Dinastía arsácida de Armenia

Reino de Armenia durante la dinastía arsácida, 150 d. C.

La dinastía arsácida (Dinastía Arshakuni) rigió el reino de Armenia desde el 54 hasta 428. A pesar de que descendía de la dinastía arsácida de Partia, pronto se instauraron como una importante casa en Armenia. Los reyes arsácidas gobernaron intermitentemente hasta el 62, durante los años caóticos que siguieron a la caída de la dinastía Artáxida, cuando Tiridates I aseguraba el poder de los arsácidas en Armenia. Una línea independiente de reyes fue establecida por Vologases II (Valarses/Vagharshak) en 180. Dos de los acontecimientos más notables bajo el gobierno de los arsácidas fueron la conversión de Armenia al cristianismo por San Gregorio el Iluminador en 301 y la creación del alfabeto armenio por Mesrop Mashtots en 405.

Primeros arsácidas

La primera aparición de un arsácida en el trono armenio data aproximadamente del año 12, cuando el rey parto Vonones I se exilió de Partia debido a su política a favor de Roma y a sus costumbres occidentales. Vonones I se hizo brevemente con el trono armenio con el consentimiento de Roma, pero Artabano II reclamó su deposición, y dado que César Augusto no quería comenzar una guerra con los partos, desbancó a Vonones I y lo mandó a Siria. Sin perder un momento, Artabano colocó a su hijo Orodes en el trono armenio. Tiberio no tenía intención alguna de rendir los países neutrales de la frontera del este, con lo que envió a su sobrino y heredero Germánico a la zona. Concretó un tratado con Artabano, mediante el cual éste era reconocido como rey y amigo de Roma.

Armenia se entregó en 18 a Zeno, el hijo de Polemón I, rey del Ponto, quien asumió el nombre armenio Artaxias. Los partos, bajo el mandato de Artabano, estaban demasiado ocupados por las contiendas internas como para oponerse al rey designado por Roma. El reinado de Zeno fue destacadamente pacífico en la historia armenia. Una vez muerto en 34, Artabano decidió restaurar a un arsácida en el trono armenio, eligiendo a su primogénito Arsaces como candidato apropiado, aunque su propio hijo pequeño, Orodes, intentó disputarle el derecho a su hermano. Tiberio concentró rápidamente más fuerzas en la fontera romana, y de nuevo, tras una década de paz, Armenia estaba presta a convertirse durante veinticinco años en el teatro de una amarga guerra entre las dos potencias más importantes del mundo conocido. Tiberio envió a un ibérico llamado Mitrídates, quien aseguró ser arsácida de sangre. Mitrídates recuperó Armenia con éxito y depuso a Arsaces, causando una gran devastación en el país. Sorprendentemente, Mitrídates hubo de regresar a Roma, donde fue custodiado como prisionero y Armenia fue devuelta a Artabano, quien a su vez cedió el trono a Orodes, su hijo menor.

Otra guerra civil nació en Partia tras la muerte de Artabano. Mitrídates recuperó el trono armenio con la ayuda de su hermano, Pharsman I de Iberia y de tropas romanas. La guerra civil continuó en Partia durante varios años, con Gotarces eventualmente en el trono en el año 45. En el año 51, Radamisto, sobrino de Mitrídates, invadió Armenia y mató a su tío. El gobernador de Capadocia, Julio Paulino, decidió conquistar Armenia pero finalmente desistió tras ser generosamente recompensado por Radamisto. El por entonces rey parto Vologases I vio la oportunidad; invadió Armenia y forzó finalmente a los ibéricos a retirarse. La crudeza del invierno que les siguió fue excesiva para los partos, que también abandonaron la región, dejando la puerta abierta del trono a Radamisto. De vuelta en el poder, según Tácito, el ibérico fue tan cruel que los armenios irrumpieron en el palacio y lo obligaron a salir del país. Esto permitió que Vologases pudiera poner de nuevo a su hermano Tiridates en el trono.

Other Languages
беларуская: Дынастыя Аршакуні
български: Аршакиди
Հայերեն: Արշակունիներ
Bahasa Indonesia: Dinasti Arsakid Armenia
lietuvių: Aršakuni
русский: Аршакуни
srpskohrvatski / српскохрватски: Aršakuni
українська: Аршакіди
oʻzbekcha/ўзбекча: Arshakiylar (sulola)