск
català: Disc òptic
čeština: Optický disk
Ελληνικά: Οπτικός δίσκος
English: Optical disc
Esperanto: Optika disko
فارسی: لوح نوری
français: Disque optique
italiano: Disco ottico
日本語: 光ディスク
한국어: 광 디스크
македонски: Оптички диск
Bahasa Melayu: Cakera optik
Nederlands: Optische schijf
Kapampangan: Optical disc
português: Disco óptico
slovenčina: Optický disk
slovenščina: Optični disk
Basa Sunda: Cakram optik
Türkçe: Optik disk
українська: Оптичний диск
Tiếng Việt: Đĩa quang
中文: 光碟
粵語: 光碟