Dios

Detalle de la Creación del Sol y la Luna (pintura al fresco en la Capilla Sixtina), de Miguel Ángel, un ejemplo de cómo se representa a Dios Padre en el arte occidental.
«Dios Padre», una representación de la versión teísta de Dios, de Ludovico Mazzolino (1480 - 1528)

El concepto teológico, filosófico y antropológico de Dios[1]

Dios es el nombre que se le da en español a un ser supremo omnipotente, omnipresente, omnisciente y personal en religiones teístas y deístas (y otros sistemas de creencias) quien es: o bien la única deidad, en el monoteísmo, o la deidad principal, en algunas formas de politeísmo, como en el henoteísmo.[2]

Dios también puede significar un ser supremo no personal como en el panteísmo, y en algunas concepciones es una mera idea o razonamiento sin ninguna realidad subsistente fuera de la mente, como en los sistemas materialistas.

A menudo Dios es concebido como el creador sobrenatural y supervisor del universo. Los teólogos han adscrito una variedad de atributos a las numerosas concepciones diferentes de Dios. Entre estos, los más comunes son omnisciencia, omnipotencia, omnipresencia, omnibenevolencia (perfecta bondad), simplicidad divina, y existencia eterna. Dios también ha sido concebido como de naturaleza incorpórea, un ser personal, la fuente de toda obligación moral, y el «mayor ser concebible con existencia».[4] En forma análoga, numerosos filósofos e intelectuales de renombre han desarrollado argumentos en contra de la existencia de Dios.

Su conceptualización ha sido tema de debate en diversas civilizaciones.[ cita requerida]

Concepciones del ser supremo

A menudo Dios es imaginado como una fuerza de la naturaleza o como un ente consciente que se puede manifestar en un aspecto natural. Tanto la luz como la penumbra son símbolos recurrentes para representar a Dios.

La definición más común de Dios es la de un ser supremo, omnipotente, omnipresente y omnisciente;[3] creador, juez, protector y, en algunas religiones, salvador del universo y la humanidad.

Sobre esta definición existen variaciones.[2]

Dios definido como un ser supremo personal

La Obra "Dios bendijo el séptimo día", una acuarela de la versión deísta de Dios por William Blake (1757 – 1827).

Pueden darse, según las distintas visiones, características variadas y no siempre armonizables entre sí. Además, hay quienes creen en un Dios personal, simplemente según argumentos filosóficos, pero sin necesidad de recurrir a un modo religioso de tratar con ese Dios, mientras otros consideran a Dios, con argumentos religiosos sin excluir otros argumentos (también pueden tener argumentos filosóficos), como un ser con el cual tratan y esperan una acción salvadora a favor de los seres humanos.

Características propuestas:

  • Dios sería capaz de insuflar el aliento adecuado que permite a sus adoradores sostener el sistema de autogobierno que él mismo define en un compendio de leyes, normas y principios catalogados en una colección de libros definidos como sagrados por sus seguidores, y cuyos redactores humanos declaran haber sido guiados por la iluminación divina. Al insuflar ese poder, no causa sufrimiento añadido al sistema de vida rutinario.[ cita requerida]
  • Dios como un ser capaz de someter voluntades.[ cita requerida]
  • En algunas religiones, Dios es el creador del universo.[5]
  • Algunas tradiciones sostienen que, además de creador, Dios es conservador ( teísmo), mientras que otros opinan que Dios es únicamente creador ( deísmo).
  • Algunos filósofos afirman que Dios es el principio incondicionado que explica la existencia de todo. No sería, por lo tanto, un concepto al que llegue el pensamiento, sino un postulado del pensar,[6] o, como diría santo Tomás, un prolegómeno a la fe.

En las religiones monoteístas ― bajaísmo, cristianismo, islamismo, judaísmo, krisnaísmo y sijismo―, el término «Dios» se refiere a la idea de un ser supremo, infinito, perfecto, creador del universo, que sería pues, el comienzo y el final de todas las cosas. Dentro de las características principales del Dios supremo estarían principalmente:

  • Omnipotencia: poder absoluto sobre todas las cosas;
  • Omnipresencia: poder de estar presente en todo lugar;
  • Omnisciencia: poder absoluto de saber las cosas que han sido, que son y que sucederán.

Postulan que Dios es un ser amoroso con su creación y justo[ cita requerida] y, en el cristianismo, que por medio del Espíritu Santo puede instrumentalizar a personas escogidas para realizar su obra y que Dios es además inteligencia y puede expresar emociones como alegría, cólera o tristeza.

Según el cristianismo, el ser humano puede hablar y comunicarse directamente con Dios, sin intermediarios, mediante la oración, puede recibir revelaciones personales, sabiduría e inteligencia adicional para entender los misterios de Dios.[ cita requerida] Dios además podía hacer revelaciones a profetas ―como Moisés y Elías―, cara a cara.

Imagen del dios El venciendo a dos leones, tallado en el mango del cuchillo ceremonial de Gebel el-Arak. Según una palabra semítica del noroeste, que tradicionalmente se traduce como ‘Dios’, refiriéndose a la máxima deidad. Algunas veces, dependiendo del contexto, permanece sin traducción (quedando simplemente El) para referirse al nombre propio de un Dios.

La obra de Dios es dar a los seres humanos el regalo de la salvación y la vida eterna.

  • Algunas concepciones de Dios se centran en una visión de este como una realidad eterna, trascendente, inmutable y última, en contraste con el universo visible y continuamente cambiante.
  • Principalmente, a Dios se le atribuyen omnipotencia (todo lo puede), omnipresencia (todo lo abarca), omnisciencia (todo lo sabe), y omnibenevolencia (es absolutamente bueno). Sin embargo, no todos afirman que Dios es moralmente bueno. Mientras que algunos consideran que Dios representa lo moralmente bueno, admitiendo que existe una definición objetiva de lo bueno y lo malo, para otros Dios está por encima de la moralidad, o la determina, de manera que es bueno lo que Dios quiere que sea bueno. No todos sus atributos concuerdan, apareciendo contradicciones que hacen a los críticos negar que Dios pueda tener a la vez los cuatro atributos indicados. Por ejemplo, se afirma que si Dios es el creador omnipotente, omnisciente y el único juez, entonces al crear a la humanidad, incluidos ateos y paganos, sabe cómo será su comportamiento y tendrá que enviarlos al infierno.[ cita requerida] Este Dios no puede, por tanto, ser bueno desde el punto de vista de todos los humanos, del mismo modo que algunos afirmarán que no todos los humanos son buenos desde el punto de vista de Dios. Este, el problema de la existencia del mal, es uno de los obstáculos planteados por los escépticos para aceptar ese concepto de Dios. Los creyentes suelen alegar el « libre albedrío» de los seres humanos para explicar el mal en el mundo, aunque ese argumento no sirve para explicar el mal en la Naturaleza (aunque no está del todo definido el concepto de mal en la Naturaleza, pues existe el problema de que, si el bien y el mal es cuestión de opción hecha (por libertad o razonamiento), la Naturaleza carece de este tipo de opciones, simplemente es como es); y por otra parte, los críticos no consideran compatibles la omnipotencia y la omnisciencia de Dios con el libre albedrío, alegando que si Dios todo lo puede, intervenir implicaría obstaculizar la libertad del ser humano; o el saberlo todo implicaría también que no hay nada dentro de la libertad del ser humano que no esté previamente fijado y dicho. Al respecto de la omnipotencia, se contrapone la característica omnibenevolente de Dios, que al poderlo todo no necesariamente lo hace, sino que deja al ser humano actuar de acuerdo con la característica libre con que lo creó en un inicio y no interfiere, ya sea por apatía o placer (lo que de nuevo contradiría la benevolencia de Dios), o por respeto (nacido de su benevolencia) a la naturaleza con que fue creado el ser humano.[ cita requerida]
  • La teología negativa (o vía negativa) aduce que no se pueden determinar afirmaciones concluyentes sobre los atributos de Dios, mientras que los agnósticos consideran que el limitado conocimiento humano no permite obtener pruebas concluyentes de qué o cómo es Dios. Algunas costumbres relacionadas con el misticismo establecen unos límites al poder de Dios, al considerar que la naturaleza suprema de Dios no deja lugar a la casualidad.
  • La concepción de Dios como ente individual es una característica del monoteísmo. Las diferencias entre monoteísmo y politeísmo dependen de la tradición de los pueblos (ver Trinidad, dualismo y henoteísmo).[ cita requerida]

Dios, un ser supremo no personal

La Santísima Trinidad, representa a Dios en casi todas las confesiones cristianas.
  • Dios como algo supremo, pero no necesariamente como un ser personal.
    • Algunas ideas sobre Dios pueden incluir atributos antropomórficos: género, nombres concretos e incluso exclusividad étnica, mientras que otras ideas son meramente conceptos filosóficos.
    • La idea de Dios suele entremezclarse con la definición de verdad, en la que Dios es la suma de todas las verdades. Desde esta perspectiva, la ciencia es solo un medio de encontrar a Dios.[ cita requerida]
    • Existen divergencias al definir a Dios, bien como una persona o, más bien, como una fuerza o impulso impersonal. También son diversas las formas en las que se entiende que Dios se relacionaría con el ser humano y la apariencia que Dios tendría.
  • Algunos sostienen que tan solo existe una única definición válida de Dios, mientras que para otros, cabe la posibilidad de que varias definiciones de Dios sean posibles a la vez.[ cita requerida]
  • Se puede construir una explicación sobre la existencia de Dios desde la psicología, intentando establecer qué realidad externa se corresponde con su recreación mental.[ cita requerida] Así, a partir del estudio introspectivo de la consciencia, se llegaría a la conclusión de que esta surge asociada a la experiencia de un cierto vacío.[ cita requerida]
Other Languages
Afrikaans: God
Alemannisch: Gott
አማርኛ: እግዚአብሔር
aragonés: Dios
Ænglisc: God
العربية: الله
ܐܪܡܝܐ: ܐܠܗܐ
مصرى: الله
অসমীয়া: ভগবান
asturianu: Dios
Aymar aru: Tatitu
azərbaycanca: Tanrı
تۆرکجه: تانری
башҡортса: Хоҙай
Boarisch: God
žemaitėška: Dievs
беларуская: Бог
беларуская (тарашкевіца)‎: Бог
български: Бог
বাংলা: ঈশ্বর
brezhoneg: Doue
bosanski: Bog
català: Déu
нохчийн: Дела
کوردیی ناوەندی: خودا
corsu: Diu
čeština: Bůh
словѣньскъ / ⰔⰎⰑⰂⰡⰐⰠⰔⰍⰟ: Богъ
Чӑвашла: Турă
Cymraeg: Duw
Deutsch: Gott
Zazaki: Homa
eʋegbe: Mawu
Ελληνικά: Θεός
emiliàn e rumagnòl: Dio
English: God
Esperanto: Dio
eesti: Jumal
euskara: Jainko
فارسی: خدا
suomi: Jumala
Võro: Jummal
français: Dieu
furlan: Diu
Frysk: God
Gaeilge: Dia
Gàidhlig: Dia
galego: Deus
Avañe'ẽ: Ñandejára
गोंयची कोंकणी / Gõychi Konknni: Deu
𐌲𐌿𐍄𐌹𐍃𐌺: 𐌲𐌿𐌸
ગુજરાતી: ઈશ્વર
Gaelg: Jee
客家語/Hak-kâ-ngî: Song-ti
עברית: אלוהים
हिन्दी: ईश्वर
Fiji Hindi: God
hrvatski: Bog
Kreyòl ayisyen: Bondye
magyar: Isten
Հայերեն: Աստված
interlingua: Deo
Bahasa Indonesia: Tuhan
Ilokano: Dios
Ido: Deo
íslenska: Guð
italiano: Dio
日本語:
Basa Jawa: Hyang
ქართული: ღმერთი
Адыгэбзэ: Тхьэ
қазақша: Құдай
한국어: 하느님
Kurdî: Yezdan
kernowek: Duw
Latina: Deus
Lëtzebuergesch: Gott
lumbaart: Dio
lingála: Nzámbe
lietuvių: Dievas
latviešu: Dievs
Baso Minangkabau: Tuhan
македонски: Бог
മലയാളം: ദൈവം
монгол: Бурхан
मराठी: देव
Bahasa Melayu: Tuhan
Mirandés: Dius
မြန်မာဘာသာ: ဘုရားသခင်
эрзянь: Инешкипаз
Plattdüütsch: Gott
Nedersaksies: God
नेपाली: ईश्वर
नेपाल भाषा: ईश्वर
Nederlands: God (monotheïsme)
norsk nynorsk: Gud
norsk bokmål: Gud
Nouormand: Dùu
Sesotho sa Leboa: Modimo
occitan: Dieu
Livvinkarjala: Jumal
Oromoo: Waaqa
Ирон: Хуыцау
ਪੰਜਾਬੀ: ਪਰਮਾਤਮਾ
Norfuk / Pitkern: God
polski: Bóg
Piemontèis: De
پنجابی: اللّہ
پښتو: الله
português: Deus
Runa Simi: Apuyaya
rumantsch: Dieu
română: Dumnezeu
armãneashti: Dumnidză
русский: Бог
русиньскый: Бог
संस्कृतम्: ईश्वरः
саха тыла: Таҥара
sicilianu: Diu
Scots: God
srpskohrvatski / српскохрватски: Bog
Simple English: God
slovenčina: Boh
slovenščina: Bog
chiShona: Mwari
shqip: Perëndia
српски / srpski: Бог
Sesotho: Tumelo
Seeltersk: God
svenska: Gud
Kiswahili: Mungu
ślůnski: Bůg
தமிழ்: கடவுள்
తెలుగు: దేవుడు
тоҷикӣ: Раб(б)
Tagalog: Diyos
Tok Pisin: God
Türkçe: Tanrı
Xitsonga: Xikwembu
татарча/tatarça: Ходай
ئۇيغۇرچە / Uyghurche: تەڭرى
українська: Бог
اردو: خدا
oʻzbekcha/ўзбекча: Xudo
vèneto: Dio
vepsän kel’: Jumal
Tiếng Việt: Thiên Chúa
West-Vlams: God
walon: Bon Diu
Winaray: Diyos
Wolof: Yàlla
isiXhosa: UThixo
მარგალური: ღორონთი
ייִדיש: גאט
Yorùbá: Ọlọ́run
Bân-lâm-gú: Sîn (it-sîn-lūn)
粵語: 上帝
isiZulu: UNkulunkulu