Dionisio I de Siracusa

Retrato de Dionisio I hecho por Guillaume Roullé

Dionisio I (en griego antiguo Διονύσιος, Dionýsios, c. 430- 367 a. C.), apodado Dionisio el viejo, fue tirano de Siracusa desde el año 405 a. C. hasta su muerte. Durante su gobierno consolidó el poderío de Siracusa entre las colonias griegas de la Magna Grecia enfrentándose a la influencia de Cártago en Sicilia. A su muerte le sucedió su hijo Dionisio II.

Toma del poder

Moneda de Dionisio I c.405

En 406 a. C., los cartagineses, bajo el mando de Aníbal Magón y de Himilcón, intentaron dominar la totalidad de Sicilia y tomaron Agrigento, abandonada por sus defensores. Un joven siciliano de 25 años, Dionisio, aprovechó la indignación general para darse a conocer.

Timeo de Tauromenio le describe grande, rubio y pecoso ( FGrH 566, F29). Para algunos autores, descendía de una familia nobiliaria, según otros era de baja extracción social — lugar común de la literatura contra los tiranos. La primera hipótesis parece la más verosímil, tanto más cuando Dionisio era familiar del estratego Hermócrates y, según Cicerón, había recibido una buena educación.[1]

En la asamblea siracusana, Dionisio reclamó la condena inmediata y sin juicio de los generales responsables de la caída de Agrigento. La propuesta era ilegal y le fue impuesta una multa, que enseguida fue pagada por Filisto, uno de sus ricos amigos. Dionisio pudo hacer uso de la palabra y convenció al pueblo: los estrategos fueron destituidos y un nuevo colegio fue nombrado en su lugar entre los que figuró Dionisio.[2]

Enseguida, hizo llamar a los ciudadanos desterrados durante el golpe de estado de Hermócrates. Enviado a Gela para parar el avance cartaginés, estableció una alianza con el lacedemonios Deixipo, comandante de una guarnición de las proximidades. Se volvió también popular apoderándose y revendiendo los bienes de los ricos. El dinero le permitió aumentar el sueldo de sus soldados.

Other Languages