Director de comunicación

El director de comunicación, también conocido como dircom,[1] es un profesional cuya misión es establecer la concepción, planificación y gestión de cualquier tipo de actividades que afecten a la imagen pública de su organización o a su propio funcionamiento interno. Desarrolla su actividad tanto en organismos e instituciones pertenecientes al sector público como en empresas y organizaciones privadas.

Función

El director de comunicación ha de coordinar, integrar, dar coherencia, diseñar, gestionar y tomar iniciativas en estrategias de comunicación, así como ejecutarlas a través de planes de acción específicos.

De la misma manera, el director de comunicación ha de gestionar la comunicación interna, la institucional, la de marketing, publicidad y la de crisis; sin olvidar las acciones relacionadas con el patrocinio/mecenazgo, o las relaciones con los accionistas así también como la gestión de la función corporativa de la organización.

No obstante, uno de los requerimientos del director de comunicación del siglo XXI es su habilidad para medir la calidad y resultados de su gestión, de modo que pueda demostrar el valor agregado de la gestión comunicacional, lo cual lo lleva a dominar diferentes técnicas de recolección de datos, así como a generar indicadores que reflejen la calidad del proceso comunicativo en la organización.

Las 8 principales valencias para el perfil del dircom son: estratega, asesor, político, planificador, defensor de conductas, animador de grupos, abogado de público, ingeniero de emociones (Joan Costa).[2]