Diputación Foral

Diputación Foral es el nombre con el que se conoce desde mediados del siglo XIX a las Diputaciones provinciales de Álava, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya, en razón de sus regímenes forales o regímenes especiales de autonomía administrativa que conservaron después de la Primera Guerra Carlista como excepción al sistema centralista propio del Estado liberal establecido desde 1836 en España.

A las tres diputaciones vascas (y anteriormente también a la Diputación de Navarra) se las conoce con el nombre de Diputación Foral, ya que estos cuatro territorios aún conservan sus fueros. La Diputación Foral es un órgano ejecutivo que depende de las Juntas Generales (el órgano legislativo). Las Juntas Generales son los parlamentos de cada Territorio histórico cuyos miembros (apoderados en Vizcaya, junteros en Guipúzcoa y procuradores en Álava) se eligen por votación popular, que coincide con las elecciones municipales.

Al frente de la Diputación Foral de cada territorio está el Diputado General, que es elegido por las Juntas Generales al principio de la legislatura. Éste se encarga de formar el gobierno foral, que se compone de él, como jefe del ejecutivo, y de diversos diputados forales, como cabezas de cada departamento.

Las diputaciones forales gozan de alta autonomía y poder de acción a diferencia de las diputaciones provinciales, ya que entre sus competencias se encuentran la recaudación de impuestos a través de una hacienda propia, todas las infraestructuras de carreteras, o bienestar social, entre otras.

La Diputación Foral de Navarra, que había sido la Diputación del Reino hasta 1839 en que paso a ser una provincia, tras la reforma de Javier de Burgos de 1833, que se ratificó con la ley Paccionada. A partir de 1982, recibe el nombre de Gobierno de Navarra, al convertirse la anterior provincia foral en comunidad autónoma con un régimen particular bajo la denominación de Comunidad Foral de Navarra.

Other Languages
euskara: Foru aldundi