Dinastía VI de Egipto

La sexta dinastía de Egipto transcurre de c. 2324-2160 a. C. y es considerada por la mayoría de los como la última etapa del Imperio Antiguo de Egipto.

Keti. Louvre.

Historia

Manetón escribe que estos reyes gobernaron desde Menfis, Mennefer en idioma egipcio, nombre tomado de la pirámide de Unis que fue construida próxima; los arqueólogos concuerdan con Manetón.

Esta dinastía la fundó Teti, casado con Iput, posiblemente hija del rey Unis de la dinastía V. Otros miembros notables de esta dinastía fueron Pepy II, al que se le asigna un reinado de 94 años, el más largo en la historia de Egipto; y la reina Neithikert, también conocida como Nitocris por los escritores griegos, de quien algunos eruditos dicen que no solo fue la primera reina acreditada del antiguo Egipto, sino la primera mujer gobernante del mundo.

Durante esta dinastía, se organizaron expediciones a las minas de turquesa en Uadi Maghara en el Sinaí, así como a las de Uadi Hammamat y Hatnub. Dyedkara-Isesi envió expediciones comerciales al sur, hasta Punt, y al norte hasta Biblos; Pepy I organizará campañas, no solamente a estos lugares, también llegarán hasta Ebla, al norte de Siria.

De ésta época se data un grabado de Asuán, con la imagen de un dromedario y su jinete, desmintiendo que la llegada de éste animal al desierto del Sáhara, procedente de Oriente, fuese en época cristiana[1]

El conocimiento de la historia de este periodo se amplía más que con los reyes anteriores, por las numerosas inscripciones biográficas encontradas en las tumbas de los nobles. Así oímos hablar de una conspiración fracasada contra Pepy I. También podemos leer una carta escrita por el joven rey Pepy II, excitado porque una de sus expediciones volvía con un enano danzante de la tierra del Yam, localizada al sur de Nubia.

Estas inscripciones de las tumbas de los nobles solamente son un ejemplo del poder, cada vez mayor, de estos, que más adelante se enfrentaron al poder absoluto del rey. Se cree que a la muerte del longevo Pepy II sus vasallos eran ya bastante fuertes para resistirse a la autoridad de sus sucesores, provocando el rápido final del absolutista Imperio Antiguo.

Other Languages