Diplomática (ciencia)

La Diplomática es una ciencia histórica que tiene por objeto el estudio de los documentos, cualquiera que sea su autor, teniendo en cuenta sus caracteres extrínsecos e intrínsecos, es decir, el soporte, escritura, lenguaje, formulismo y demás elementos integrantes para formar juicio de su autenticidad e interpretarlos debidamente.

El nombre diplomática fue tomado del primer libro en la materia De re Diplomatica, de Jean Mabillon, publicado en París en 1681. Fue un estudioso benedictino que empleó este término en su guía para la utilización de documentos oficiales como pruebas, lo cual era un recurso novedoso para la época. En la actualidad, la Diplomática es una ciencia auxiliar de la Historia.

Una de las ramas propias es la diplomática pontificia, que estudia los documentos pontificios.

Historia de la Diplomática

Los hombres de Estado fueron los primeros que dieron a conocer documentos de interés histórico, fueron quienes lograron penetrar en los archivos señoriales y en los de las antiguas abadías. A partir del Siglo XVII comienzan a darse a conocer documentos públicos y privados que pertenecieron a la Edad Media, útiles a la Historia para suplir la ausencia de crónicas e historiadores de la época. Era imprescindible verificar la veracidad de los documentos reveladores. En los archivos señoriales y monásticos había gran número de documentos falsos. Con anterioridad al siglo XVII, la Diplomática no se consideraba como una verdadera ciencia, desde siempre las autoridades han dictado reglas para distinguir los documentos auténticos de los falsos. En 1675, el jesuita Daniel Papenbroeck publicó su obra, en la cual denunciaba la falsedad de muchos documentos de la época merovingia, principalmente los de la célebre abadía de San Dionisio de París. En 1681, el P. Jean Mabillon refutó las afirmaciones de Papenbroeck en De re Diplomatica y sentaba los principios de la Diplomática. El propio Papenbroeck acabó por retractarse.

Durante más de cincuenta años, la obra de Mabillon fue considerada como el referente más completo en la materia. Se mantuvo una guerra diplomática entre las congregaciones de los jesuitas y la de los benedictinos que finalizó con una obra titulada El Nouveau traité de Diplomatique, que se utilizó en toda Europa.

Períodos

En la Diplomática apostólica se distinguen cuatro períodos.

  • El primer período abarca desde los primeros tiempos hasta la ascensión del Papa León IX en 1049. La mayoría de los documentos papales son en forma de carta, salvo las leyes o actas de los sínodos presididos por el Papa. Las cartas papales se distinguen por: la suscripción Bene Valete (Salud) y la fecha completa. Todos los documentos eran autenticados por la impresión en plomo del sello papal (bulla).
  • El segundo período (1049-1198) abarca desde la ascensión del Papa León IX hasta la ascensión de Inocencio III. Se dividen los documentos en permanentes y transitorios conocidos como privilegia o bullae majores y litterae o bullae minores. Estos documentos se distinguen por la suscripción Yo suscribo, por la rota (dibujo similar al de la bulla, pero impreso con tinta) y el monograma (Bene Valete).
  • El tercer período (1198-1417), comprende el período del pontificado de Inocencio III hasta la ascensión de Martín V. Se observaron las formalidades y se definieron mejor las reglas. Lo común en este período fue el crecimiento en el uso de las cartas comunes, estas se dividían en dos tipos: de gracia y de justicia. Las primeras se escribieron más elaboradamente y se sellaban con una cuerda de seda; las segundas, fueron escritas con menos cuidado y selladas con cuerda de cáñamo.
  • El cuarto período abarca desde el año 1417 hasta nuestros días. Se continúan usando las cartas de gracia y de justicia. También existen otros documentos como ser las brevias (breves).

Cancillerías

  • Cancillería Merovingia. Pertenecientes a los reyes merovingios en Francia, sobreviven 38 ejemplares originales, escritos en papiro y en pergamino. Estas cartas están autenticadas por la firma del rey y del funcionario de mayor rango en la cancillería y por la aplicación del sello real (era la representación de la cabeza del rey). Estos documentos se dividen en:
    • Capitulares o documentos legislativos.
    • Preceptos o concesiones a perpetuidad.
    • Mandatos o documentos ejecutivos.
    • Sentencias de la corte real.
  • Cancillería Carolingia. Carlomagno elaboró un monograma con su nombre construido en una cruz. Los diplomas eran autenticados por la signatura del canciller y el sello. Comenzó a emplearse la datación a través de dos palabras: datum (para el tiempo) y actum (para el lugar). Con Luis I los documentos adquieren su forma final, se introduce un monograma construido con la letra H. Los diplomas son redactados por notarios, quienes preservan las formas.
  • Cancillería Inglesa. Durante el período anglosajón, hasta 1066, se encuentran dos tipos de documentos: los diplomas y los writ (decreto). Los primeros se utilizaron para conceder tierras a perpetuidad en el nombre del rey. Están escritos en latín o inglés antiguo, aunque la cláusula de límites esta en lengua vernácula. Los primeros diplomas conocidos se datan en el año 679 y desaparecen definitivamente hacia el año 1154.
Other Languages
العربية: علم الوثائق
беларуская: Дыпламатыка
беларуская (тарашкевіца)‎: Дыпляматыка
català: Diplomàtica
čeština: Diplomatika
dansk: Diplomatik
Deutsch: Diplomatik
English: Diplomatics
Esperanto: Diplomatiko
français: Diplomatique
hrvatski: Diplomatika
magyar: Oklevéltan
italiano: Diplomatica
ქართული: დიპლომატიკა
Lëtzebuergesch: Diplomatik
latviešu: Diplomātika
Nederlands: Oorkondeleer
norsk bokmål: Diplomatikk
polski: Dyplomatyka
português: Diplomática
română: Diplomatică
русский: Дипломатика
Simple English: Diplomatics
slovenčina: Diplomatika
slovenščina: Diplomatika
српски / srpski: Дипломатика
svenska: Diplomatik
українська: Дипломатика