Dinero en efectivo

Dracma griego de Egina del año 700 a. C.

Se llama dinero efectivo (habitualmente denominado dinero en efectivo[1] ) al dinero en forma de monedas o papel moneda (billetes).

Es el dinero que se lleva encima, en la billetera o en el bolsillo del pantalón y que, por lo tanto, no está en el banco. Una expresión más informal con el mismo significado es la de «dinero contante y sonante», como el metálico contenido en una tarjeta monedero.

El efectivo está constituido por la moneda de curso legal, que es propiedad de la entidad y que estará disponible de inmediato para su operación, tales son las monedas, billetes, depósitos bancarios en sus cuentas de cheque, giros bancarios, remesas en tránsito, divisa extranjeras y metales preciosos amonedados.

En economía, el dinero efectivo es considerado de mucha más liquidez que otras formas de representaciones de valor económico.

Además se considera como cualquier medio de cambio generalmente aceptado para el pago de bienes y servicios y la amortización de deudas. El efectivo también sirve como medida del valor para tasar el precio económico relativo de los distintos bienes y servicios. El número de unidades monetarias requeridas para comprar un bien se denomina precio del bien. Sin embargo, la unidad monetaria utilizada como medida del valor no tiene por qué ser utilizada como medio de cambio. Durante el periodo en que América del Norte era una colonia, por ejemplo, la moneda española era un importante medio de cambio mientras que la libra esterlina británica era el patrón de medida del valor.

Uso

Las funciones del dinero como medio de cambio y medida del valor facilitan el intercambio de bienes y servicios y la especialización de la producción. Sin la utilización del dinero, el comercio se reduciría al trueque o intercambio directo de un bien por otro; este era el método utilizado por la gente primitiva y, de hecho, el trueque se sigue empleando en algunos lugares. En una economía de trueque, una persona que tiene algo con lo que comerciar ha de encontrar a otra persona que quiera eso mismo y que tenga algo aceptable para ofrecerle a cambio. En una economía monetaria, el propietario de un bien puede venderlo a cambio de dinero, que se acepta como pago, y así evita gastar el tiempo y el esfuerzo que requeriría encontrar a alguien que le ofreciese un intercambio aceptable. Por lo tanto, el dinero se considera como la pieza clave de la vida económica moderna.

En otras palabras, las funciones que el dinero debía desempeñar y que actualmente desempeña son las siguientes:

  • Medio de intercambio, o medio por el cual se puedan adquirir todos y cada uno de los bienes y servicios;
  • Unidad de contabilidad, es decir, que pueda subdividirse tanto como se quiera para representar los diversos conjuntos de artículos;
  • Depósito de valor y estándar de pagos aplazados, es decir, que permita conservar un poder adquisitivo generalizado para satisfacer necesidades futuras. Un estándar de pagos aplazados hace que sea posible aceptar, en lugar de dinero propiamente dicho, un acuerdo o contrato institucionalmente aprobado para la entrega de cantidades específicas de poder adquisitivo, transferidas a una fecha futura.

Como puede observarse, que el dinero pueda cumplir esas funciones depende de que toda la gente esté dispuesta a aceptarlo como tal. Esto es, que esté dispuesta a cambiar cualquier bien o servicio por él. Por esto las sociedades antiguas adoptaron en primer término algún artículo muy deseado para depositar en él las funciones del dinero: granos de cacao en la Mesoamérica antigua, piedras y conchas en las Islas del Pacífico y metales preciosos en los países del Mediterráneo. Más recientemente, la mayor parte de las sociedades desarrollaron sistemas de intercambio basados en metales y para fines de contabilidad se usaron unidades de peso de esos metales o monedas. Esto se hizo para mayor comodidad y para establecer la idea del dinero como algo regulado por la autoridad política (rey, príncipe u otra) que acuñaba las monedas y garantizaba su tamaño uniforme y el contenido también uniforme de algún metal precioso.

Other Languages
العربية: نقد (عملة)
беларуская: Наяўныя грошы
čeština: Hotové peníze
dansk: Kontanter
Deutsch: Bargeld
Zazaki: Pêşın
English: Cash
Esperanto: Kontanta mono
euskara: Eskudiru
فارسی: وجه نقد
suomi: Käteinen
עברית: מזומנים
italiano: Contante
日本語: 現金
ಕನ್ನಡ: ನಗದು
한국어: 현금
Lëtzebuergesch: Boergeld
नेपाली: नगद
Nederlands: Chartaal geld
norsk bokmål: Kontanter
polski: Gotówka
Simple English: Cash
svenska: Kontanter
తెలుగు: డబ్బు
Türkçe: Nakit
українська: Готівка
اردو: نقدی
ייִדיש: מזומן
中文: 現金